Asociaciones. 
 Dos proyectos asociativos presentan sus programas  :   
 Se trata de Acción Social Popular y del economista Manuel Funes Robert. 
 ABC.    29/05/1975.  Página: 11-12. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

ASOCIACIONES

DOS PROYECTOS ASOCIATIVOS PRESENTAN SUS PROGRAMAS

Se trata de Acción Social Popular y del economista don Manuel Funes Robert

«Acción Social Popular se define dentro de los movimientos socialdemócratas, con una adecuación a la

realidad española, y propicia la armonía de los intereses colectivos con el respeto a la libre concurrencia y

derechos individuales», dice en su preámbulo la declaración de principios de Acción Social Popular,

cuyos promotores repartieron ayer a los medios informativos.

En lo que se refiere a los planteamientos previos, A. S. P. considera que «el actual Régimen español nace

y se desarrolla con unas características definidas que imposibilitan su simple extrapolación al futuro. Más

del 90 por 100 de la población española actual —dice— no vivió de manera directa la guerra civil de

1936, y mantener actitudes de vencedores y vencidos es suicida, hipotecando, al mismo tiempo, la paz

generada y servida por las nuevas generaciones».

En cuanto a los principios básicos de su doctrina, A. S. P. denuncia los signos graves de degradación de

las conductas individuales y colectivas; propugna un orden social nuevo subordinado al hombre; aspira al

establecimiento de un humanismo; entiende que la sociedad humana debe estar basada en la libertad;

defiende una sociedad en la que la autoridad se concilia con un sistema político democrático; considera

que una convivencia social en paz sólo es posible por la participación activa, y el intento de igualdad de

los miembros de la comunidad; piensa que el derecho de propiedad privada lleva inherente una función

social.

LOS 21 PUNTOS DE A. S. P. —A continuación, la declaración de principios propiamente dicha se

divide en 21 puntos, englobados en los campos político, económico, social, juvenil y sindical. En el cam-

po político, A. S. P, afirma que el nuevo sistema político debe ser democrático en la forma y de un

contenido social perfectamente definido. Se considera urgente el perfeccionamiento de un marco político

con garantías para la libertad y posibilite el desarrollo de los valores colectivos.

Se defiende el principio de igualdad en la promoción de la persona. Se propugna la necesaria

descentralización de la Administración del Estado y la atención a la regiorialización y la comarcalización.

LIBRE DECISIÓN ASOCIATIVA. — A continuación se extiende el programa sobre las actuaciones

en el campo económico, en el que, entre otras cosas, asegura que la economía no debe entenderse como

un principio, sino como un fin. Contempla el cooperativismo y la iniciativa privada y propicia una

política de reforma agraria. Finalmente, solicita la socialización del suelo. En el campo social. A. S. P.

incide en la educación, como factor decisivo para el desarrollo, y en las actuaciones de la Seguridad

Social. Reconoce el derecho de la juventud y concluye declarando la necesidad del reconocimiento de los

trabajadores a su libre decisión asociativa, dentro de la vía sindical.

Como ya hemos indicado en otras ocasiones, el hecho de que Acción Social Popular publique su

programa no quiere significar inminencia en su aparición en el juego asociativo. Antes, todavía, ocupará

el verano en la captación de la base y el otoño en la realización de una serie de encuestas y seminarios

sobre hechos concretos.

EL PROGRAMA DE FUNES ROBERT

Después de una serie de retoques que el economista Funes Robert ha considerado imprescindibles, ha

sido posible su conocimiento. El título —«Política y economía ante la transición», bases de una posible

asociación política— encabeza el más largo programa asociativo de que tenemos noticias. A sus quince

apretados folios se suman otros tres que pretenden resumir su idea asociativa.

La primera carta se inicia con un preámbulo, en el que el economista expone sus razones para lanzarse al

ruedo asociativo, denuncia los intentos de estabilización y devaluación de la peseta y afirma que la

aparición entre nosotros de formas políticas de tipo occidental es biológicamente inevitable.

En el apartado dedicado a «La doctrina del 18 de Julio en 1975», señala Funes Robert que «el régimen

que nace del 18 de Julio ha sido mucho más rico en personalidades de excepción y en realizaciones

positivas que en doctrina», y afirma que «sustituir los partidos políticos únicamente por la Familia, el

Sindicato y el Municipio no es una solución válida al futuro.» Tras exponer que el régimen ha nacido

como defensivo, «como ocurre con todas las teorías que nacen como "antialgo"», el señor Funes Robert

afirma que «el pluralismo a corto plazo, la manifestación de la libertad política occidental, es un hecho

fatal para España, lo que conviene es ordenar al país para que ese hecho no sea peligroso».

ACIERTO EN LA POLÍTICA ECONÓMICA.—En el tercer capítulo, que se refiere a «Política general y

política económica», dice el economista que hay que acudir a la base de toda buena política, «que es el

acierto en la política económica».

Todo este tercer capítulo es un perfecto programa de actuación económica inmediata, en el que el señor

Funes propugna los siguientes soportes:

— Abominar del pesimismo —que desmoraliza al empresario y al país—, sobre la posición financiera

internacional de España, pesimismo que es el pretexto y caldo de cultivo de las medidas regresivas y

proteccionistas.

— Cambio de la política agraria.

— Fin de nuestro humilde diálogo con el Mercado Común.

Para terminar, el señor Funes Robert indica que «una asociación política que acogiese este ideario tendría

hecho lo fundamental».

¿Lo llevará él mismo a cabo? Según nos ha confesado, lo hará, no tiene más remedio, aunque se considera

hombre de reflexión y no de acción.

En cuanto al nombre: «No lo tengo pensado, porque todos hablan de democracia y de cambio, y no es

cuestión de abundar en lo mismo.»

 

< Volver