Autor: Vigón Suerodíaz, Jorge. 
   Unidad, unidad     
 
 El Alcázar.    13/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

UNIDAD, UNIDAD

Por Jorge VIGON

Hay estímulos de dos orígenes distintos para provocar una actitud militar politizada.

De un lado se dice que se están creando condiciones objetivas para la resurrección del fascismo.

De otro —de la izquierda— se intenta hacer saltar una chispa militar con provocaciones y ataques más o

menos indirectos.

Es correcto, pero no útil, que los Ministros militares o quien sea, prediquen la abstención política de los

militares. Esa es la pura y buena teoría; es lo que se debe decir. Pero lo más eficaz sería evitar las

ocasiones de que se haga necesario o conveniente, recordarlo.

El Gobierno ha entendido que es deber suyo evitar la politización de un incidente judicial castrense. Pero

hay otras vías "de politización abiertas en los costados del navio militar. Y cuanto antes se cierren, y

cuanto con más tiempo se prevea que están a punto de abrirse será mejor. Si gritan que se ha conculcado

la libertad, o cual regla, será prueba de que se ha hecho a tiempo algo eficaz.

Es posible que en los Ejércitos, se sienta la necesidad y la conveniencia de adoptar alguna medida

impopular, o desagradable para ciertos medios informativos, u otros. Pero si a costa de esta molestia, se

impide una fisura en la subordinación, o una violencia contra la paz ¿no podrán darse por bien empleadas

las críticas, la protestas y las indignaciones?.

Cuando se anunciaba una nueva primavera (1976) se verificó en San Baudilio de Llobregat una reunión

de antiguos aviadores del Ejército de Aire de la República (1936-39) venidos de los cuatro puntos

cardinales, con viudas y huérfanos de los que faltaban.

Satisfechos de haber sido la única arma, especialmente el personal de vuelo, que ha sabido mantenerse

unido en el exilio, aireaban la pretensión de reincorporarse a nuestras Fuerzas Armadas. Triste resulta

tener que reconocer que sean soldados republicanos los que den a esta hora una lección de unidad. Bueno

es que duela no escucharla; pero bastante más duro es explicar la lección contraria.

 

< Volver