Autor: Villena, Herminia C. De. 
   Ricardo de la Cierva, baja en la lista de oriundos     
 
 El Alcázar.    19/02/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CRÓNICA PE MURCIA

RICARDO DE LA CIERVA, BAJA EN LA LISTA DE ORIUNDOS

MURCIA (Por telex, especial para EL ALCÁZAR).— Una de las últimas novedades políticas murcianas

es la sensacional baja en la lista de oriundos que se disputarán los escaños del Congreso o del Senado por

esta provincia, de don Ricardo de la Cierva y Hoces. Miren por dónde los acontecimientos por sí mismos

me han dado la razón. Súbitamente el historiador de ascendencia murciana que nunca se había acordado

de sus raíces vernáculas, ante el horizonte esplendoroso de ser presunto senador o diputado, pretendía

sentar sus reales donde nacieron sus abuelos empieza a frecuentar Murcia en meteóricas y discutidas

visitas, establece una correspondencia semanal con el redactor jefe de "La Verdad" sobre temas de interés

local, hace protestas de murcia-nía, declara que Murcia es una perfecta desconocida en Madrid y que don

Ricardo de la Cierva va a ser su descubridor y su mecenas, una especie de ángel bueno protector y

arreglalotodo, en el que Murcia podrá descansar segura y confiada. Y de pronto, con la misma celeridad e

idéntica inconsciencia, lía sus bártulos, abandona el campo, abandona •sus propósitos de traslado a la

Universidad de Murcia, su proyecto de escribir "la mejor Historia de la Restauración", teniendo como

base el precioso archivo de su abuelo, y pone punto final a una correspondencia con "La Verdad" que él

mismo había solicitado, con el único objeto por lo que se ve, de practicar el autobombo y hacerse una

propaganda gratuita, sorprendentemente contraproducente y antipopular.

¿Qué otros horizontes, qué otras perspectivas aumenta?

Parece que, de repente, su ocupaciones le abruman, le solicitan de todos lados, especialmente del Partido

Popular al que se ha adscrito. "Mientras dejo una puerta entreabierta, abro una

nueva ventana". Y añade para que no quede duda sobre su nuevo cambio de dirección: "Murcia parece

quedar un poco lejana. Murcia no era nunca una exclusiva. Solamente un origen, una referencia, una

posibilidad"..

La ha visto tan por las nubes, tan imposible, que ha preferido recabarse otros apoyos de cara a otras metas

menos difíciles de conseguir, y, sin pensarlo, se ha despedido antes de que lo despidieran. Listo,

inteligente y astuto don Ricardo, cuando dice fingiendo elegante desgana, que no tiene apetito, que no

quiere las uvas, por no confesar que están verdes... En realidad don Ricardo ha quedado tal cual lo vio y

lo retrató la cronista que suscribe en distintos perfiles y una sola imagen, que le valió mordacidades

hirientes y despechadas de nuestro historiador por todos los medios a su disposición. Los que han

quedado en entredicho han sido los periódicos murcianos, sobre todo "La Verdad", que se deshizo en

prodigar elogios y en publicar cada una de las genialidades verbales del ilustre oriundo que iba a sacar de

penas a la tierra de sus abuelos, y que a la hora, de los hechos, cuando pudo, nada de nada, en una

campaña de loas y ditirambos auténticamente empalagosa y parcial. Una carta publicada en "La Verdad"

y firmada por 58 profesores de la Universidad murciana, dirigida al controvertido historiador, acabó de

dejar malparada su vanidad y echó el último jarro de agua fría sobre sus hervores de apasionada

murcianía. El eco popular tampoco le era adicto. Don Ricardo debió entenderlo así y cambió con su

natural veleidad política el rumbo de su veleta. Así cada quién queda en su sitio.

Pues que le soplen buenos vientos, en su novísima singladura... Y como dicen en la huerta, hasta más

ver...

Herminia C.DE VILLENA

 

< Volver