Autor: Villena, Herminia C. De. 
   Fuerza Nueva: Fe y lealtad  :   
 Frente a buto cobarde y apóstata privilegiado. 
 El Alcázar.    03/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CRÓNICA DE MURCIA

FUERZA NUEVA: FE Y

LEALTAD (Frente a buto cobarde

y apóstatata privilegiado)

(Por télex. especial para El Alcázar).— En Alicante tuvo lugar el acto de presentación de

Fuerza Nueva como previa embajada a la visita próxima de Blas Pinar por tierras del sureste,

cuya primicia en Murcia capital, como les informe a los lectores en su día fue suspendida por

orden del gobernador civil al mes anterior, alegándose corno razón la posible "coin-dicencia" de

una manifestación´ que había convocado el PCE, que podría alterar sensiblemente el orden

público y que luego no se dio, por lo que resurto algo así como un pacto entre la autoridad y el

partido, y que en definitiva fue un éxito que se apuntó este.

En uno de los salones del Aparthotel Meliá, completamente lleno, don Ángel Ortuo. presentó

con palabra clara, brillante y precisa, y con documentada base, una panorámica total de grave

y trascendente momento político que vive España. Fuerza Nueva, no obstante las campañas

reiteradas de desprestigio que tiene que soportar desde todos los ángulos de la prensa,

ataques inicuos tolerados y ratificados por el propio Gobierno, convirtiéndolos en persecución

expresa, sobre todo en los aconte-

cimientos luctuosos de la trágica semana de asesinatos que recientemente sufrió de nuevo la

España "pacifica" de la reforma y de la democracia, tiene atracción de que resurge siempre de

cada puñalada por la espalda, más vigorosa, más limpia, más idealista, más patriótica y más

leal a sus propios postulados.

En una España donde cada día estamos viendo el espectáculo triste y nada gallardo de tanta

apostasía, de tanta negación, de tanto cobarde, que una vez lograda una posición de privilegio,

cierra los ojos, esconde la cabeza bajo el ala, y pierde la memoria voluntariamente de a quien

se lo debe, es verdaderamente reconfortante escuchar al portavoz de un partido que tiene la

fuerza de su inquebrantable lealtad a unos principios, inalterables y eternos, dentro de la

evolución natural de los tiempos, pero sin dejaciones, sin defecciones que sigue denunciando

lo que cuando Fuerza Nueva no era más que un movimiento patriótico valiente romántico y lle-

va años advirtiendo: el peligro contra España en esos centros y de cuya realidad, que estamos

palpando y vi-

viendo, ya nadie puede dudar.

Esta es precisamente la Fuerza Nueva: su fe y su lealtad sin fisuras y su vator reconocido de

denunciar todas las maniobras foráneas propiciadas desde poder, por aquellos que todo lo

habían recibido de Franco. Y esto lo hacía ya en vida del generalísimo con el sano empeño,

patriótico empeño, de evidenciar el peligro y de que se tomaran precauciones cuando todavía

era tiempo, contra las mordeduras de tanta vivorilla, de tanto cuervo como el régimen ama-

mantó, sin pensar que los grandes beneficiarios serían sus grandes sepultureros. Y nadie quiso

creerlos. Ironía más sangrante no puede caber.

Y el peligro, como el monstruo del lago Ness, era un fantasma una bruja como las que creía ver

Mac Carthy y resulta que tenían toda la razón. Con un proceso electoral inminente y un

horizonte de lo más negro ¿Quién puede ver claro entre tanta tiniebla, cuando el pueblo está

aún en ayunas de a quien votar con garantías de que con la democracia, no nos gobierne de

nuevo Carrillo y La Pasionaria?

Herminia C DE VILLENA

 

< Volver