Autor: F. S.. 
 Insólito artículo de don Mariano Sánchez-Covisa en el "New York Times". 
 "La reforma, un golpe de Estado y una trición de quienes gobiernan"     
 
 Informaciones.    10/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

INSÓLITO ARTICULO DE DON MARIANO SANCHEZ-COVISA EN EL «NEW YORK

TIMES»

«La reforma, un golpe de Estado

y una traición de quienes

gobiernan"

PARA EL LÍDER DE LOS GUERRILLEROS DE

CRISTO REY, LOS IMPULSORES

DE ESA REFORMA SON EL REY, EL GOBIERNO,

LOS OBISPOS Y LA PRENSA

NUEVA YORK, 10 (INFORMACIONES, por F. S.).

DON Mariano Sánches-Covisa, dirigente de los Guerrilleros de Cristo Rey, afirma en un articulo

publicado por el "Wew York Times» este fin de semana que la «reforma" española es una «traición» al

pueblo español y un «plan maquiavélico preparado desde años antes de la muerte de Franco para

convertir a España en una democracia, liberal con partidos políticos legalizados (el opio del pueblo y la

forma más eficaz para provocar una confrontación entre los (españoles». «En esa democracia liberal —

añade Sánches-Covi-sa Carro— se prevé la anulación de los acuerdos militares hispano-norteamericanos

sobre utilización conjunta de las bases.»

Después de declararse —algo que todos sabíamos— firme defensor del régimen del 18 de julio, el jefe de

los Guerrilleros intenta convencer a los lectores del «Times» 1.0 a los corresponsales españoles, para que

«rebotemos» su artículo a los lectores españoles) de que el sistema de Franco no fue una dictadura, sino

«la solución cristiana de España» tras «una victoria sobre el comunismo en la que no hubo vencedores ni

vencidos».

Un senador conservador comentó los análisis políticos del señor Sánchez-Covisa con ee*w> palabras:

«Pero, ¿es posible? Envíe, de mi parte, al autor on buen libro sobre los comienzos del régimen de Franco,

como «Mi misión en España», de Claude Bowers.» Claude Bowers fue embajador norteamericano en

España en los años treinta y ha escrito sus experiencias en aquellos años. Los historiadores consideran su

obra una de las más objetivas y claras sobre los comienzos del franquismo.

Según Sánchez-Covis´a, «millares de millones (no dice si de pesetas o de dólares) en divisas están

entrando en España del extranjero con destino, en parte, a la Prensa, que está intentando lavar los cerebros

de los españoles pidiéndoles que crean en la necesidad de reformar el régimen».

Un jefe de sección del «New York Times», que leyó el articulo, nos preguntó: «¿Podría Santiago Carrillo,

por ejemplo, publicar un artículo en España en un periódico de la ultraderecha?» Respondimos

que, por lógica, no. «Increíble», contestó.

«Lo que pretenden —explica el autor del articulo—, no es una reforma perfeccionista, sino un cambio, un

auténtico golpe de Estado por quienes tienen el Poder y una traición de quienes gobiernan, que juraron

sobre la Biblia defender y mantener lealtad estricta a la Constitución del Reino, basada en los Principes

del Movimiento Nacional y en las Leyes Fundamentales.»

Asegura Sánchez-Covisa que «los Gobiernos de los últimos años hicieren muy poco para frenar la ola de

materialismo, mantener el valor de la peseta o defender a los españoles de la agresión capitalista y de la

subversión marxista, canalizada principalmente a través del clero».

Concluye el autor que en España ha nacido un sistema político original, llamado «perjurocracia», y cita

como «motor del cambio» y defensor de la «reforma» a don Juan Carlee, «quien ha seguido instrucciones

de su padre, el Conde de Barcelona, y ha recibido el apoyo de la Conferencia Episcopal, formada por

obispos hostiles al espirita del 18 de julio, obedientes a las órdenes del Vaticano y nombrados sin tener en

cuenta el Concordata con Roma».

«Si el pueblo y el Ejército españoles —termina diciendo»— reaccionan, como se espera de ellos, España

se salvará (por el resto del artículo, suponemos que del comunismo, del capitalismo y de todos los demás

males que azotan a la Humanidad) y se habrá hecho un gran servicio a la paz mundial, pues se habrá

eliminado un camino peligroso de inseguridad sobre la (Portugal, por lo visto, no existe para el autor)

Península Ibérica.»

En su edición del domingo, el «Times» analiza los últimos sucesos en relación cotí el Partido Comunista

ocurridos en nuestro país y llega a la conclusión siguiente:

«Aunque Mr. Suárez preferiría dejar el tema de la legalización de los comunistas al Gobierno que surja de

las elecciones, los partidos de Izquierda no comunistas están presionando por una participación abierta de

los comunistas en las elecciones. Algunos derechistas también creen que la legalización desmitificará al

partido y demostrará lo limitado que es su apoyo electoral.»

INFORMACIONES

 

< Volver