Chequeo a las asociaciones políticas  :   
 Ya constituídas. En proyecto. Futuras. Grupos que han renunciado, por ahora, a asociarse. Grupos que no participan. Asociaciones acogidas a la ley de Asociaciones de 1964.. 
 Informaciones.    08/04/1975.  Páginas: 3. Párrafos: 68. 

YA CONSTITUIDAS

MADRID, 8. (Servicio de Documentación de INFORMACIONES.)

EL 12 de Enero de 1975, once meses después de que el presidente Arias Navarro en un memorable

discurso ante las Cortes Españolas, anunciara la voluntad del Gobierno de llevar a cabo "el estudio y la

redacción de un Estatuto del Derecho de Asociación para promover la ordenada concurrencia de

criterios", entraba en vigor el proyectado Estatuto Jurídico del Derecho de Asociaciones Políticas,

aprobado en el Pleno del Consejo Nacional del Movimiento el mes anterior, tras no pocas vicisitudes en

las que quedo varado un proyecto que ofrecía una participación más amplia a todos los españoles. El

propio presidente Arias, en su discurso de presentación del Estatuto ante las cámaras de RTVE.,

reconoció que era el Estatuto "posible en el momento presente", añadiendo que "será perfectible y su

propia andadura hará el camino"

A tres meses vista de su entrada en vigor la andadura del Estatuto ofrece el siguiente balance: Una

asociación aprobada (Reforma Social Española), otra en vías de aprobación (Asociación Proverista) y

siete más en proyecto.

El Estatuto Jurídico del Derecho de Asociaciones Políticas establece, en su artículo primero, que todos

los españoles mayores de dieciocho años tienen derecho a asociarse libremente con fines lícitos para la

acción política sin discriminación alguna, regulándose el ejercicio de este derecho en el ámbito de la

comunidad del Movimiento Nacional.

Las asociaciones políticas son medios complementarios para la participación política y cauces de

expresión de la opinión pública. Para estimular la participación popular respetándose los cauces de la

democracia orgánica, las asociaciones podrán concurrir en los procesos electorales.

Las asociaciones políticas se instituyen en la comunidad del Movimiento y corresponde al Consejo

Nacional acordar su reconocimiento, suspensión y disolución.

No podrán formar parte de agrupaciones internacionales. La Comisión Permanente es el órgano del

Consejo Nacional encargado de autorizar o no el funcionamiento provisional de las asociaciones. Si la

resolución fuese negativa, cualquier miembro de la comisión organizadora puede recurrir ante el Pleno

del Consejo y, en última instancia, a la Jefatura Nacional.

Para que se reconozca una asociación política, ésta habrá de contar, al menos, con 25.000 afiliados

distribuidos, en la proporción adecuada, en quince provincias españolas. La comisión organizadora hará

constar su declaración expresa de fidelidad a los Principios del Movimiento y Leyes Fundamentales.

El acuerdo sobre reconocimiento de una asociación es competencia del Pleno del Consejo. A través de su

actuación las asociaciones contribuirán a formular programas, analizar críticamente las soluciones del

Gobierno y perfeccionar el Movimiento Nacional.

1. Reforma Social Española

Su constitución provisional fue aprobada por la Comisión Permanente del Consejo Nacional el pasado 12

de marzo, convirtiéndose así en la primera asociación política legal en el marco del Estatuto de

Asociaciones. La autorización para el funcionamiento provisional de la asociación se espera sea

concedida en breve, una vez resueltos los últimos trámites legales que son la rectificación de algunos

puntos de sus Estatutos y la fijación del domicilio social.

PROMOTORES: A la cabeza del grupo promotor se encuentra el abogado madrileño don Manuel

Cantarero del Castillo, Gregorio Rodriguez-Acosta, Julio Manegat, Julio Oriol Mundi, Rafael Merino

García, Pedro Ruiz Verdejo, Luis Martin Villa y Mercedes Batlle forman, junto a otros, la comisión

promotora.

PROGRAMA: Como objetivo primordial figura el de «intervenir colectivamente en la vida pública

nacional y contribuir de una forma activa al desarrollo del contraste de pareceres en orden a la

formulación de programas y medidas de Gobierno y participación en procesos electorales». Entre los

fines políticos específicos que se proponen figuran: el desarrollo primordial de la persona humana; la

supresión de todo tipo de explotación del hombre por el hombre y de los pueblos por los pueblos; que la

democracia informe de manera total la estructura y funcionamiento de la vida política española; la total

superación de los efectos de la guerra civil y la eliminación de todo tipo de discriminación ciudadana; el

desarrollo de las libertades de pensamiento, reunión, expresión; asociación, conciencia, cultos, etc...; al

desarrollo de las comunidades españolas a través de todo tipo de posibles descentralizaciones; el

desarrollo de la legalidad sindical y laboral; la reconducción del sistema económico y actual en la

dirección de un sistema planificado de economía mixta: más justa distribución de la riqueza; prioritaria

consideración de la democratización de la enseñanza y de la socialización de los bienes de la cultura;

igualdad jurídica de la mujer, e integración política y económica de España en Europa. Como objetivo

genérico, contribuir al más activo desarrollo de la justicia en general y de la Justicia social en particular.

2. Asociación Política Proverista Española

El pasado día 13 de marzo presentó en el Consejo Nacional toda la documentación requerida para

solicitar la autorización para su constitución provisional. Se espera que en la próxima, reunión de la

Comisión Permanente del Consejo se apruebe su constitución.

PROMOTORES: El abogado de Vitoria don Manuel Maysounave y los señores don Ignacio Ordoño, don

José Boto Holgado, don Javier Sánchez-Seco, don Marcos García Montes, don Juan Antonio Gozalo

Apellániz y don Pedro Boto García.

PROGRAMA: Toma su nombre de «pro-veristas» y adopta el pensamiento de Ortega y Gasset y José

Antonio Primo de Rivera. En su programa se proclama absolutamente desvinculado de cualquier

tendencia y pretende «llevar a España a una disposición de autocrítica, exigir ejemplaridad a quienes

realizan funciones públicas, colaborar lealmente con el Gobierno, procurando recibir la herencia del

Régimen con gratitud y servir a la Patria en cada momento». En otros puntos, cree que no debe gravarse

el impuesto del Estado con partidas que no sean debidas a un gasto público realmente necesario; se opone

a la duplicidad de cargos públicos y propugna que la enseñanza sea libre, gratuita y obligatoria. Como

objetivos principales formula la colaboración con la autoridad en la ejecución de planes de interés público

y la asistencia al Movimiento Nacional en cuanto sirva al bien del pueblo español.

EN PROYECTO

1. Unión Democrática Española

Formada por personas de origen demócrata-cristiano su presentación publica tuvo lugar el pasado 17 de

marzo y se espera que en breve presente la documentación requerida en el Consejo Nacional.

PROMOTORES: El ex ministro don Federico Silva Muñoz, junto con el también ex ministro don Alberto

Monreal Luque y los señores Osorio, Reguera, Almagro, Mendoza, Olivan, Jiménez Mellado, De la Mata,

Udina Martorell, Suqué, Isasi Isasmendi y Marraro Portugués.

PROGRAMA: La declaración de presencia de «los silvistas» sigue de alguna manera el programa-

borrador del señor Fraga, pero con algunas «suavizaciones». En cuanto al «sufragio universal para las

Cámaras», preconizado por Fraga, queda en este programa en «el desarrollo y la interpretación evolutiva

de los Principios Fundamentales y la reforma —en su caso— de las Leyes Fundamentales por las vías

establecidas en el ordenamiento jurídico». La petición fraguista de pluralismo sindical queda en el

programa de la U. D. E. en la propuesta de «libre formación de asociaciones de trabajadores y

empresarios», Postula también la aspiración de «un sistema político representativo y pluralista,

equiparable a los que rigen en los países del mundo occidental», «un sindicalismo que potencie al

máximo los principios de autonomía y total representatividad electiva y permita la libre formación de

asociaciones de trabajadores y empresarios»; un desarrollo y una «interpretación evolutiva de los

Principios Fundamentales del Movimiento, para conseguir, en su caso, la reforma de las Leyes

Fundamentales por las vías establecidas en el ordenamiento jurídico».

Dentro de este marco de generalidades, se inscriben otras aspiraciones, tales como el «partir del genuino

sentido de nuestra tradición histórica» en el desarrollo de los derechos y las libertades; la «mutua

independencia y autonomía de las relaciones Iglesia y Estado»; reconocimiento de la personalidad de las

regiones, «atribuyéndoles un efectivo poder de decisión»; la defensa de la economía de mercado; la re-

ducción de la empresa pública a los sectores insuficientemente desarrollados monopolísticos y de interés

estratégico; la reforma tributaria y la integración en las Comunidades Europeas.

2. Nueva Política Española

Nombre de la asociación promovida por la Asociación Nacional para el Estudio de Problemas Actuales

(A.N E.P.A.). Este grupo político surgió de la sociedad de estudios A.N.E.P.A., que organiza conferencias

u otros actos culturales y que cuenta al parecer con 6.000 socios en toda España, algunos de ellos

relevantes políticos y ministros del Gobierno. A.N.E.PA. ha, concluido ya el borrador del programa de la

asociación política que piensa promover y se espera que en el mes de abril presente la documentación

precisa en el Consejo Nacional.

PROMOTORES: Su presidente, el abogado don Leopoldo Stampa y los señores Serrats Urquiza,

Labrador Parra, Pérez Alhama, Mañas Atienza, Ramírez González y Monche Maristany.

PROGRAMA: Propugna la unidad nacional como «indiscutible» y que «constituye la usencia del ser

nacional, pero no debe implicar uniformidad ni unitarismo, sino que admite las variedades regionales»; se

rechaza «el totalitarismo y las doctrinas que olviden la concepción cristiana de la vida»; se afirma que «se

evitará el predominio del materialismo y el menoscabo de los derechos humanos»; se propugna la in-

dependencia de la justicia y la igualdad ante la ley, además de exigir el cumplimiento del deber y la

honestidad en la acción pública.

Proclama su acatamiento a la Constitución española, «que debe ser flexible en su interpretación, dinámica

en su funcionamiento y que puede ser modificable salvo en lo que por naturaleza es inalterable».

Considera que la libertad tiene que concretarse en libertades específicas de caracter civil y político,

«garantizadas por el Estado mediante el ejercicio legal de la autoridad que las protege». Mantiene que la

institución monárquica y la persona que la encarna, el Príncipe de España, están fuera de todo partidismo

y de toda discusión, y manifiesta la adhesión a ambas. Propugna una «reforma profunda y acelerada en el

orden económico-social que implique la reforma del sistema tributario y de la empresa».

Propone la potenciación y modernización de las Fuerzas Armadas, la cooperación con los países

hispanoamericanos y con los árabes, la integración a Europa, la reivindicación de Gibraltar y relaciones

con los países socialistas.

3. Alianza del Pueblo

A mediados del mes de febrero, un grupo de personalidades políticas «cien por cien» del Movimiento se

entrevistó con el préndente Arias, con el fin de exponerle su deseo de constituir una asociación política El

grupo promotor inicial de esta asociación estaba compuesto por los señores Fueyo, Pínilla Labadie,

Romero, Florez Tascan, Ariza, Andrada, Solís, Cortina (don Alfonso), Suarez (don Adolfo), Aramburu y

la señorita Peña Semanas después, cuatro de los promotores (señores Herrero Tejedor, Aramburu, Suárez

y Romero) eran promovidos a altos cargos en el Movimiento o en el Gobierno, lo que les impedía -al

menos oficialmente- la promoción de ningún tipo de asociación. No obstante, la Alianza del Pueblo sigue

adelante con otros nombres como promotores, y se espera que en este mismo mes presente su programa y

su documentación ante el Consejo Nacional.

PROMOTORES: No se conoce en este momento quiénes se presentarán a la cabeza de la nueva

asociación. Los primitivos eran los señores Herrero Tejedor, Pueyo, Labadie, Pinilla Romero, Aramburu,

Solís, Suárez (don Adolfo), Flórez-Tascón, Cortina, Ariza y Andrada.

PROGRAMA: Sólo existe un borrador de lo que será el programa definitivo en el que se propugna una

«evolución ordenada y gradual de las instituciones españolas, en el sentido de una creciente

participación». Para ello, la asociación se propone, en primer lugar «dar autenticidad plena a las

representaciones establecidas», pero «oponiéndose a cualquier ruptura con las Leyes y Principios

Fundamentales». Aspira a ser «realmente popular e integradora» y tiene como idea común inicial plantear

«reformas económicas y sociales avanzadas, en busca de una mayor justicia». Finalmente afirma que será

una «asociación abierta, a fin de aglutinar al mayor numero posible de españoles de reconocida fidelidad

al 18 de julio, aunque no sean todos de procedencia falangista, y responde al llamamiento del presidente

del Gobierno en su discurso del 12 de febrero».

4. Acción Social Monárquica

Esta asociación viene promovida por los tradicionalistas encuadrados en la Hermandad Nacional del

Maestrazgo, grupo que funciona como tal desde hace más de catorce años en el marco de la Delegación

Nacional de Acción Política y Participación. El pasado 16 de marzo celebró su primera Asamblea

Nacional, en lo que se anunció el propósito de crear una asociación política.

PROMOTORES: don Ramón Forcadell, presidente de la Hermandad, y los señores Oriol (don Lucas),

Valiente, Velo de Anteno, Monteno de Cózar, García Garrido, Barrio y Alfageme del Busto.

PROGRAMA: No tiene aún su programa ultimado, pero en su última asamblea se afirmó que iba a ser «la

primera asociación ideológica; monárquica de la nación, con una amplia base social, popular, genuina y

representativa». Bajo el lema «Dios, Patria, Fueros y Rey» y «lealtad al espíritu de la Cruzada», la Acción

Social Monárquica se considera depositaría de la doctrina monárquica tradicionalista.

5. Social-Regionalismo

Esta asociación, auspiciada por algunos procuradores familiares, se encuentra en fase de prospección y se

espera que una vez conseguido un consenso en torno a las bases, que animarán la proyectada asociación

puede constituirse como tal de forma provisional.

PROMOTORES: Los procuradores familiares -carlistas— don Manuel Escudero Rueda, don Carlos

Zubiaur v don Auxilio Goñi.

PROGRAMA: Por ahora sólo se conocen las bases principales del mismo, que girarían en torno al

regionalismo, como «un concepto político vigente y de evidente porvenir», cuyo tratamiento ha sido

«equivocado o deliberadamente confundido».

6. Falange Española

Aunque este nombre no ha sido autorizada por la Comisión Permanente del Consejo Nacional, los

promotores de esta asociación, afines a los Círculos Doctrínales, José Antonio, piensan seguir

utilizándolo hasta que el pleno del Consejo Nacional decida sobre el caso. En esta asociación, promovida

principalmente por los Circulos de Diego Márquez, se agruparían otros grupos falangistas, tales como

Vieja Guardia, Antiguos Miembros del S.E.U., etc...

PROMOTORES: Diego Márquez, presidente nacional de los Circulos, y Tomás Marco, Ruiz Soto y

David Jato.

PROGRAMA: Propugnan la estructuración de la, participación popular en las tareas del Estado

«estructuración que se concretaría en un sistema democrático de representación en las dos Cámaras, la

inserción del sindicalismo en la empresa, constituyendo el Sindicato de Empresa; mantener la unidad

sindical, «si bien la O. S. debe ser exclusivamente de los trabajadores, reforma del concepto de la

propiedad y de la herencia, creación de la Banca y Universidad sindicales independencia política, militar

y económica a nivel internacional; retirada de las bases norteamericanas; autonomía regional dentro de la

unidad; separación Iglesia-Estado; enseñanza gratuita a todos los niveles; nacionalización de los servicios

públicos y de los laboratorios farmacéuticos; integración de la mujer y reconciliación nacional, «sin

distracciones entre vencedores y vencidos».

7. Acción Pública del Regionalismo

Formada esencialmente por los tradicionalistas. En el pasado mes de febrero tuvieron una reunión, en la

que se acordó promover esta asociación en base únicamente a la «doctrina tradicionalista».

PROMOTORES: José Luis Zamanillo, José María Valiente, Agustín de ASÍS, Miguel Fagoaga, Eugenio

Mazón y José María Melís.

PROGRAMA: Defensa de la monarquía y la familia, el regionalismo, la participación de los jóvenes en la

política y de la «continuidad del Régimen del 18 de julio».

FUTURAS

En los últimos meses se han anunciado la posible constitución de varias asociaciones, todavía sin

programa, sin grupo promotor amplio y a falta aún de consolidación. Estas son:

* UNION POPULAR DEMOCRÁTICA. Asociación política que agruparía a personas que ac-

tualmente pertenecen a asociaciones provinciales y locales de familias, vecinos, consumidores, etc.

Su promotor es don Enrique Villoria, procurador familiar de Madrid.

* ASOCIACIÓN POLÍTICA LABORISTA, promovida por el concejal del Ayuntamiento de

Valencia don Higinio Pérez Arce y el escritor don Juan Ferrer.

* ALIANZA POPULAR DE IZQUIERDAS: Promovida por falangistas que se autocalifican de

izquierdas, con sede en Barcelona. Figuran como promotores Antonio Pelegero, Alberto Pedemonte e

Ignacio Rubio.

* AFIRMACIÓN NACIONAL: Promovida por quienes organizaron la manifestación del 17 de

diciembre de 1970 en la plaza de Oriente.

* ASOCIACIÓN POLÍTICA ASTURIANA: De tipo «poujadista» (es decir asociación para la

defensa de los intereses de la clase media), pretende reunir a los pequeños comerciantes y a los

empresarios de tipo medio de Gijón.

* ASOCIACIÓN UNIDAD Y CONVIVENCIA CÍVICA NACIONAL: Promovida por un taxista de

Madrid, don Carlos Viana Sanz.

* ASOCIACIÓN POLÍTICA del grupo encabezado por don Antonio Gavilanes, organizador antaño de

las «cenas políticas». Pretende reunir a personas jóvenes con el fin de «renovar la clase política».

GRUPOS QUE HAN RENUNCIADO, POR AHORA, A ASOCIARSE

1. Reforma Democrática

BAJO este nombre se encuadra una amplia plataforma de personalidades centristas, encabezadas por el

embajador en Londres, don Manuel Fraga Iribarne. El pasado mes de enero tuvo lugar en Madrid una

serie de reuniones entre el señor Fraga, don José María de Areilza y otros grupos centristas, con el fin de

llegar al acuerdo de tomar una asociación política encuadrada en el Estatuto de diciembre y que

aglutinase a las personas afines a las dos personalidades citadas. En un principio, don Federico Silva

realizó varias gestiones con el fin de unirse a este proyecto, sin que llegase a cuajar su iniciativa.

Don Manuel Fraga volvió a trasladarse, a Madrid en el mes de febrero, tomando contacto entonces con

otras personalidades políticas —Fernández-Ordóñez, Pérez Escolar y Cabanillas, entre otros—, con el fin

de estudiar la viabilidad de su participación en el juego asociativo. Tras varias consultas, y ante la

aparición de una macroasociación auspiciada desde el mismo seno del Movimiento, el señor Fraga

decidió retirarse del juego asociativo, hasta que quedaran «aclaradas numerosas cuestiones en relación

con las bases jurídicas y con la actitud del Estado y en particular del Movimiento en sus relaciones con las

asociaciones políticas».

PROMOTORES: Don Manuel Fraga, junto con el conde de Motríco, don José María de Areilza, don

Francisco Fernández Ordóñez, don Rafael Pérez Escolar, don Pío Cabanillas, don Matías Cortés, don

Marcelino Oreja, don Juan Antonio Ortega y Díaz Ambrena, don Antonio Cortina y don Carlos Argos,

entre otros.

PROGRAMA: El programa de esta nonata asociación ha sufrido numerosas variaciones —se han

elaborado cinco borradores— El quinto y último, por ahora, borrador consta de 83 puntos y 12 grandes

temas, antecedidos por un análisis general de la situación nacional e internacional. El nuevo programa

propone «efectuar el desarrollo político con el máximo de seguridad, respeto a la estabilidad social, al

mantenimiento de los niveles económicos alcanzados por el pueblo español, evitando riesgos

innecesarios». Se estima necesario la transformación progresiva del entorno económico-social, que

presupone la reforma del Estado y del derecho para ensanchar la vida política por medio de una auténtica

representación, acomodar el país legal al país real y acercar nuestro país a la Comunidad Europea».

Estima que se debe actuar dentro del marco legal de las Leyes fundamentales, con una abierta

interpretación que conduzca a la puesta en marcha de la reforma. Se busca el cambio sin rompimiento,

pero «iniciando la reforma ahora». Indica que «ninguna exención a privilegio, ni tampoco ninguna

indisciplina ante la Ley, se aceptará de ningún sector». Establece como condición previa para el

desarrollo político la «plena reconciliación nacional que todos los españoles deben aceptar de buena fe,

siendo la ley igual para todos». Se acepta la forma monárquica y la persona del Príncipe de España y se

postula la necesidad de una reforma importante en las Cámaras «para que sean verdaderamente

deliberantes y representativas, siendo inexcusable que sean elegidas por sufragio universal».

Estima que España debe reconocer el hecho geográfico y la personalidad histórica, cultural y económico-

social de las regiones. En cuanto a las relaciones Iglesia-Estado se propone ir a la separación amistosa,

pero clara y total, exigiendo respeto entre ambas potestades. Finalmente, se considera que los derechos de

la persona y sus garantías se regularán sobre la base de sus declaraciones universal y europea y la práctica

del mundo actual.

2. Tácito

Este grupo surgió hace más de un año como firma colectiva en el diario «Ya», y que agrupa a una serie de

personas de origen demócrata-cristiano, mantuvo una serie de reuniones en los meses de enero y febrero,

con el fin de estudiar su incorporación en el proyecto asociativo. Analizadas las circunstancias del

momento político que para el grupo Tácito «no permitía alcanzar una auténtica democratización de la

vida española», decidió no participar en la constitución de una asociación mientras persistieran las

circunstancias presentes. Tras esta decisión, el grupo sufrió una escisión en las personas de don Fernando

Álvarez de Miranda, don Íñigo Cavero, don Luis Jaúdenes, don Alfonso Osorio y don Andrés Reguera.

PROMOTORES: Amén de los citados, forman parte —o han formado parte—, entre otros, don Abelardo

Algora, don Gabriel Cañadas, don Luis Apostua, don José Luis Álvarez, don Landelino Lavilla, don

Marcelino Oreja, don Gregorio Marañón, don Fernando Arias Salgado, don Ricardo Calle, don José

María Benlloch, don Leopoldo Calvo Sotelo y don Oscar Alzaga.

PROGRAMA: En el borrador de un programa común hecho público por Tácito se incluye una serie de

puntos básicos concretados en: la incorporación al ordenamiento jurídico español de los derechos y

libertades contenidos en la Declaración universal de los derechos humanos y en el convenio europeo para

la salvaguardia de los derechos del hombre; la derogación de las disposiciones vigentes en España que

tipifican hoy como delitos, faltas, infracciones o conductas protegidas y amparadas por los documentos

antes mencionados: un sistema bicameral en el que la Cámara Legislativa fuera totalmente elegida por

voto igual, directo y secreto de todos los españoles mayores de dieciocho años: la unidad de

jurisdicciones, y el reconocimiento al hecho diferencial regional.

GRUPOS QUE NO PARTICIPAN

EL presidente Arias Navarro en la reciente rueda de Prensa que mantuvo ante las cámaras de RTVE, el

pasado mes de febrero subrayó que explícitamente el Estatuto no excluía a ninguna fuerza o entidad

política de comparecer en las asociaciones. «Implícitamente —añadió—, sólo aquellas que de una manera

antagónica se opongan a la filosofía, a la política, a la razón de ser del Movimiento quedan marginadas.»

«Hablando en un claro y conciso lenguaje —resumió-— ni comunismos ni separatismos.»

Con anterioridad, en unas declaraciones concedidas a la agencia U.P.I., el presidente Arias había invitado

a los españoles con ideas socializantes o cristiano-demócratas a inscribirse en el marco del Estatuto.

Dejando, pues, al margen, aquellas formaciones políticas ilegales mencionadas por el presidente Arias,

los comunistas (el partido comunista español y sus escisiones por la izquierda), los separatistas (la E.T.A.,

las formaciones anarquistas catalanas y otros grupos terroristas) y otros grupos políticos ilegales

existentes en nuestro país desde hace tiempo, pero sin tener ningún reconocimiento, aunque en algunos

casos se encuentren tolerados, han anunciado públicamente su intención de no entrar en el juego

asociativo, pese a la invitación del presidente Arias. Estas formaciones políticas son:

* PARTIDO CARLISTA.

Que encuadra a los seguidores del príncipe Carlos Hugo de Borbón Parma.

* PARTIDO NACIONALISTA VASCO.-Partido de origen demócrata-cristiano integrado en la Unión

Europea Demócrata-Cristiana, cuyo presidente es don Jesús María de Leizaola. (Sus posturas pueden

incluirse entre las «separatistas», explícitamente condenados por Arias.)

* UNION DEMOCRÁTICA DE CATALUÑA.—integrado también en la Unión Europea Demócrata-

Cristiana, y encabezado por don Antón Canellas y don Miguel Coll.

* UNION DE IZQUIERDA DEMOCRÁTICA.—Grupo demócrata-cristiano integrado asimismo en la

Unión Europea Demócrata-Cristiana, encabezado por el ex ministro don Joaquín Ruiz Giménez.

* UNION SOCIAL-DEMÓCRATA ESPAÑOLA. Grupo político surgido en el pasado mes de noviembre

con tal nombre, promovido por don Dionisio Ridruejo y don Antonio García López.

* PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL.— Partido histórico de tendencia socialista,

cuyo primer secretario es don Felipe González.

* PARTIDO SOCIALIS-TA POPULAR.—Grupo socialista reunido en torno al profesor don Enrique

Tierno Galván.

 

< Volver