Autor: Gil, Antonio. 
   El voto, parte del paseo dominical     
 
 Hoja del Lunes.    24/05/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El voto, parte del paseo dominical

Censo electoral 506 875 Escaños 13

CÓRDOBA. Antonio Gil

Normalidad, mucho calor y alto índice de participación han sido las características de la jornada electoral

en Córdoba. La ciudad amaneció tranquila, casi solitaria en las primeras horas. A las diez y media de la

mañana ya había votado un 5,6 por 100. Y a las once, un 8,45 por 100. A partir de las once y hasta las tres

de la tarde, los centros electorales se vieron muy concurridos. A las doce, por ejemplo, los porcentajes se

cifraban en un 17,89 por 100. Y a las tres, la provincia cordobesa alcanzaba un 46,4 por 100 de votantes,

mientras que la capital subía a un 47,19 por 100.

En Alcolea, barriada cercana a la capital cordobesa, tuvo que intervenir la fuerza pública cuando un

individuo se enfrentó con los componentes de la mesa situada en el colegio Tena Artigas porque un

hermano suyo no figuraba en las listas. Como nota humana, la de un matrimonio que ha recorrido en taxi

numerosos colegios electorales, ya que no aparecían sus nombres en e! censo de ninguno de ellos y su

deseo de votar era enorme.

Los datos ofrecidos por el Gobierno Civil a las seis de la tarde eran los siguientes: un 53,68 por 100 de

votantes en la provincia de Córdoba y un 57,17 por 100 en la capital. Las previsiones, no obstante, eran

optimistas. Y el resultado final podría superar muy bien el 70 por 100, índice bastante alto si se compara

con el de otros comicios.

Entre las notas coloristas de la jornada electoral en Córdoba cabe destacar la presencia de muchas

familias que se acercaron a los coléelos electorales llevando a sus hijos pequeños. El presidente del

Senado, el obispo de la diócesis, los políticos y los parlamentarios cordobeses votaron todos a primera

hora de la mañana.

Un último detalle: el líder de Alianza Popular, Manuel Fraga Iribarne, pasó en Córdoba la mañana del

domingo sentado en un céntrico bar de la ciudad. Después marchó al parador de Carmona a almozar,

osiguiendo viaje a Sevilla.

 

< Volver