Autor: Jato, David. 
   Carrillo, Gil Robles y Ruiz Giménez del brazo y por la calle     
 
 El Alcázar.    01/02/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

CARRILLO, GIL ROBLES Y RUIZ GIMÉNEZ DEL BRAZO Y POR LA CALLE

EL asombro de quienes pretenden juzgar a los comunistas de acuerdo con una moral que el marxismo

califica de burguesa, se encuentra en la cima de la estupefacción a la «esta de la confraternidad con

Santiago Carrillo, de Gil Robles, Ruíz Gimenez y demás servidores del capitalismo especulativo que

estampan juntos sus firmas en escritos públicos.

¿Quien se comporta con lógica, el comunismo o nuestros católicos derechistas?.

La láctica de los P.C. con su eurocomunismo es la consecuencia última de un giro iniciado en el VII

Congreso de la Internacional comunista, provocado por la imposibilidad de triunfar con ataques directos y

sin alianzas, en otras naciones fuera de la URSS. Entonces recordaron un juicio de Lenin:

"A un enemigo mas poderoso, solo se le puede vencer aprovechando del modo mas minucioso, más hábil,

todos los resquicios, por pequeños que fueren a fin de ganar un aliado, aunque sea temporal, vacilante,

inconsciente, inseguro, condi, ció nal. El que no haya comprendido esto, no ha comprendido ni jota de

marxismo, ni, en general, nada de socialismo científico, moderno". Estas palabras fueron acordadas por

Manuilski, encargado en la Komintern precisamente de los asuntos de España, en el mencionado Vil

Congreso en donde se decidió la táctica llamada por Oimitrov "del caballo de Troya´´, es decir de alianzas

con las fuerzas situadas a su derecha. En aquellas reuniones comenzó a destacar "la Pasionaria".

Días después de este Congreso, Carrillo de acuerdo con Manuilski, tras unas conversaciones en la casa de

Alvarez del Vayo y un viaje a Moscú, separaba de hecho las juventudes del Partido Socialista pasándolas

con armas y bagages al Comunismo. Era la traición por la traición pues nadie podía acusar al socialismo

de blandura revolucionaria. E» esos mismos días decía largo Caballero en el cine Europa de Madrid "Hay

que ser marxista y serlo con todas las consecuencias. La República burguesa hay que transformarla en

República socialista. A eso no renunciamos".

Es un hecho incontroversible, que el marxismo hispano decretó la muerte de Gil Rabies antes de

producirse el alzamiento de 1936. No le agradecieron que su equivocada megalomanía propagandística

llevara a los católicos españoles a la mayor catástrofe electoral de su historia. Para socialistas y

comunistas el jefe de la Confederación de Derechas, era la "cabeza del fascismo español", el responsable

de la represión contra los mineros asturíanos después de la sublevación, de octubre de 1934, en donde

aseguraban haberse cometido crímenes sin cuento.

"Las fuerzas al servicio de Gil Robles —escribían los socialistas "moderados" han atravesado a

bayonetazos a ancianos inermes, en los propios establecimientos religiosos las preces se convirtieron en

ayes de hambres lastimadas con bárbara crueldad, descoyuntados en potros de tormento, con astillas

metidas en las uñas de los pies". Cualquier lector puede imaginar que si los socialistas del centro

escribían, así de Gil Robles le publicado por los comunistas de resalta imposible de reproducir, pues va

mucho más allí de la consideración que debe tenerse en cualquier ser humano aunque se trate del más

despreciable. Basle del "Mundo Obrero" un grueso y "comedida" titular "Git Robles responsable de los

crímenes de Asturias", "A 3a cárcel los verdugos, después se les juzgara".

Quienes salieron en julio a la caza de Gil Robles para asesinarle, eran todos afiliados a las Juventudes

Socialistas Unificadas que mandaba Santiago Carrillo. El jefe de las derechas españolas se salvó porque

prudentemente se había ido a Francia tras escuchar en las Cortes que en voz alta el secretario del P.C. le

decía "Usted no morirá con los zapatos puestos", amenaza concretada por «tro diputado comunista:

"Morirá en I* horca". No agradé a tos demócratas de entonces la explicable huida afile el peligro de Gil

Robles y el periódico "La Libertad" comentó; "A ciento por hora, después de lanzar el venena" e

insinuaba que dada la legislacion entonces vigente debía ser incluido en el delito de trafico de divisas.

El 18 de Julio, el órgano central del P.C. "Mundo Obrero" tras insistir en la adjudicación a Gil Robles de

la jefatura del fascismo, recordaba: "No escapará a la justicia del pueblo". A este criterio se sumaban los

socialistas moderados quienes decían en su perífidico "tos manejos del clandestino fascismo están

dirigidos por Gil Robles" y le obsequiaban con esta frase ´´Gil Robles, cabestro negro del Vaticano".

Fracasado el Alzamiento en Madrid, el Partido Comunista instaló sus oficinas centrales en el local social

de Gil Robles, así como hizo de la Editorial Católica su centro periodístico tras tirar a la basura los

crucifijos. Según los comunistas, en el local del fascismo que mandaba Gil Robles encontraron lo

siguiente: "Visitamos el sótano. ¿Sabes, lector lo que hallamos? Un departamento de techos bajo, sin luz,

estancia tenebrosa con un muñeco de la estatura de un hombre y sobre la pared numerosos impactos. Tres

círculos negros, sobre el corazón, el vientre y la sien, y una recomendación: "Los círculos negros indican

los sitios a que debe tirarse siempre". Los burgueses republicanos que en nombre de te libertad se habían

apoderado del "ABC" solían mencionarlo despectivamente sin poner su nombre, como "el ahogado de los

jesuítas". El resto de los periódicos progresistas no dejaban solos a los comunistas en sos amenazas e

insultos en relación con el jefe cedista. El "Heraldo de Madrid" diario que pretendió perpetuar el socio del

Opus Deí, Calvo Serer, sentenciaba; "Sobre Gil Robles debe caer el máximo rigor de la ley, él ha

fraguado el crimen y aguardaba en la sombra el momento de cobrar el botín".

Gil Robles salvó su vida al refugiarse en la zona dominada por el Ejército Nacional, pera "Milicia

Popular" periódico del P.C. vociferaba: "Que a ese beato no le sirva de impunidad haber huido" y cuando

se enteran que los falangistas repudiaban, al hombre del gobierno reaccionario del estraperlo, "ABC´"

comenta "Caín de España": "Donde quiera que vayas la sangre de tus hermanos se levantará en tu camino,

como un espectro, pidiendo venganza. ¡Ni entre los vencedores ni entre los vencidos habrá para ti, oh

Caín de España, ni un amigo leal, ni ana mano piadosa".

Cuando Salazar Alonso fue condenado a muerte una de las acusaciones del fiscal republicano consistió en

identificarlo coa la política de Gil Robles a quien precisamente el Colegio de Abogados madrileño regido

por socialistas compañeros de Tierno Galván, le dio de baja en su profesión de abogado. La actual postura

gilroblista sentándose con Carrillo puede ser par un explicable miedo al comunismo con d que prefiere

pactar para alcanzar de sus enemigos el perdón y la amnistía, a cambia de facilitarles el camino para

alcanzar el poder, dentro de la táctica comunista acordada en su Vil Congreso.

Para que las gentes de buena fe se escandalicen con motivo, resulta que el resentimiento gilroblista no

perdona a quien Ve salvó la vida y anuló su proscripción como abogada, pero sale del brazo de Carrillo

de cuyas intenciones hemos dejado inequívoca constancia. Todavía en unas declaraciones, el domingo por

la noche, acusaba a Franco de haber estado durante cuarenta años hurgando a conciencia en la herida de la

guerra.

EL caso de Ruiz Giménez tiene otras características. Se trata dé un complejo de debilidad inocultable.

Prácticamente no tiene a nadie tras él. Carece de fuerza para seguir en el candelero político y busca

colaboradores a cualquier precio. Al precio de propugnar el divorcio en su periódico y defender el aborto.

A costa de tener que elogiar a Galarza, el ministro socialista que inventó las sacas carcelarias y que

sugirió el asesinato de Calvo Sotelo, pero que salvó la vida a Ruiz Giménez, él sabrá por qué. Es el

mismo amante de la libertad, que cuando era ministro de Franco, liquidó una revista estudiantil

universitaria que se había. atrevido a mencionar lo que al parecer ocurría con un negocio de su madre

muy próximo a la carretera de La Corana.

¿Queda algún ingenuo pensando que en estos maridajes las ganancias no están, todas del lado comunista?.

David JATO

 

< Volver