Autor: R.. 
   Correas de transmisión     
 
 El Alcázar.    07/10/1976.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

instantánea

CORREAS DE TRANSMISION

YA pueden hablar de eurocomunismo todo lo que quieran los señores que dirigen el

Partido Comunista Español. La verdad es que los principios que observan son del más riguroso

corte estalinista. Como está escrito, la transcripción evita discusiones inútiles sobre la presunta

evolución de los comunistas españoles.

En la obra de Stalín, "Principios de Leninismo", Sección VIII, tras recordar que "el

Partido es el destacamento organizado de la clase obrera", se hace fa advertencia de que "no

es la única organización de la clase obrera". Existen además (copiamos textualmente),

"sindicatos, cooperativas, organizaciones de fábricas fracciones parlamentarias, uniones de

mujeres sin partido, prensa, organizaciones culturales y educativas, organizaciones

revolucionarias de combate, etc.".

Como se ve, todo el aparato puesto en línea en España para el asalto al poder desde

la calle. Ni falta la referencia a organizaciones de mujeres "sin partido", ni a las "organizaciones

revolucionarias de combate". Es decir, a ios grupos encargados de hacer las sucias tareas del

crimen y el atentado, para que los comunistas puedan presumir de civilizados, y alternar con

los píos representantes de la Democracia Cristiana o del socialismo reformista.

Tampoco falta la prensa, ni los sindicatos, ni las organizaciones culturales. Las

consignas de Stalin han sido obedecidas con fidelidad admirable por nuestros ilustres

"eurocomunistas", aparentemente destalinizados.

¿Pueden tales organizaciones "independientes" actuar de forma autónoma?. No,

responde Stalin. El Partido es el único que tiene la experiencia necesaria para imponer la línea

política. Luego aclara: "Esto no quiere decir, de ningún modo, que las organizaciones sin

partido, sindicatos, cooperativas, etc... deban estar formalmente subordinadas al Partido. Basta

con que los miembros del Partido afiliados a estas organizaciones, donde ejercen una

influencia incontestable, empleen TODOS LOS MEDIOS DE PERSUASIÓN para que las

organizaciones sin partido trabajen en la misma línea que el Partido y acepten de buena gana

su dirección política".

El lector podrá entender que es lo que pasa en las Comisiones Obreras, donde 20 de

sus 27 dirigentes principales pertenecen al Partido. Aunque luego venga Camacho diciendo

que eso no tiene importancia. Stalin se encarga de explicarlo. Y si hay dudas, ahí están los

piquetes, para emplear "todos los medios de persuasión" según recomienda el camarada

Stalin.

 

< Volver