Aquí y ahora. 
 Canciones para despues de una guerra     
 
 El Alcázar.    20/01/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Aquí y ahora

CANCIONES PARA

DESPUÉS DE UNA

PAZ

¿Debemos dar los españoles por perdida cualquier esperanza razo-, nable de democracia? Na íanzo al aire

trastocado de la política una pregunta de impuíso reaccionario. No me viene a los labios enripiada por la

náusea de contemplar a Santiago Carrillo erigido en arbitro de la situación y en disposición de deparamos

nuevos Paracuellas. Después de estos meses de experiencia política ya no hay espacio para la sorpresa ni

para la emoción Todo está más claro que la crucrfíxión de Cristo, Tan claro, que los

acontecimientos se pueden contemplar, diseccionar y clasificar con una serenidad inhumana.

Concuerdo con Torcuato Luca de Tena en que "el Gobierno se está preocupando más de lo de ahora

mismo que de lo de mañana". Nadie se atreverá a rebatir en efecto, que el Gobierno carece de una

proyección política de futuro. Le sucede un poco lo que a fas chicas de alterne: se gastan casi todo lo que

ganan en restaurar la imagen para el inmediato e imprevisible cliente.

Difiero, sin embargo, de Torcuato Lúea de Tena en eso de suponer que estamos "en un momento ex-

traordinariamente confuso". La cuestión es muy simple, según queda escrito en los versos que durante las

largas vigilias escribe un vigilante nocturno con sobrecarga de vitales experiencias. Dice así: "El Estado

ha muerto. Yace bajo una losa, en la que todavía está escrito: Francisco Franco. Desde una mesa isabelina

gobierna la anarquía".

No hay autoridad. Ni moderación. "Ni cautela. Ni apenas otra cosa que no sea susurrar en la madrugada,

cuando los párpados caen a plomo sobre ía vertical del vértigo: "iPasó otro dial". ¿Y mañana? Mañana

retratarán a otro político saliendo del Palacio de la Moncloa con el cesto repleto de promesas. ¿De

izquierdas? ¿De derechas? ¿Cristiano? ¿Marxísta? ¿Cristiano-marxista? ¿Marxista capitalista?

¿Republicanos? ¿Separatista? Tanto da. Aunque parezca imposible, todos sacamos astillas para la

hoguera que habrá de purificar a España de un gravísimo pecado: treinta y cinco años de paz y progreso.

Treinta v cinco años de "Canciones para después de una guerra". ¿Y cual escogerá Martín Patino sí

debiera hacer ahora una continuación:" Canciones para después de una paz"? Imagino el arranque:

Santiago Carrillo, sin peluquín, rodeado por una multitud de guardaespaldas, todos ellos portadores de

licencia para uso de armas de fuego y permiso para matar mientras contra el horizonte enrojecido del

ocaso restallan las estrofas de la Internacional v una bandera .blanca trepa premiosa por el mástil

•presidencial.

Y luego, ¡qué duda sabel, "Ra-

moooonaa"..........

Ismael MEDINA

 

< Volver