Convención de la Unión Democrática Española. 
 "Inequívoca posición democrática"     
 
   08/05/1975.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

ESPAÑA

CONVENCIÓN DE LA UNION DEMOCRÁTICA ESPAÑOLA

"INEQUÍVOCA POSICIÓN DEMOCRÁTICA"

MADRID, 8. (Resumen de EUROPA PRESS.)

LA asociación Unión Democrática Española (U.D.E.) celebrará hacia la primera semana del mes de julio

una asamblea nacional en la que probablemente presentará su solicitud de constitución al Consejo

Nacional del Movimiento, si para entonces han reunido, como esperan, un número igual o superior al de

miembros exigidos por el Estatuto de Asociaciones.

Este anuncio fue hecho en una rueda de Prensa al término de la primera asamblea nacional de dicha aso-

ciación, celebra en un hotel madrileño desde las diez y media de la mañana hasta las cinco de la tarde de

ayer, con asistencia de unas cuatrocientas personas. A la rueda de Prensa compareció la recién elegida

misión coordinadora de U. O. E., integrada por los señores Almagro, Jiménez Mellado, De la Mata,

Monreal, Oñate, Ossorio, Reguera y Udina. Los señores Carriles y Silva no pudieron asistir.

ESTRUCTURA REGIONAL

La ponencia sobre organización regional y local de U. D. E., presentada por el señor Udina, fue el punto

más debatido de la asamblea. Expuso que «las asociaciones, en la concepción del Estatuto, son unitarias y

centralizadas, únicas y desde arriba, con posibilidad de deliberaciones provinciales. Contrariamente a este

concepto del Estatuto, la U. D. E. nace de la concurrencia al pacto de su constitución de una pluralidad de

personas y grupos de las distintas regiones y provincias; por consiguiente, la U.D.E. no puede ser una

asociación central con sucursales en provincias, sino que se presenta, y así debe ser, como una federación

de uniones regionales».

La asamblea no se pronunció definitivamente sobre este punto y acordó que se constituyera una ponencia

para adoptar unas conclusiones firmes en la próxima reunión.

El primero en intervenir, don José Almagro, catedrático de Derecho Procesal, que actuó en calidad de

moderador de la asamblea, comentó brevemente, entre otras cosas, los criterios básicos de pensamiento de

acción de U.D.E. Afirmó que la declaración de propósitos y presencia de la asociación manifiesta una

«inequívoca posición democrática. El punto de partida de una democracia sin ambages se halla en la

remodelación de unos órganos legislativos, constituidos por medio del sufragio directo de todos los

españoles mayores de dieciocho años y representativos de todas las corrientes ideológicas del país que

acepten, sin torcida voluntad, el juego democrático».

DERECHOS HUMANOS

Advirtió que «el pleno reconocimiento de los derechos humanos y la efectividad de sus garantías conlleva

unas obligaciones. Evidentemente, estos propósitos necesitarán en su desarrollo de reformas

constitucionales, que, cuando se ha estimado conveniente, el propio sistema ha practicado. El talante

liberal político del documento, cuyo sustrato ético se encuentra en el personalismo cristiano, no puede ser

confundido con actitudes que en el orden social y económico sean expresión de un individualimo

egoísta».

Por su parte, el señor Ossorio, quien intervino a continuación, reafirmó la presencia de U. D. E. en el

cauce asociativo, aunque llamó la atención sobre las limitaciones del Estatuto de Asociaciones. No

obstante, dijo, «no creemos que los problemas de España se resuelvan andando por el camino del período

constituyente y pensamos que siempre debemos actuar dentro del campo marcado por las leyes».

Matizó luego los motivos de esta presencia, precisando que «a nadie le cabe duda que, por una simple

razón biológica, el poder personal, y generalmente aceptado, de Franco puede terminarse pronto. Como

consecuencia de ello, es claro, aun para los que no quieren ver, que una nueva situación política está

próxima a nacer. El que sea equilibrada y no traumática, por muy bien que funcionen las instituciones,

depende, en una no desdeñable medida, de nosotros, de nuestra dedicación y de nuestro esfuerzo; porque

nada nos va a ser dado gratuitamente, pero al tiempo, nosotros no podremos convocar a nadie si no sabe-

mos decir y hacer en cada momento lo que es justo».

* «UNA NUEVA SITUACIÓN POLÍTICA ESTA PRÓXIMA A NACER»

* «SI ALGUIEN SE QUEDA FUERA DE LA PLAZA ESPERANDO OTRA CORRIDA, PUEDE

QUE SEA SOLO DE PICADORES Y TENGAMOS QUE SALIR TODOS CORRIENDO»

Rechazó que el objetivo de la asociación fuera llevar a unos hombres a la Presidencia del Gobierno y/o a

los Ministerios o fabricar líderes carismáticos, sino formar hombres dispuestos al sacrificio por los demás,

presionar sobre la sociedad y el poder político, conseguir un futuro en convivencia y defender y potenciar

una sociedad más justa.

Fundamento en estos objetivos la necesidad de una organización democrática de la propia asociación, al

servicio de un ideario y de un programa basados en la justicia, la libertad, la paz, la participación, la

democracia y la reforma. Animó a mantener posiciones firmes, inteligibles y claras, sin caer en

prudencias o lealtades que lleven a la indefinición, aunque previno de las audacias de quienes se mueven

en situaciones confusas.

CAMBIO

El señor Ossorio instó también a una actualización de pensamientos y conductas para conectar con una

España que ha pasado de la incultura y el subdesarrollo a desear una participación activa y condicionar las

decisiones políticas. En este sentido afirmó que «cuando la organización del mundo está puesta a prueba,

y vamos, y podemos, y queremos ser la excepción a la regla de Occidente y representar el hecho ta-

jantemente diferencial que tantas veces nos ha llevado a la frustración y al aislamiento».

Habló también en la asamblea el señor Oñate, quien expuso las líneas generales de organización en esta

fase constitutiva. Después de proceder a la elección de la comisión coordinadora, cerró la reunión el señor

Silva con unas palabras en las que animó a los asambleístas a trabajar activamente en pro de la

asociación.

RUEDA DE PRENSA

En la rueda de Prensa, los ocho miembros presentes de la comisión coordinadora contestaron

indistintamente a las preguntas planteadas.

Dijeron que los resultados de la campaña inicial de promoción, de la que han dado cuenta los cerca de

cuatrocientos asambleistas procedentes de 36 provincias presentes en la reunión, son muy satisfactorios.

De una provincia, Santander, elegida como piloto para esta campaña, se han reunido ya 1.200 firmas, sólo

de cuatro partidos judiciales, y a falta de otros cuatro y la capital de la provincia, cuando, según el Estatu-

to, el número mínimo de asociados ha de ser para Santander de 860 personas.

El señor Ossorio, santanderino, explicó que esta primera fase de captación se basa, en primer lugar, en el

ascendiente personal de quien propone el programa, y en segundo lugar, en el atractivo de éste, aunque se

observa entre los primeros adherentes a U. D. E. un claro deseo de participación política. Dijo que de las

firmas recogidas en Santander, la mayoría corresponden a estratos obreros y campesinos.

PRINCIPIOS ESTABLES

Anunciaron que los principios de U. D. E. tienen vocación de estabilidad, aunque puedan acomodarse —y

mucho más el programa— a la situación del país en cada momento. No se mostraron acuciados por

participar en los procesos electorales próximos, por cuanto los propósitos de U. D. E. miran más lejos, a

un futuro de cambio y de evolución del país y no se detienen en la legalidad vigente hoy, según dijeron.

No obstante, aclararon que la misión de la asociación intenta ser pragmática, razón por la que utilizan el

cauce ahora establecido —que debería ser más amplio— y no consideren los que eventualmente podrían

haberse ofrecido al país.

Hicieron constar qué no recababan para sí la denominación de Democracia Cristiana, aunque

individualmente la mayoría de los adherentes de U. D. E. se mostraban incursos en este título.

«PREGUNTEN A LOS COMUNISTAS»

Sobre su aceptación de ideologías y grupos clandestinos no se pronunciaron. «Pregunten ustedes a los

comunistas si pueden pactar con nosotros y luego responderemos», dijo textualmente el señor Reguera,

quien añadió que debía ser el Gobierno quien contestara a la cuestión de si sólo la derecha puede

organizarse públicamente, y la izquierda, en la clandestinidad. «U.D.E., no obstante, no quiere nacer con

exclusivismos», afirmaron.

«Conocemos las dificultades, los obstáculos y los inconvenientes que el presidente Arias ha encontrado

en su labor», dijo el señor Ossorio, quien concluyó que «el Gobierno ha hecho lo que ha podido, y su

presidente lo recordó en la televisión: ofreció un programa serio y un cauce, un marco jurídico. Abierta

esa puerta, corresponde a los demás alentar a los españoles, y parte de esa responsabilidad compete a la

Prensa. Si alguien se queda fuera de la plaza de toros, esperando otra corrida, puede que cuando llegue

sea sólo de picadores y tengamos que salir corriendo todos».

 

< Volver