Autor: JASA. 
 Clausurado el Congreso de Fuerza Nueva. 
 Franco vencerá después de muerto (Blas Piñar)  :   
 Asistieron Girón, Fernández Cuesta y el teniente general Iniesta Cano (y dos mil militantes de toda España). 
 El Alcázar.    13/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Clausurado el Congreso de Fuerza Nueva

FRANCO VENCERÁ DESPUÉS DE MUERTO

(Blas Pinar)

• Asistieron Girón, Fernández Cuesta y el teniente general Iniesta Cano (y dos mil militantes de toda

España).

"Debemos repetirlo de nuevo: la guerra no ha terminado, y no terminará mientras no recobremos la

imagen rigurosa ¡ exacta y diñcil de una España, soberana establecida sobre un criterio de jerarquía, dé

disciplina y de verticalidad". Las palabras de Blas Pinar levantaron, de nuevo, un estruendoso aplauso,

salpicado de ovaciones al Caudillo, a la Falange y a España. Dos mil personas —representantes de

muchos millares de militantes— ratificaban con su presencia y con su palabra el rechazo del pueblo

español a la descarada traición dé cierta clase política ´que no supo ser consecuente con su juramento. El

Congreso de Fuerza Nueva, Clausurado ayer con asistencia de José Antonio Girón, Raimundo Fernández

Cuesta y el teniente general Iniesta Cano, ha significado la puesta a punto del enorme potencial político

que representa la continuidad. Y ha puesto de" relieve la acuciante necesidad de un Frente Nacional que

´integre a todas las Fuerzas defensoras del 18 de julio.

En dos apretadas jornadas. Fuerza Nueva ha concretado su actitud —siempre sobradamente diáfana— en

torno a las principales cuestiones del momento. El motor que ha animado el trabajo no es otro que el

servicio a una idea y la voluntad de vivir con autenticidad un compromiso político. En todo momento, la

palabra, el gesto y el impulso de Blas Piñar ha marcado, con valentía, una pauta de conducta y un

revulsivo frete a la resignación. Sobre su NO rotundo a esta reforma política —amañada y negociada a

espaldas del pueblo y contra la legitimidad de 40 años— Blas Pinar insistió en la vigencia de los

principios que inspiraron el Alzamiento del 18 de julio, principios abiertos a toda transformación

consecuente y perfectiva. Y denunció con energía y vigor la conducta, claudicante de un Gobierno que

reniega de sus fidelidades y somete a desguace la probada eficacia y virtualidad de un Régimen

establecido sobre la voluntad soberana del pueblo.

"Contra la mística del marxismo —dijo Pinar— no conozco más que la nuestra, la que hizo levantarse a

falangistas y requetés". Denunció que Santiago Carrillo, pendiente de- responder ante la justicia por ge-

nocidio, se paseaba por Madrid protegido por la Policía "y se dedica a dar órdenes. Con la tolerancia del

Gobierno". Denunció igualmente el Congreso del PSOE, en contra de la legalidad y dispuesto a subver-

tirla. Recordó, dolorosamente —a pesar del "SI"— a Antonio María de Oriol, secuestrado por los mismos

pistoleros que, con diferente careta, quieren implantar su dictadura aniquiladora en España. Y concluyó

afirmando que la batalla política actual la ganará Franco aún después de muerto, y ya hemos empezado a

ganarla.

Al término del almuerzo que cerró las jornadas de trabajo, Jorge Cesarsky, presidente de la Junta de

Defensa Justificialista en España, recibió, de manos de Pinar el emblema de F.Ñ., correspondiendo en

breves palabras con emoción y gratitud. Francisco Guinea Gauna, vicepresidente de la Confederación

Nacional de Combatientes, subrayó el indomable espíritu requeté que no podrán doblegar ni campañas- ni

lisonjas. "Si de verdad se nos ofrece una democracia -dijo— ¿porque no nos dan 1.800 millones, los

mismos que el Gobierno ha invertido del bolsillo de todos en su propaganda, para divulgar nuestro NO?.

Blas Pinar, por último, lo dijo todo con su testimonio y su entrega a una cuestión de honor: su lealtad.

Esto es algo que, por más que lo intenten, no podrán socavar la venganza o el odio. Es una manera de ser.

JASA (Fotos - Pilar MOZO)

 

< Volver