Autor: López Rodríguez, Florentino (NEGRÍN). 
   Las normas electorales     
 
 Pueblo.    16/03/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

NOTAS DEL DÍA

Las normas electorales

EL Gobierno, en su junta de ayer, aprobó las normas reguladoras de las próximas elecciones generales. Se

ha escogido ia vía de inspiración tradicional, puesto que su basamento se afianza en la ley de 1907,

enriquecida, naturalmente, con los avances técnicos modernos. Al fin triunfó el sistema de listas cerradas

y bloqueadas que favorece la candidatura de partidos, aunque se admiten también las independientes.

Salta a la vista que el Gobierno ha querido extremar la pureza de los comicios. Los ministros, como tales

ministros, no podrán presentarse; tendrían que dimitir. No así el presidente. Para garantizar la limpieza

del sufragio, de las Juntas electorales desaparecen los miembros de libre designación, y, en cambio,

entran electores y representantes de las fuerzas políticas en presencia. La campaña electora} estará

presidida por el principio de igualdad de oportunidades, con libre y gratuito acceso de las candidaturas a

televisión, radio y Prensa dependientes del Estado. Para ello, como es natural, habrá organismos de

control compuestos por representantes de la Administración y da los partidos contendientes. La medida es

elemental. En reciente comentario lo apuntábamos aquí. Sosteníamos entonces, por sentido común, que la

Prensa oficial tenia que correr la misma suerte que la televisión y la radio estatal, de tal forma que las

fuerzas de izquierda, hasta ahora huérfanas de Prensa propia, sólo iban a tener derecho, lo que se dice

derecho, en las publicaciones dependientes d« la Administración, Con su» equitativas controles.

A partir de ahora los caminos quedan más despejados. La ley, los procedimientos y las vigilancias aspiran

a que a las Cortes llegue la representación más fiel posible de la voluntad nacional. Pero hay cuestiones

previas por solucionar. La nota oficial habla de los diversos partidos contendientes en las elecciones.

Fórmula vaga e imprecisa. ¿Diversos partidos debe entenderse como todos los partidos que quieran

participar? Claro que ei Gobierno dirá que no está a su alcance lo que en estos momentos depende del

Tribunal Supremo. Y efectivamente así es. Pero el tema está sobre el tapete. Ayer mismo, en el Club

Siglo XXI, don Rafael Pérez Escolar, vicepresidente de uno de los partidos de Alianza Popular, hablaba

de la aceptación de todos los partidos e ideología» sin exclusión alguna.

En fin, el alma de la ley es una democracia para todos los españoles; una democracia que posibilite la

convivencia estable, pacífica y duradera. El Gobierno está haciendo io posible para que sea una realidad.

Las fuerzas políticas de la sociedad y la sociedad misma están procediendo con sensatez y moderación.

Oe ahí fa repulsa general a ios extremismos criminales.

NEGRiN

 

< Volver