Comida de despedida. 
 Corona funeraria y espinos para el ex embajador chileno     
 
 El Alcázar.    13/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Comida de despedida

Corona funeraria

y espinos para el ex

embajador chileno

MADRID, 13 (D16). _ una comida en honor del hasta ahora embajador chileno en España, general

Francisco Gorigoitia Herrera, U´vo lugar ayer en Madrid con motivo de su despedida de nuestro país.

Al k menaje se sumaron diversos "obsequios" alusivos a la represión y símbolo de cobardía enviados al

lugar de la celebración del acto.

Con una asistencia de 300 personas, entre las que figuraban los ex ministros Hernández de la Mora, Rai-

mundo Fernández Cuesta, Gutiérrez Cano, Utrera Molina y Rodríguez Martínez, se desarrolló la cele-

bración que había sido organizada por Antonio Gi-bello, director de "El Alcázar,", órgano de la Con-

federación de Combatientes.

El edificio del Casino de Madrid estaba vigilado por más de una veintena de miembros de Fuerza Nueva

y Guerrilleros de Cristo Rey, que procedieron a la inspección de cuantos presentes fueron llegando aK

lugar de la celebración, dirigidos al homenajeado.

Corona funeraria

Entre ¡os "obsequios" que fueron meticulosamente

desembalados y rechazados a su recepción se encontraba una corona funeraria en cuyos cintas iba inscrita

la leyenda: "Venceremos". Acompañaba a la misma una tarjeta en la que se reproducían los versos de

Pablo Neruda: "Mi pueblo vencerá / todos los pueblos vencerán / uno a uno."

Otros "presentes" dirigidas al hasta ahora embajador chileno en Madrid consistían en: un r o 11 o de

alambre de espinos al que se adjmiíaba una tarjeta de parte de los presos lita e r a dos de Solidaridad

Mundial; listas de los 400 desaparecidos coa ocasión del derechista golpe militar y encabezados

irónicamente por la frase: "los abajo firmantes agradecen sus gestiones"; u a a gallina muerta rellena de

maíz y un sobre conteniendo tres plumas de ave blancas con una nota firma-1a por las viudas e hijos de

los desaparecidos. Estos dos últimos constituyen, dentro del ámbito militar chileno, símbolos de cobardía.

Ante la llegada de tales "régalos" se pensó que podía tratarse de bombas, por lo cual, los portadores de los

mismos fueron retenidos durante algún tiempo por los grupos de Jóvenes

que mantenian el servicio de seguridad en torno al lugar de la celebración impidiendo que los envíos

llegaran al embajador cesante.

Nuevo embajador

Horacio Arce Hernández, general de división en situación de retiro desde hace bastantes años, será el

nuevo embajador de Chile en Madrid, en sustitución del general Gorigoitia.

La designación de Horacio Arce ha sorprendido en círculos diplomáticos del anterior régimen chileno. El

anciano general, ¡según fuentes de la colonia chilena en Madrid, fue responsable de la represión

producida en todo el país sudamericano y más concretamente en la capital de Santiago el 2 de abril de

1958 con ocasión de la Jornada de lucha. Por reivindicaciones labo-

rales y estudiantiles que desembocó en una huelga general duramente reprimida.

 

< Volver