Dos jóvenes autores, de los disparos sobre Carlos González     
 
 Ya.    29/09/1976.  Página: 1,12. Páginas: 2. Párrafos: 20. 

DOS JÓVENES, AUTORES DE LOS DISPAROS SOBRE CARLOS GONZÁLEZ

Así lo ha declarado un testigo presencial de los hechos. La Policía prosigue sus investigaciones en pos de

lo detención de los culpables.

Según el doctor González Vicent, el tiempo perdido hasta su ingreso "fue importantísimo". Sereno

indignación en los familiares, ave afirman la no adscripción do Carlos a ningún grupo político. El

infortunado joven había cursado tercer año de Psicología y tenía veintiuno de edad. Un hermano del

fallecido presta sus servicios como médico en el centro Hospitalario donde fue conducido.

Cuatro casquillos de bala calibre 7,65 y los datos personales de dos Jóvenes con edades comprendidas

entre los veinticinco y treinta año» son los primeras pistas con que cuenta la Policía en su búsqueda de los

autores de los disparos que causaron la muerte de Carlos González a las pocas horas de ser herido frente

al número 13 de la calle Barquillo. Tales datos han sido facilitados por un testigo presencial de los

Hechos, quien describió a los presuntos culpables como "un joven alto vestido con pantalón vaquero y

Jersey claro de cuadros y otro más bajo, de fuerte contextura y barba incipiente, enfundado en una

camiseta marrón. Ambos se dieron a la fuga por la calle Alfonso VI.

Mientras tanto los familiares han acogido la muerte del joven estudiante dé psicología con serena

indignación y han denunciado la misma como "asesinato sin ninguna Justificación´´. Por su parte, el

doctor González Vicent ha afirmado que el tiempo perdido desde que el joven fue .herido hasta su Ingreso

en la clínica Francisco Franco (alrededor de las dos horas) "fue importantísimo". Al joven herido le fue

practicada por los facultativos doctores Botella y Riquelme una operación "in extremis", que fue

dificultada por la cuantiosa perdida de sangre ocurrida en el citado lapso de tiempo.

INFORMACIÓN NACIONAL

DOS JÓVENES, AUTORES DE LOS DISPAROS SOBRE CARLOS GONZÁLEZ.

Así lo ha declarado un testigo presencial de los hechos • la Policía prosigue sus investigaciones en pos de

la detención de los culpables.

Según el doctor González Vicent, el tiempo perdido hasta su ingreso "fue importantísimo". Serena

indignación en los familiares, que afirman la no adscripción de Carlos a ningún grupo político El

infortunado joven había cursado tercer año de Psicología y tenía veintiuno de edad. Un hermano del

fallecido presta sus servicios como médico en el centro hospitalario adonde fue conducido.

A las clocó y media de la madrugada de ayer dejaba de existir Carlos González Martínez. Se cerraban así

seis horas de lucha contra la muerte en la unidad de vigilancia intensiva de la residencia Francisco

Franco, donde el Infortunado joven había ingresado en gravísimo estado alrededor de las once y media de

la noche. Los esfuerzos del equipo médico, incluso la operación "in extremis" a la que fue sometido por

los doctores Botella y Riquelme, resultaban Impotentes ante los efectos del proyectil, que,, penetrando

por la región lumbar izquierda, destrozaba el riñon y perforaba intestino grueso, pleura y pulmón antes de

su salida por la región torácica anterior izquierda.

Como se recordará, el joven fue mortalmente herido en el transcurso de la manifestación que tuvo lugar

anteayer en Madrid, coincidiendo con el primer aniversario de las ejecuciones de dos miembros de ETA y

tres del FRAP .fusilados en la mañana del 27 de septiembre de 1975. Sobre la identidad del autor de los

disparos, el director general de Seguridad afirmaba poco después de producirse el suceso: "Puedo afirmar

que las fuerzas del orden no han intervenido en Madrid con armas de fuego. Lo más probable es que han

sido comandos de distinta filiación política los autores del disparo."

Por su parte, fuentes próximas al Gobierno Civil de Madrid han facilitado la siguiente versión de los

hechos: "Esta mañana ha fallecido en el hospital Francisco Franco, a las cinco treinta minutos, don Carlos

González Martínez, de f veintiún años, herido de bala a última hora de la tarde de ayer en un encuentro

entre manifestantes.

Según na manifestado doña María Fuencislá Pastor, de veinticinco años, que acompañó a don Carlos

González cuando descubrió su estado, el encuentro se produjo a las nueve de la noche en la calle de

Barquillo. María Fuencislá se refugio en un portal al ver a unos jóvenes corriendo; segundos más tarde

oyó unos disparos y gritos subversivos y entonces descubrió a Carlos, que pedía ayuda mientras decía que

estaba herido. Subieron los dos a un taxi, en el que el conductor se negó a llevarlos- a otro sitio que no

fuera la Puerta del Sol, donde bajaron para a continuación tomar otro taxi, siempre los dos solos, que les

condujo a Fuencarral, 115. domicilio solicitado por el propio Carlos González. Subieron al sexto piso del

Inmueble, donde se encontraban Isabel Budd, amiga del herido, y otras dos personas. Carlos mostró su

herida y, tras desnudarle, le tendieron en una cama. El herido solicitó los servicios de un médico; a pesar

de haber llegado por sUS propios medios, presentaba un rostro palido y su aspecto parecía grave.

. Ante la preocupación por su estado, doña María Elena Martín, que se encontraba en el piso, bajó a la

calle para llamar a su padre, el doctor Benito Martín de Prados, especialista en pulmón y corazón. El

doctor Martín se desplazó inmediatamente, al domicilio señalado por su hija y encontró al herido en

estado de "shock", con tina herida dé bala, .que presentaba orificio de entrada y salida. Ante el estado del

herido, decidió avisar a la Policía, que hasta el momento no tenía conocimiento de cuanto ocurría. Bajo el

doctor a la calle, donde para a un "jeep" de la Policía Armada para comunicar los hechos y reclamar con

´urgencia una ambulancia. Minutos más tarde llegó una ambulancia, que en una camilla recogió a Carlos

y, tras Introducirlo en el vehículo, lo trasladó a la Ciudad Sanitaria Provincial, donde fue intervenido por

los doctores Botella y Riquelmé, que certificaron la herida como muy grave.

La bala interesaba la región lumbar izquierda, región torácica Izquierda, riñon, pleura, pulmón Intestino

grueso, según el parto qué nos facilitó él hospital.

Poco antes de las seis de la mañana, don Carlos González fallecía.

En la. actualidad se están practicando intensas gestiones para conocer la identidad de los agresores, de las

que se Irá dando cuenta."

Según nuestras noticias, la joven María Fuencisla Pastor ha mantenido qué no conocía con anterioridad al

joven González Martínez. Y parece ser quE entre e! confusionismo propio de los nachos oyó gritos de

"Viva Cristo Rey". Desde luego, a lo largo del día de ayer se insistía en las declaraciones del director

general de Seguridad, en el sentido de que las fuerzas del orden no habían efectuado en Madrid un solo

dispara.

La opinión médica

Ayer por la mañana, e1 doctor González Vicent se reunió con loa informadores en rueda, de prensa,

donde aclaró diversos aspectos clínicos del suceso; así afirmó que el tiempo perdido desde que el joven

fue herido (alrededor de las nueve de la noche) hasta que ingresó en la Ciudad Sanitaria (once de la

noche) "fue importantísimo", dada la cantidad de sangra perdida, que dificultó la Intervención quirúrgica

a que fue sometido de inmediato. También aclaró el facultativo. Jefe de urgencia «n la mencionada

institución, qua el disparo fue realizado desde una distancia de un metro, y que la bala, de pequeño

calibre, penetró por la espalda.

Se da la circunstancia de que un hermano del infortunado joven trabaja en dicho centro.

Hablan los familiares: Serena indignación

En la tardie de ayer un redactor de YA se personó en el domicilio familiar del joven, donde pudo hablar

con algunos de sus familiares, quienes con lágrimas declararon:

"Ha sitio un asesinato sin ninguna Justificación. Carlos ni siquiera formaba parto de la manifestación;

nunca ha estadio afiliado a partido político alguno. Había terminado el tercer curso de psicología, y

cuando le dispararon cobardemente se dirigía a casa, de unos amigos que vivían en Fuencarral, el misno

donde después de ser herido buscó refugio. Iba a ese piso,para solucionar unos asuntos relativos a la

matrícula del próximo curso y al tiempo a buscar a su novia, Que posteriormente pudiera Ir allí, está muy

acorde con su carácter y su preocupación de ahorrarnos cualquier disgusto; ya hace tres años se. rompió

un brazo y estuvo varios días fuera de casa con excusas para que no nos alarmáramos".

La impresión entre la familia era muy profunda y la noticia era contemplada con Indignación hacia los

autores, así como para el taxista que tan sólo quiso transportar al herido hasta la Puerta del Sol.

A última hora de la noche, nuevos detalles parecían contribuir a un posible esclarecimiento dé los hechos,

cuando de fuentes cercanas al Gobierno Civil pudimos saber que existían dos testigos presencíales, cuyas

declaraciones coincidían en lo fundamental. Uno de ellos pudo dar detalles de cierta Importancia, pues se

encontraba junto al número 13 de la calle de Barquillo cuando ocurrió el luctuoso desenlace; según su

declaración, dos individuas de edad comprendida entro los veinticinco y treinta años fueron los autores de

los disparos desde la altura de la cadera. Después de realizar loa mismos, los autores desaparecieron por

la callé de San Marcos, para casi de Inmediato reaparecer en la de Barquillo, desde donde se dirigieron a

la de Alfonso VI para perderse definitivamente., Las señas personales de ambos eran las siguientes: uñó

de ellos es alto de estatura y vestía pantalón vaquero y Jersey claro a cuadros y él segundo, bajo de

estatura y de fuerte complexión, lucía una barba de pocos días y se enfúndate en una camiseta de color;

marrón. Este testigo entregó a la Policía un casquillo d« bala calibre-7,65, del cual fueron encontrados

después tres casquines más frente al número 13 de Barquillo, lugar donde, ya sin ninguna duda, ocurrió

e1 atentado.

El segundo testigo, aun coincidiendo con el anterior en los detalles esenciales, discrepa en algunos puntos

de menor importancia, cuestión lógica, ya que presenció los hechos desde un balcon y se refugió pronto

tras él.

Ayer tarde se dio, incluso por radio, la noticia de la detención del autor del crimen, pero fue desmentida

posteriormente.

En relación con la muerte del estudiante de psicología Parlo» González Martínez, diversas entidades y

grupos profesionales, vecinales y políticos han expresado eu repulsa y han condenado te, agresión que,

una vez más, mancha con sangre tes tierras de España. Entre ellos, el personal sanitario de la Ciudad

Sanitaria Provincial Francisco Franco, que ha expresado su Indignación por el asesinato del Joven

González Martínez, "hermano —dicen—de nuestro compañero Eduardo, realizado por individuos de

paisano, de un balazo por la espalda a menos dé un metro de distancia, cuando desde el interior de un:

portal presenciaba el paso de una manifestación. Exigimos la ln« mediata identificación y detención de

los asesinos y su entrega a manos de la justicia, poniendo ¡puntó final a la Impunidad de que están

gozando estos pistoleros hasta 1a actualidad. Por otra parte, la Asociación Sindical Provincial de Radio y

Televisión ha acordado suspender todos los actos previstos con motivo de la festividad de su Patrón,.San

Gabriel, a la vez que expresa la más enérgica repulsa hacia estos actos de violencia y manifieste la

confianza de que el Gobierno aplicará todo el rigor de la Justicia a tos culpables. En relación con este

comunicado, es de señalar que e1 padre del Joven muerto es miembro de la Asociación, Manifestación de

trabajadores de Artes Gráficas ttoofl cuatrocientos «trabajadores de artes gráficas que se hallaban

reunidos, ayer tarde en e1 Sindicato organizaron una manifetación hasta la plaza de España como protesta

por el asesinato del joven estudiante muerto ayer en Madrid.

 

< Volver