Autor: Brezo, Tomás. 
   "¡Nunca más!"     
 
 El Alcázar.    12/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

"¡NUNCA MAS!"

OCCIDENTE ha permitido que se abran (as compuertas que encierran a los Anormales y estos han salido

a la luz y se preparan al asalto al poder. Es verdad, que andan un poco escamados, los hechos han

descubierto "el imperativo categórico del cri-men" que los mueve: disidentes, revueltas obreras en

Polonia, revueltas en Checoslovaquia etc. Su astucia, la astucia del imbécil, los ha disfrazado en una

palabra nueva: Eurocomunismo.

El Eurocomunismo es la cofia de la Abuelita del cuento y los Anormales, metidos en la cama, esperan la

llegada inocente de la Cape-rucita: "Abuelita, que dientes tan largos tienes hoy" dice la niña. "Para

comerte mejor" contesta el Lobo-Abuela.

España es la Caperucíta det momento y los Anormales enseñan los colmillos desde las librerías, los

teatros, los cines, los kioskos de periódicos fabricados por ellos, para convencer a Caperucita de abortar,

de drogarse, de cometer aberraciones sexuales, de asesinar, de destruir a su familia, de profanar a su

iglesia y de odiar a su Patria. Al mismo tiempo, se añaden una cintila color de rosa a la cofia, que apenas

les cubre las orejas y hablan también de los disidentes, las víctimas de los paraísos creados por ellos.

Corvalán, uno de estos Anormales, exclama: "Bukovski no es un preso político, es un delincuente

común". [Exactamente! Bukovski pertenece a la "contrarrevolución histórica". Delito, que nadie ha

entendido todavía en que consiste, pero que los Anormales castigan con la pena de muerte. Los

Anormales del sistema totalitario, no asesinan a millones de seres normales, ni meten a millones en

campos de concentración por simple gusto, sino como medida de AUTOPROTECCION, para vencer la

resistencia de los seres normales.

En Rusia los Anormales triunfaron en 1917, y desde entonces ejercen sus derechos sobre millones de

seres normales, pero es inaceptable la ejecución de un compinche suyo en Occidente, se trate de un

descuartizador de mujeres un cazador de policías o de un asesino y violador de niños. Cuando una de

estas criaturas de Dios es condena a muerte, los Anormales invocan la piedad cristiana y el derecho a la

vida del delincuente, ya que éste, es una víctima de la sociedad burguesa.

Podemos citar muchos ejemplos

en relación con la moral de los Anormales : el doctor Steinberg que fuera Comisario de Justicia, en los

tiempos de Lenin, se dirigió horrorizado, una noche, al Instituto Smolny, en donde conferenciaban los

dirigentes comunistas, para quejarse ante Lenin de las espantosas ejecuciones en masa, que se llevaban a

cabo en las cárceles. Steinberg interrumpió la junta: "Camarada Lenin, este Djerzninsky (Jefe de la

Cheka) está asesinando a millares de inocentes ilegalmente..." Lenin le dirigió una sonrisa burlona, se

rascó la barba y aburrido, le dijo: "Doctor Steinber, ¿y sólo por esto viene usted a interrumpir esta

importante junta?" Alguna otra vez, durante una reunión del Comité, Lenin pasó una nota a Djerzhinsky

preguntándole cuantos "contrarrevolucionarios rabiosos" tenía en su poder. "Unos mil quinientos"

escribió el jefe de la cheka debajo de la pregunta. Lenin leyó la respuesta, movió la cabeza, hizo una

pequeña cruz junto a la cifra y devolvió el papel al jefe de la cheka. Aquella misma noche los mil

quinientos "rabiosos" fueron ejecutados. Se supo, que la cruz hecha por Lenin, era su contraseña habitual,

para informar, que se había enterado del contenido de la nota. (Sacado de "Krasnaia Vozdy" A. Naglovski

Núm. 61 pág. 441 y 442).

Los Anormales, culpan ahora de la brutalidad de los crímenes al stalinismo. Quieren separarse ante el

público, del nombre ensangrentado de su patrón muerto. No es Stalin el culpable de este sistema

monstruoso, es el sistema mismo, avalado por Lenin, Stalin y Breznev. La prueba nos la han dado ellos

mismos, en su masiva defensa de Santiago Carrillo. La pretendida "independencia" de los Partidos

Comunistas europeos, es un camelo, es la cofia de la Abuelita. Caperucita debe estar alerta y exclamar

como el Rabino Kahane: "iNUNCA MAS!".

¿O es que la caperucita Española ha perdido la memoria?

Los Anormales han declarado a Dios, como su enemigo personal, y por ende, cualquier credo religioso

debe ser exterminado. Para los Anormales, el hombre es un ser biológico, un ser utilitario y utiliza-ble,

susceptible de ser aprovechado o aprovechable, como productor o como PRODUCTO industrial, según

sea el caso y el momento histórico.

El Rabino Kahane, harto de gritar en el desierto, fundó la Liga de Defensa Judia. El lema de esta Liga

es: "¡NUNCA MAS!". Kahane no- se limitó a escribir y a hablar. Pasó a ia acción directa: organizó a

grupos de jóvenes, que atacaron físicamente a los representantes soviéticos en las calle de las ciuda-

des norteamericanas. Estos jóvenes, también dispararon sobre las ventanas del edificio de la Delega-

ción Soviética en la ONU. Kahane fue encarcelado y expulsado de los Estados Unidos a Israel, en

donde también fue encarcelado. Pero, sus discípulos continuaron su tarea. A estos jóvenes combativos,

se les debe en gran parte, el éxito obtenido por los disidentes. Los Anormales acusaron a Kahane de

¡NAZI! Acusación grotesca. El nazismo murió con la II guerra mundial. Pero, los Anormales, no sólo son

inmovilistas, sino ahistóricos. Acusar a alguien en 1977 de ser nazi es tan ridículo, como acusarle de ser

asirio.

Un ejemplo de ahistoricismo que padecen los Anormales: en 1932 Heinz Neumann, dirigente comunista

alemán, redactaba en España "Mundo Obrero". El órgano del PCE aparecía lleno de galicismos. Desde

entonces, Heinz Neumann murió en una cheka soviética, cambió la geografía y la ciencia, pero los

Anormales continúan con "Mundo Obrero"... Es natural, su mente no da para más... ¿Y quién lo redacta

ahora? tal vez "El Espía que vino del Frió", conocido como Willy Brandt...

Los Anormales, que sufren el impulso imperioso del crimen, son los únicos capaces de formar teorías,

que exijan y justifiquen los asesinatos en masa. De su anormalidad proviene la defensa y solidaridad con

los asesinos de Occidente. Ya se trate del modesto Gary Gilmore o del Campeón Carrillo. A los cristianos

nos queda exclamar: "¡NUNCA MAS!"

Tomas BREZO

EL ALCÁZAR

 

< Volver