Las elecciones generales. 
 Casi 2.000 millones para subvención a los partidos     
 
 Diario 16.    17/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

8/NACIONAL

LAS ELECCIONES GENERALES

Casi 2.000 millones para subvención a los partidos

MADRID, 17 (D16).—Al menos 1.800 millones de pesetas calcula el Gobierno que deberá destinar a la

subvención de los partidos y candidaturas con motivo de las elecciones.

Esta suma se repartirá en función de los resultados que cada uno de ellos obtenga y bajo dos conceptos:

una cantidad por escaño conseguido en el Congreso y en el Senado y otra por voto obtenido.

De esta segunda fórmula de subvención quedarán también excluidos los partidos y candidatos e general

que no superen el mínimo estéril; es decir, un mínimo del 3 por 100 de los votos emitidos en la

circunscripción electoral por la que se presenten.

Esta modalidad implica que los partidos y candidatos no recibirán ninguna cantidad a cuenta, antes de la

fecha de las elecciones, y que deberán por tanto sufragar sus campañas electorales con fondos propios.

Financiación previa

El Gobierno estudia algunas fórmulas que permitan a los partidos y candidatos obtener financiación a

cuenta de las subvenciones que luego se repartirán.

la cifra de subvención total no ha sido aún determinada con exactitud y deberá ser aprobada mediante

un proyecto de ley de concesión de un crédito extraordinario con cargo a los Presupuestos del Estado para

el presente ejercicio.

Igual procedimiento se siguió para financiar los gastos del referéndum, que ascendieron a 1.350 millones

de pesetas. El proyecto de ley de este crédito extraordinario está pendiente de aprobación por las Cortes,

Dinero para otros gastos

Pero además de estos 1.800 millones de pesetas de subvención a los partidos, el Ministerio de Hacienda

deberá tramitar otro crédito extraordinario para hacer frente a los gastos generales de infraestructura,

organización y ejecución de las elecciones, que superarán, seguramente, los mil millones de pesetas.

Entre estos gastos hay que incluir los de corrección del censo, compra de unas 42.000 urnas (con un

presupuesto de casi 300 millones), papel e impresión de las papeletas de voto (tantas como candidaturas

por cada provincia multiplicadas por, al menos, el doble del número de electores, para prevenir pérdidas,

deterioros, etc.), cabinas para el relleno de las papeletas por el elector, dietas de los componentes de las

juntas del censo, horas extras del personal auxiliar, costes de escrutinio, publicidad institucional (sobre la

fecha de la elección, sobre las normas electorales, sobre los lugares de votación, etcétera), y otros varios.

 

< Volver