Autor: Delgado Carrero, José. 
 El nuevo movimiento Viva la vida. 
 Dice no al aborto  :   
 Cuando el embarazo ya existe, debe ayudarse a la mujer. 
 Pueblo.    03/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

El nuevo movimiento Viva la vida

DICE "NO" AL ABORTO

Cuando el embarazo ya existe, debe ayudarse a la mujer

BARCELONA, (PUEBLO, por DELGADO CARRERO.) Un movimiento con el lema de Viva la Vida ha

surgido en la ¡parroquia de San Juan de Gracia, y lucha por el derecho a la vida para todos. Este

movimiento dice no al aborto, pero sí a la ayuda a todas las madres; no a la discriminación de las madres

solteras y de sus hijos, pero sí a la totalidad de derechos morales y jurídicos de estas madres y de sus

hijos; no al abandono de los ancianos, pero sí a procurar todos los medios posibles para que tengan una

vejez digna; no a la falta de atención a los subnormales, sordomudos y disminuidos físicos, pero si a

procurar ´ que tengan escuelas, trabajos y atenciones médicas adecuadas; no al aislamiento de personas o

grupos por razón de su cultura, lengua o color de la piel, pero sí a la integración de todos con todos; no al

suicidio, pero sí a la esperanza y a la ilusión; no a la violencia, pero sí a la paz; no a.la pena de muerte,

pero sí a que los presos puedan integrarse dignamente a la sociedad; no a la locura de la velocidad, que

puede ser asesina, y sí a aceptar las´ responsabilidades cívicas; no al desprecio de la Naturaleza, a

maltratarla y a destruirla, pero si. al respeto por toda la tierra,, y de todo lo que en ella hay de maravilloso

y digno de ser conservado.

Por otra-.parte, muchos componentes del movimiento, llamado Marxa de la Vida, se reunieron, y las

conclusiones obtenidas fueron, entre otras:

«Después de haberse, comprobado que han vivido niños de veinte semanas, se ha visto claro que el aborto

es un. crimen. Insistir´ en planificación familiar, orientación y formación antes .de llegar al embarazo.

Referente a los anticonceptivos, la población debe estar informada tanto -de la "Humanae vitae" como de

los métodos anticonceptivos, y debe poder escoger responsablemente. Cuando el embarazo ya existe,

debe ayudarse a la mujer. En caso de que la embarazada renuncie al ser concebido, debe saberse que.

existen numerosas familias deseosas de adoptar algún hijo. Denunciar los casos de tortura de los niños.

Que no se hagan leyes sin contar con los disminuidos. Deben evitarse a toda costa, las injusticias y el

poco respeto a la vida. Las pensiones deben significar alegría, no pena.. En definitiva, es preciso querer la

vida y hacerla querer.»

• CARTA .A PÍO CABA-- NILLAS.—La, juez del Tribunal Tutelar de Menores, Concepción del Carmen

Venero, ha dirigido. una carta abierta al ministro de Cultura, Pío Cabanillas, en la que protesta por la

atención que este departamento da a los movimientos para la liberación de la mujer, según publica la

revista «Palabra».

En la carta • en cuestión, empieza diciendo que ha seguido «con gran - interés todas las .opiniones y

discusiones suscitadas por la creación de la Subdireccíón General de la Condición Femenina, aun sin

conocer con exactitud sus objetivos y planteamientos, por carecer de una información más explícita».

Añade más adelante la juez: «Muchas mujeres de este país rechazamos, la mayor parte de las

reivindicaciones feministas, que no soportan un estudio ponderado y ecuánime. ´El uso incontrolado de

anticonceptivos, el. divorcio-repudio, la legalización del aborto, el irracional uso de la sexualidad, .

etcétera, encubiertos con atrayentes apelaciones a la libertad, no son, a mi juicio, . los mejores caminos

para conseguir ,esa deseada integración de la mujer en una sociedad democrática. Estas

"reivindicaciones" no son pedidas más que. por un grupo de mujeres que, apoyándose en un supuesto

consenso general —que más bien es un silencio generalizado—, pretenden imponer sus ideas,

imposibilitando eficaces soluciones a los verdaderos problemas de la mujer.»

«Defiendo la igualdad del hombre, y la mujer ante la ley y ante la. vida —dice, por último, la señora

Venero—, y considero que es misión de] Gobierno promover los medios que faciliten la consecución de

su plena participación en la vida comunitaria. Pero me parece indigne querer lograrlo a base de mirar a la

familia , —fundamento de la sociedad—. degradando así a la propia mujer.»

 

< Volver