El Ministro de Justicia amplía la referencia sobre normas electorales     
 
 Ya.    16/03/1977.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

ya. Pag. 18

INFORMACIÓN NACIONAL

16-III-77

EL MINISTRO DE JUSTICIA AMPLIA la referencia sobre normas electorales

El ministro de Justicia, don Lan-delino Lavilla, hizo a Televisión Española unas declaraciones, a última

hora de ayer, de las que recogemos aquellos puntos que amplían o complementan el contenido de la

referencia del Consejo de Ministros sobre las normas electorales.

• Son electores de conformidad con la ley y de acuerdo con lo que a tal efecto está establecido en la

ley Básica para la Reforma Política, que fue aprobada en referéndum nacional en el mes de diciembre,

todos los españoles mayores de veintiún años que esten inscritos en el censo.

• El sistema proporcional implica que la distribución de los diputados entre las distintas candidaturas

concurrentes a las elecciones se verifica en proporción al número de votos obtenidos por cada una de las

elecciones. Las normas electorales que han sido aprobadas hoy por el Consejo de Ministros suponen

que las elecciones para el Congreso de Diputados se va a operar por el sistema de lista completa,

cerrada y bloqueada. Verificadas las elecciones, computados los votos correspondientes a cada una de

Sas candidaturas, la determinación consiguiente de los escaños que deben ser atribuidos a cada, una de

esas candidaturas se verifica por el sistema proporcional on proporción al número de votos obtenidos

poicada candidatura, en la modalidad del sistema de la mayor media, que es el que refleja la conocida

regla D´Hont.

• Cada una de las candidaturas tiene que contener un número de candidatos por lo menos igual al del

número de escaños a cubrir oí esa circunscripción electoral. Ia determinación de que son cerradas y

bloqueadas implica que las opciones electorales lo son de- Usía completa, de manera que cada uno de

los electores tiene posibilidad de votar entre las distintas listas que le son propuestas, sin posibilidad de

realizar mezclas de candidatos que figuren en ellas, sino que, como digo, la opción es en Moque

por la totalidad de la lista, y la adscripción subsiguiente de escaños que corresponda a esa lista se

verifica en función del orden por el que cada partido proponente de esa candidatura lia establecido la

relación de los distintos candidatos.

• El sistema es distinto en el Senado, en primer lugar, porque en el Senado el sistema de

escrutinio es mayoritario, confoune a la ley Básica para la Reforma Política, y en segundo lugar porque

ahí no se establece un sistema de votación por lista, sino que se prevén candidaturas individuales

a efecto* de votación y de escrutinio, sin perjuicio de que cada uno de los partidos, federaciones o coali-

ciones que puedan comparecer a la contienda electoral puedan agrupar sua propios candidatos en una lista

a efectos de esa presentación y a efectos de la campaña electoral consiguiente. La votación en el Senado

la realiza cada uno de los electores, determinando los senadores que quiere elegir. A continuación Be

verifica el cómputo de votos la forma que salen elegido» aquellos que tienen mayor número de. votos por

un escrutinio estrictamente mayoritario.

• Los distritos electorales, en las normas electorales que han sido aprobadas hoy por el Gobierno, se

corresponden en términos generales con las provincias.

CANDIDATURAS

• La presentación de candidaturas pueden hacerla los partidos y las federaciones; unos y otros,

inscritos en el Registro específico de Asociaciones Políticas que a tal efecto está establecido en el Minis-

terio de la Gobernación. Pueden hacerla las coaliciones electorales, entendiendo por tales a

agrupaciones de partidos o de federaciones, con vistas precisamente a estas elecciones. La

presentación de las coaliciones se verifica por un trámite muy simple y muy sencillo, que es la

presentación de esas coaliciones en la Junta Central Electoral,- y se admite también la posibilidad de que

puedan ser presentadas candidaturas independientes por grupos de electores de cada circunscripción.

Se establece que un número de electores, que sea del 1 por 1000 de los de la circunscripción, con

un mínimo de 500, puedan promover ellos m i s m o s candidaturas independientes.

• El decreto-ley contempla los dos supuestos de inelegibilidades e incompatibilidades. Las

inelegibilidades suponen la determinación de aquellos supuestos que excluyen la posibilidad de que

quien esté in-curso en una determinada situación sea elegible. Las incompatibilidades contemplan

más bien la situación de la posible simultaneidad en el desempeño de determinados cargos y la

titularidad de la condición de diputado y de senador. Las inelegibilidades que ha establecido el

Gobierno son, yo diría, que amplias y rigurosas en consideración a que se trata de unas normas

electorales que han de regir estrictamente estas primeras elecciones, que obviamente se producen

en unas circunstancias singulares.

Por ello, las causas de inelegibilidad comprenden, en términos generales, tanto a aquellos que están en

situaciones institucionales o personales, que, lógicamente, deben mantenerse al margen de la contienda

del partido: me estoy refiriendo, por ejemplo, a quienes están en activo en las Fuerzas Armadas o a

quienes desempeñan cargos en la Administración de Justicia, como aquellas de sentido más estrictamente

político y que afectan a quienes desempeñan altos cargos tanto en la Administración Central como en la

Administración Local y en la Administración institucional y sindical. A este respecto, sí puedo decirle

que están declarados inelegibles los ministros del Gobierno.

• Las normas electorales prevén que el momento a partir del cual se verificará la calificación de in-

elegibilidad es «1 octavo día siguiente a la convocatoria de las elecciones, de manera que

quienes hoy estén incursos en causa de in-elegibilidad podrán, si cesan en ella, presentarse a las

elecciones siempre que ese cese se produzca con anterioridad ai octavo día siguiente a la

convocatoria de las elecciones.

LA CAMPABA ELECTORAL

• Respecto de la campaña electoral, las previsiones establecidas son: primero, de duración de tres

semanas, de manera que la campaña estricta, entendiendo como tal el conjunto cíe actividades

licitas que los distintos partidos, federaciones, asociaciones, etc., dse-anollen para requerir el voto a favor

de sus candidatos de los distintos electores, se van a desarrollar en un plazo de tres semanas. Se

contempla en el proyecto de normas electorales hoy aprobada* todo lo relativo a la colocación de carteles,

a cuyo efecto estaba previsto que las autoridades municipales, por los ayuntamientos, se facilitaran

especiales lugares de colocación de estos carteles; se establece todo lo relativo a los actos electorales y la

disponibilidad, a tal respecto, de locales públicos; todo lo que concierne a los medios de comunicación

social de titularidad pública, a cuyo efecto se establecen los principios d* igualdad de oportunidad oficial,

si bien ee establece que todo esto será objeto de desarrollo y articulación de un decreto posterior,

aprobado por el Gobierno, previniéndose incluso la existencia de algún órgano de control con presencia

de miembros propios de las distintas fuerzas políticas contendientes.

LAS SUBVENCIONES

• Las normas electorales aprobadas prevén un mecanismo de subvención, si bien es a

posterio-ri y en función de los resultados electorales. Ahí nos hemos encontrado con un problema

respecto de la forma de articular ese sistema de subvención. Sabe usted que es práctica habitual t;l

hacerlo en otros países en función de los resultados de las elecciones precedentes, situación a la

que no podemos acogernos nosotros en estos momenos. Por ello, y como se ha hecho en algunas

experiencias recientes de algunos otros países, se opera en función de los resultados electorales y, por

consiguiente, subvención a posterior!, en la que se van a articular dos criterios: el de la subvención

en función de escaños obtenidos y en función de unos votos obtenidos para lograr precisamente esos

escaños que cada una de las candidaturas haya obtenido. El problema fundamental que van a tener

los distintos partidos, asociaciones y federaciones es el de conseguir algún tipo de prefinanciación con

vistas a osa subvención. Las normas electorales, en alguna medida para establecer un

procedimiento cíe (-nla-ce entre esa financiación espera-ble a posterior* y la que a piíori se

pueda obtener. Se piensa establecer que las instituciones financieras puedan contar con la determinación

por parte de la candidatura de que la percepción en su día de las subvenciones se haga directamente

por la institución financiera que hubiera anticipado fondos para financiar la campana electoral.

• Las elecciones se van a desarrollar, yo creo, por ío menos así están concebidas, con

absoluto rigor y garantía en cuanto » los distintos mecanismos y en cuanto a los distintos órganos

que van a intervenir en el procedimiento electoral. Por una parte, las atribuciones propias de la

administración electoral van a ser asumidas por una junta electora) central, juntas electorales

provinciales y juntas de zona quei son a nivel, como me parece que le he dicho antes, de partido

judicial.

La composición de estas juntas üene un alto grado de judicialidad en relación con sus precedemos, que

son las actuales juntas de) censo. De ellas se ha excluido 4 todos aquellos vocales que tienta en alguna u

otra forma su posí» oión dependiente de una libre dé» signacion del Gobierno, de manera ijue ésas son la

smodificaeíone| fundamentales con respecto e lae conocidas juntas del censo: gradó superior de

judicialización y ellj minación de vocales o miembioé que tuvieran su cargo dependiente de una libre

decisión del Gobierno,

En la junta de más alto nivel, la Junta Central, se prevé la posibilidad de existencia de hasta cinco vocales

eventuales, porque son para, estas primeras elecciones. que serían designados en virtud de presentación

que hicieran la? fuerzas contendientes en el proceso electoral. En las juntas de zona habría representantes

de los electores. En lo que concierne al procedimiento electoral, fundamental, mente votación y

escrutinio, estA previsto que cada una de las candidaturas puedan designar hasia dos interventores, que

pueden sus-tituirse entre sí sin que más de uno pueda desempeñar simultáneamente el cargo.

Se prevé la existencia de apoderados de las candidaturas y, consiguientemente, creo que en estos términos

está perfectamente garan-tizada la objetividad e imparciali-dad de todo el aparato del Estado en lo que

respecta al desarrollo de estas elecciones. Yo estoy convencido que? las elecciones serán cu-mo Dios

manda, que. habían de desenvolverse con absoluta normalidad y que el rigor y la honestidad con que e!

Gobierno las plan-tea darán de lado a cualesquit-i» recelos que puedan existir respecto de estas primeras

elecciones, en las que somos plenamente c.vne-cientes de que nos estarnos jugando la consolidación de

un futuro que todos aspiramos a que se» el mejor futuro para los españoles.

 

< Volver