Ayer, en los Jerónimos. 
 Incidentes en el funeral de Araluce     
 
 ABC.    19/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

AYER, EN LOS JERÓNIMOS INCIDENTES EN EL FUNERAL POR ARALUCE

Organizado por el Consejo del Reino, a las once de íai mañana, en la iglesia de San Jerónimo él Real, fue

oficiado ayer un soléame funeral por el alma de don Juan. María de Ataluce y sus cuatro acompañantes.

muertos en San Sebastián, el pasado día 4. como consecuencia de un. atentado.

El funeral fue oficiado por don Pedro Cantero, Cuadrado, arzobispo de Zaragoza y consejero del Reino.

con asistencia de la totalidad de los miembros del citado organismo, encabezado por su presidente, señor

Fernandez-Miranda. Estuvieron presentes en el funeral el presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez;

vicepresidente segundo, señor Osorio: ministro de la Gobernación, señor Martín Villa, y de Relaciones

Sindicales, señor De la Mata. Se encontraban también en el templo procu-radores en Cortes y varías ex

ministros "entre ellos los señores López Rodó, Lifián Zofio, Mortes Alfonso y Villar Mir), así como

familiares de las cinco personas muertas.

Cuando pronunciaba su homilía monseñor Cantero —dice Europa Press— una señora que ocupaba lugar

en el último banco de la Iglesia —el templo se encontraba lleno—, ataviada con una gran boina roja, se

levantó y profirió varios gritos, en los que aludió al Bey Don Juan Carlos. Monseñor Cantero prosiguió su

homilía y la ceremonia terminó sin más incidentes.

En el momento en aue el presidente del Gobierno y los ministros abandonaban el templo varias mujeres,

llorando, dieron voces como «Democracia no, Franco sí»* «Nos llevan al comunismo», «Asesinos», ete.

Be escucharon gritos de «Franco, Franco», «Vamos al crimen», «Sois perjuros> y otros. Esos gritos

continuaron hasta el momento de entrar los miembros del Gobierno en las coches oficiales.

Una vez ausentes las autoridades del Gobierno, en 2a puerta de la iglesia un grupo de medio centenar de

personas cantaron el «Cara al sol»> y fueron pronunciados los gritos de rigor,

La Policía procedió a identificar a la señora oue pronunció las fiases en el interior de la Iglesia.

En su homilía el arzobispo de Zaragoza dlio, entre otras cosas, qué el atentado de San Sebastián provocó

la indignación y repulsa tanto nacional como internacional, y pidió una sociedad «Je concordia basada en

un orden Jurídica.

 

< Volver