Autor: Meseguer Sánchez, Manuel María. 
 A cuatro meses de la aprobación del Estatuto. 
 Asociaciones políticas: entre la atomización y la atonía  :   
 De los diecisiete proyectos asociativos, sólo uno funciona,provisionalmete, como tal asociación. 
 ABC.    23/05/1975.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

A CUATRO MESES DE LA APROBACIÓN DEL ESTATUTO ASOCIACIONES POLÍTICAS:

ENTRE LA ATOMIZACIÓN Y LA ATONÍA

De los diecisiete proyectos asociativos, sólo uno funciona, provisionalmente, como tal asociación

SI los diecisiete intentos asociativos que en estos instantes salpican las páginas de los periódicos se

convirtieran algún día en realidad, habría que contar con la existencia de no menos de medio millón de

ciudadanos politizados «dentro de un orden»: el asociativo. Aunque el optimismo nos llevara a creer que

tal hecho pudiera producirse, es indudable que ni son todos los que están ni estarán todos los que

son.

El Intento atomizador, que parafraseando una repetida frase podría llevarnos a decir que España es un

país de treinta millones de asociaciones, parece que quiere ser seriamente combatido por la Secretaría

General del Movimiento, proclive a las grandes asociaciones aglutinadoras de amplias aunque

determinadas corrientes de la vida política nacional.

En estos momentos parecen estar de acuerdo los observadores políticos en que es mayor el ruido que las

nueces. Las sonadas retiradas de personalidades de la vida pública (Fraga Iribarne), las significativas

ausencias de grupos con poder de convocatoria («Tácito») y las clamorosas incursiones soslayando el

Estatuto (Gil Robles) no padecen prestar gran ayuda a un Reglamento que, en opiniones diversas, ha

llegado tarde.

SOPA DE SIGLAS

El juego de los nombres y de las siglas que en este momento despistan no poco al lector español de

periódicos es el siguiente :

Reforma Social Española (R.S.E.), Unión Democrática Española (U. D. E.), Unión Nacional Española (U.

N. E.), ANE-PA. F. E. y de las J. O. N. S., Unión del Pueblo Español. Unión Popular Democrática (U. P.

D.), Acción Social Popular (A. S. P.), Cambio Democrático, Asociación Laborista, Asociación

Regionalista, Asociación Proverista, Alianza Popular de Izquierdas, Acción Social Monárquica (A. S.

M.). Mayoría Silenciosa Unida (M. S. U.), Unidad y Convivencia Nacional y Nueva Sociedad Rural.

Las nueve primeras, al menos aparentemente, quieren hacer activa y fuerte su presencia en la

participación política nacional.

La Asociación Laborista y la Regionalista, cada una por distintos motivos, se encuentran en un compás de

espera.

A los proveristas todavía no les ha contestado el Consejo Nacional, mientras que a la Alianza Popular de

Izquierdas se le respondió con una rigurosa negativa.

La Acción Social Monárquica, procedente de la Hermandad del Maestrazgo, parece querer levantarse tras

su escisión con el gran grupo de base tradicionalista.

Unidad y Convivencia Nacional, promovida por el señor Viana, taxista de profesión, no pasa de ser un

hermoso intento participativo, al igual que la Nueva Sociedad Rural. El proyecto de la Mayoría Silenciosa

Unida no deja de ser un susurro.

UNA POSIBLE ABSTENCIÓN DEL OCHENTA POR CIENTO

Antes de pasar a hablar de cada una de ellas, no puede marginarse un dato sumamente indicativo. Según

una reciente encuesta llevada a cabo por «Metra-Seis», el 48,3 por 100 de los españoles (partiendo de la

muestra seleccionada) no estaría dispuesto, en absoluto, a formar parte de una asociación política. Un 8

por 100 piensa que probablemente no se asociará, y un 23.8 por 100 no sabe o no contesta.

A la vista de estos datos, teniendo en cuenta además que los canales de que se nutre de información

política el español medio son audiovisuales, habrá que utilizar la radio y la televisión si realmente se de-

sea que el Estatuto de Asociaciones Políticas tenga alguna viabilidad.

 

< Volver