Autor: Quiñonero, Juan Pedro. 
   Se anuncia una "cumbre" de libreros siniestrados     
 
 Informaciones.    04/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Se anuncia una «cumbre» de libreros siniestrados

Por Juan Pedro QUIÑONERO

MADRID, 4. — La semana próxima se celebrará en Madrid una «cumbre» de libreros siniestrados por

comandos de extrema derecha, que, impunemente, han incendiado, ametrallado, amenazado y golpeado a

casi un centenar de establecimientos e individuos relacionados con el comercio del libro".

Esta reunión, que se celebrará con las lógicas cautelas, servirá de trabajo de base para adoptar una estra-

tegia conjunta del gremio afectado. Casi medio centenar de libreros de provincias se desplazarán a

Madrid para aportar sus propios puntos de vista, ya que es precisamente en provincias donde el drama de

los atentados ha llegado a alarmantes limites de impunidad.

Según un portavoz cualificado del gremio de libreros, en provincias, en ocasiones, cuando se presenta una

acusación, o se denuncian tan graves atentados como los ya bien conocidos por la opinión pública «parece

que el delincuente es el librero», ya que, a juicio de los libreros, «las autoridades locales, con frecuencia,

ni toman medidas oportunas ni parecen estar muy sensibilizadas, bien al contrario, con estos problemas

del incendio de librerías».

A juicio de un librero madrileño, que prefiere guardar su anonimato, «los gobernadores ´civiles de Madrid

y Barcelona son bastante conscientes del problema. Por el contrario, gobernadores de otras provincias

llegan a dificultar el esclarecimiento de los atentados terroristas». En algún caso, el librero que presentó

una denuncia por hechos, y amenazas de esta índole fue somejado a un interrogatorio de cuatro horas, y

fue muy difícil conseguir que se aceptase su denuncia.

Algunos libreros, tímidamente, se han atrevido a quejarse de hechos concretos: ausencia de la vigilancia

prometida. La Asociación de Libreros va a nombrar una comisión de profesionales que estudiará estos

problemas y se propone tomar todo tipo de medidas legales, publicitarias, informativas y administrativas

que puedan poner freno y servir de revulsivo frento a una opinión pública que, a juicio del gremio

afectado, vive bastante indiferente ante un drama de alcance incalculable. A juicio de los libreros, de

momento, a pesar del centenar de atentados terroristas, y los gravísimos daños sufridos, económicos y

personales, «se está teniendo bastante suerte, ya que, por ejemplo, los incendios y disparos todavía no han

alcanzado a una cañería de gas: el día que esto ocurra nos enfrentaremos ante un posible homicidio

terrorista, incalificable».

El hecho de que tan elevado número de atentados (más de un centenar) hayan pasado impunemente sin

que la autoridad dé una respuesta clara, concreta y concisa de las averiguaciones perpetradas y del

resultado de éstas, preocupa gravemente la situación actual y a todas luces, es un motivo alarmante de

intranquilidad jurídica, policial y administrativa. La «cumbre» de libreros siniestrados, tras las recientes

huelgas del gremio en numerosos puntos de España, cómo protesta por la reiterada actúa cíóit de estos

comandos terroristas, debiera provocar, al menos, una discreta sensación de horror ante cualquier

sensibilidad rudimentariamente civilizada.

 

< Volver