Autor: JASA. 
 Conferencia de Antonio Izquierdo en "Fuerza Nueva". 
 Vamos hacia la ruptura  :   
 (Mediante una reforma que producirá un proceso constituyente y el vacío constitucional). 
 El Alcázar.    15/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Conferencia de Antonio Izquierdo en "Fuerza Nueva"

VAMOS HACIA LA RUPTURA

(mediante una reforma que producirá un proceso constituyente y

el vacío constitucional)

Nadie puede reprochar que dos prestigiosos generales hayan que-

rido responder, con lealtad, a la confianza que en ellos depositó el

Caudillo".

"Resulta paradójico que en ia España posfranquista se proclame,

sin sonrojo, con descaro propios del buscón don Pablos o de cualquier

otro personaje de la más refinada picaresca nacional, que el propósito

primero y último del 18 de julio de 1936 era culminar en un sistema

liberal, parlamentario, espectador de las luchas fratricidas, de los

torpes separatismos, de las injusticias sociales, de las luchas entre

las clases y de todo aquel panorama de agitación nacional que

presidieron las horas más amargas de nuestro pueblo y que nos puso, a

vueltas del orgullo nacional, humildemente a los pies de Europa".

PRESENTACIÓN

Una fuerte salva de aplausos ratificó el acierto de las palabras

de Antonio Izquierdo. Los nuevos locales de Fuerza Nueva, abarrotados

por más de un millar de personas, prorrumpieron numerosas ocasiones en

ovaciones a la figura del Caudillo. Un ambiente de cálida expectación

siguió la disertación de nuestro colaborador, que tenía como título

"Crónica política de un momento insólito". Gómez Tello hizo la

presentación con breves y ajustadas palabras, enaltecedoras para el

conferenciante.

Antonio Izquierdo comenzó señalando que no pretendía esbozar un

discurso político ni ostentar más responsabilidad que la suya propia.

La primera aclamación cerrada se produjo cuando dijo: "No es agradable

proclamar que el perjuicio, la traición, la deslealtad, la miseria, la

insidia y la cobardía constituyen hoy el viático espiritual de los

españoles". Igualmente fue calurosamente ovacionado cuando comentó que

"se intentaba poner en tela de juicio la intachable conducta de dos

ilustres soldados, sometidos al parecer, a procedimiento por el hecho

de permanecer fieles a sus juramentos y lealtades".

LA CONDUCTA DE DOS SOLDADOS

"Es lógico que llamen a escándalo —prosiguió— las actitudes de

don Fernando de Santiago y Díaz de Mendívil, que ha preferido dimitir

antes que retorcerse el corazón o la conciencia; o la de don Carlos

Iniesta Cano, que con ef mismo voluntarioso talante de sus heroicos

años legionarios, se ha apresurado a solidarizarse con la resolución

de honor y de sacrificio adoptada por su compañero". Subrayó que la

conducta de ambos generales se había covertido en "la voz de la

conciencia que clama desde la serena previsión franquista del artículo

37 de la Ley Orgánica del Estado". "Nadie puede reprochar —añadió— que

dos prestigiosos generales hayan querido responder, con lealtad, a la

confianza que en ellos depositó e) Caudillo".

Más adelante, Antonio Izquierdo relató la farisaica impresión

difundida por la prensa sobre el balance de los últimos 40 años y

sobre la "liberación" que para España había supuesto la muerte de

Franco. "Bastaría con extraer —dijo— una muestra de frases aparecidas

en todo género de publicaciones nacionales o extranjeras, para sentir

la impresión de que España había dejado de soportar un fabuloso peso,

tal y como si hubiera sido liberada de una enorme losa que le oprimía

o de que los españoles, individual o colectivamente considerados,

habíamos sido privados, al fin, de cadenas y grilletes".

LEGITIMIDAD DE LA CORONA

Tras referirse a la gestión del primer Gobierno de la Monarquía

y a los Sres Fraga y Areilza, destaco el ingente testimonio de lealtad

y cariño demostrado por todo el pueblo ante el Valle de los Caídos.

"No es que los españoles fuesen amigos de la esclavitud y que

correspondiesen a la esclavitud con flores y lágrimas: es que se

temían y con razón, que cuando Europa nos aplaudía con tan fervoroso

entusiasmo, se avecinaba una catástrofe. El tiempo les ha dado la

razón".

También aludió a los intentos de poner en tela de juicio la

propia legitimidad de la Corona, a las pretensiones de exigir

responsabilidades a los colaboradores de ¡a supuesta "tiranía". Con

referencia a te conducta que actualmente exhiben algunos políticos que

se consideran sucesores del franquismo, puntualizó que "si España y

los españoles siguen constituyendo una nación y un pueblo serios no

aceptarán esta burda caricatura de franquismo a la que se ha bautizado

con el pomposo nombre de Afianza Popular".

LA REVANCHA

Puso de manifiesto asimismo que desde los primeros momentos,

"los políticos adoptaron una actitud subversiva: esto es, deseaban

subvertir un orden por Otro orden. Hasta aquel momento, lo que en

España había funcionado verdaderamente bien eran el pueblo y las

leyes. La clase política empezó mostrando un enorme desdén por la

tetra y el espíritu de un sistema institucional que, entre otros,

había obrado el milagro de que no se cumpliera el agorero vaticinio

del cataclismo".

Reveló que tras fa oposición encubierta o tolerada radica un

permanente espíritu de revancha y un propósito deliberado de repetir

el 14 de abril, utilizando como primer instrumento unas supuestas

Cortes Constituyentes. Recordó, a este respecto las ocho

constituciones que hemos sufrido desde la Guerra de la Independencia.

Atendiendo al actual momento político, señaló que el Gobierno Suárez

se ha lanzado a un abierto proceso constituyente, con lo que se

estrella contra su propia razón de existencia y provocará un vacío

constitucional de consecuencias imprevisibles. La ruptura, en

definitiva, es un hecho.

"Quede claro —prosiguió— que ni se han acatado ni se hacen

acatar las leyes y que ni uno solo de los herederos del franquismo,

encaramados en el Poder o constituidos en esta o aquella cofradía, ha

movido un sólo dedo en defensa de las Leyes Fundamentales. Desde

muchos ángulos el proyecto que acaba de analizar el Consejo del

Movimiento quebranta gravemente los juramentos de fidelidad a los

Principios del Movimiento".

Antonio Izquierdo aludió también entre otros temas, al

entreguismo enfebrecido por la sensación de debilidad y abandono del

Poder, al terrorismo, que está provocando una sangría incontenible, y

a la permanente ilegalidad y tolerancia de la vida política. Para

terminar, formuló esta reflexión, en defensa de la Corona: "¿Para qué

fue instaurada la Monarquía en Esparta? ¿Para continuar, perfeccionar

y desarrollar el Régimen del 18 de julio por un anacrónico sistema

liberal?" El acto concluyó con una canción evocadora del Caudillo y

con el Cara al Sol, formulando los gritos de ritual Blas Piñar, que

presidió la disertación.

JASA Fotos: PILAR MOZO

 

< Volver