Autor: VARELA. 
   Ya es demasiado tarde  :   
 para la crisis parcial. 
 El Alcázar.    05/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

YA ES DEMASIADO TARDE

(PARA LA "CRISIS" PARCIAL)

Prometo que me hubiera gustado decir ¡bienvenida crisis!. No "es agradable —de verdad— ir contra

corriente, cada día. Sobre todo cuando cada cía uno ve como se articulan las células comunistas y las

células socialistas-marxistas. No es que yo esté contra los comunistas socialistas-marxistas o contra la

"crisis" del Gobierno. Es algo más profundo y más triste: es algo que se vé y_ se siente. Puedo asegurar

que no tengo madera ni de Quijote, ni de héroe, ni de mártir, y mucíío menos, infinitamente menos, de

alanceador, como quiso presentarme para el círculo reducido de personas que nos leen a uno y a otro,

Luís Apostua en el diario "YA" de hace unos días. (Me consta que para algunos colegas —muy pocos,

miembros del P.C.E. y sobre todo para los miembros del P.S.O.E. (r) que es mucho más triste— mi

puesto en la sociedad ideal "socialista, marxista, atea y multinacional —proletaria" habría de estar en un

"hospital psiquiátrico", (de los de la URSS) por no coincidir con los "periodistas de carril" y lo que es más

grave, con alguna empresa periodística —por llamarla de alguna manera— que al socaire de su quiebra

gerencia! y tecnológica, se apunta al primer ministro de turno. Para el burgués Apostua yo escribo, vaya

por Dios, al dictado del oro de los excombatientes. ¡Qué imaginación tiene!. Para los comunistas o los

socialistas renovados soy un hombre confundido, al servicio del fascismo, recuperable, tras mi paso por

un "psiquiátrico" ¡Cuánta simplificación!.

Pues bien: prometo que me hubiera gustado decir ¡bienvenida crisis!, pero ya es demasiado tarde. Adolfo

Suárez tuvo en sus manos esta posibilidad antes del referendum y aún mejor, inmediatamente después,

cuando Martín Villa y Reguera le pusieron a disposición las carteras correspondientes y otros ministros

—De la Mata, Carriles, Osorio, etc. etc. aún no la habían estrenado. No supo intuirlo, peor para él. Ahora,

ahora mismo. Ja crisis parcial llega tarde. La remodelación del gabinete —con la crisis abierta y para

algunos imparable-— no podría producir más que un Gobierno de P.N.V. de E.G.B., porque es dudoso

que ante el desprestigio de la institución gubernamental, ningún miembro destacado de cualquier partido,

pudiera aceptar un cargo, salvo, claro, los comunistas o los socialistas, que llegarían al poder para

denunciarlo desde dentro. Pero ésto es, para mí, inimaginable, aunque para el lector sea viable, porque ya

ha leído cosas peores.

El problema no es de Gobierno, como decía Adolfo Suárez en su tristemente célebre discurso del pasado

fin de semana. Es un problema más profundo que va contra el Estado. Una minícrisis, en mi opinión no

resuelve nada, porque llega demasiado tarde. Aquí lo que hace falta es que se garantice de verdad el

Orden Publico, que haya de verdad neutralidad y que se convoquen las «lecciones cuanto antes. Hay por

supuesto otra solución: si la crisis va de verdad contra el Estado, el Estado que nos representa a todos,

debe defenderse, defendernos. O lo que es lo mismo, exigir responsabilidades a aquellos que hicieron

posible que la "crisis" pudiera llegar a rozar el Estado, aunque fuera tangencialmente. Pero para eso había

que remozar el Gobierno desde los pies a la cabeza. Y eso a estas alturas me parece inviable. ¿O no?.

VARELA

 

< Volver