I Congreso del Partido Círculos de José Antonio. 
 El trabajador, único titular del poder en la empresa (Diego Márquez)  :   
 "El Gobierno es víctima de sus propias contradicciones, y debería dimitir para dejar el paso a personas más representativas". 
 El Alcázar.    07/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

I CONGRESO DEL PARTIDO CÍRCULOS JOSÉ ANTONIO

EL TRABAJADOR, ÚNICO TITULAR DEL PODER EN LA EMPRESA

(DIEGO MÁRQUEZ)

• "El Gobierno es víctima de sus propias contradicciones, y debería dimitir para dejar el paso a

personas más representativas"

MADRID-Redacción:

«Círculos José Antonio», legalizado el viernes por el Ministerio de la Gobernación, celebró

durante el pasado fin de semana su primer Congreso en Madrid con una nota dominante: la

adecuación concreta y particular de la Falange a las coordenadas de nuestro tiempo y de la

España actual. Las formulaciones que, en este sentido, propuso Diego Márquez (elegido

presidente del Partido) representan la vanguardia del pensamiento falangista: desmontaje de la

estructura capitalista, abolición de la propiedad privada por la propiedad familiar, comunal y

sindical, reforma de la empresa y atribución de la plusvalía al sindicato de empresa, reforma

agraria entregando las tierras cultivables a los campesinos, nacionalización de la banca y de

los servicios públicos, enseñanza gratuita... Los Círculos José Antonio no se muestran

optimistas de cara a las próximas elecciones, pero quieren comparecer para dar testimonio de

presencia. No se han descartado las coaliciones puramente electorales con grupos afines a

una «izquierda nacional», pero en ningún caso con los extremos.

DEMOCRACIA AUTENTICA

Los restantes miembros de la Junta Nacional son: vicepresidentes, Martínez de Eguilaz (Luis),

Marco Alagón, y Sánchez Diana; vicesecretario general, Oliver Castillo; tesorero, Rodrigo

Lastra, y contador, Nieto García. Las ponencias estudiadas por los doscientos falangistas

hacían referencia a la declaración política, financiación, estatutos y organización política. La

primera de estas ponencias, recogiendo la preocupación dominante por la situación política,

afirmó la necesidad de una auténtica democracia, de un plan de estabilización en lo económico

y de la eliminación del despido libre en lo social, condenando cualquier forma de separatismo.

La Ponencia concluía con las siguientes palabras: «Creemos que el Gobierno es víctima de sus

propias contradicciones, y aún reconociendo una parte de su labor positiva, pedimos su

dimisión para dejar paso a personas más representativas de la actual realidad política».

LA REFORMA SINDICAL UNA TRAICIÓN

Durante el acto de clausura, celebrado ayer mediodía, Diego Márquez Horrillo formuló, entre

otras las siguientes afirmaciones:

* Hemos hecho todo lo que estaba en nuestras manos por alcanzar la unidad falangista. Dado

que de momento parece que ello no es posible, comparecemos ante el pueblo español

ofreciendo nuestra particular interpretación del pensamiento joseantoniano.

* Denunciamos toda maniobra destinada a encasillarnos tanto en la derecha como en la

izquierda, porque ninguna responde a la exigencia revolucionaria de la Falange. Y no

admitimos confusión posible con el Movimiento.

* Se le engaña al pueblo con farsas electorales y pactos a sus espaldas destinados a medrar

el poder para unos cuantos, los más fuertes, los más acaudalados, los que durante 40 años

ejercieron el poder vestidos de camisa azul (porque así les interesaba) y ahora la cambian por

una filiación socialdemócrata o populista.

* El trabajador debe ser el único titular del poder en la empresa y en los medios de producción

a través de su sindicato. La reforma sindical que se está imponiendo constituye una traición a

los trabajadores porque les deja indefensos frente a las veleidades del capital y frente a las

maniobras de los partidos políticos, siempre dispuestos a canalizar en su beneficio los

legítimos derechos de los obreros.

 

< Volver