ABC de las elecciones. 
 Análisis de porcentajes en torno al Sistema "D´Hont"     
 
 ABC.    18/03/1977.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

A B C DE LAS ELECCIONES

ANÁLISIS DE PORCENTAJES EN TORNO AL SISTEMA «D´HONT»

Madrid. (De nuestra Redacción.) El sistema «D´Hont», que el Gobierno ha decidido adoptar para efectuar

una distribución proporcional de escaños en el Congreso, en función del número d* votos obtenido por

cada lista, de candidatos, presenta una serie de complejidades iniciales que son sólo aparentes, y» que los

técnicos en la materia, indudablemente no tropezarán con obstáculo» a la hora de aplicarlo, una» vez

realizados los comicios que se avecinan.

Pero no queremos referirnos hoy a las complejidades, sino a las deducciones —meramente anecdóticas,

aunque interesantes— que pueden obtenerse mediante la simple realización de algunos cálculos y análisis

de porcentajes. Sobre el mismo ejemplo práctico —y supuesto, naturalmente— que ofrecíamos ayer a

nuestros lectores en el que, por cierto, la repetición de alguna cifra en negritas pudo producir cierta des-

orientación fácilmente salvable, se pueden obtener las siguientes deducciones matemáticas:

DEDUCCIONES.—La lista A, que había obtenido en el ejemplo hipotético el 37.8 por 100 de los votos

emitidos, lograba cinco de los diez escaños disputados; es decir, el 50 por 100. La lista B, con el 20,2 por

100 de los votos, conseguía dos escaños, es decir el 20 por 100, y la lista C. con sólo el 16,4 por 100 de

votantes, alcanzaba el mismo resultado: dos escaños, o lo que es lo mismo, el 20 por 100. Finalmente, la

lista D. con sólo el 4 por 100 de votos, conseguía el 10 por 100 de escaños: es decir. uno,

La lista E. última del ejemplo propuesto, había conseguido solamente el 4 por 100 de los votos: es decir,

que rebasaba el 3 por 100 mínimo exigible, pero no llegaba B. alcanzar ningún escaño: le correspondían,

pues, cero escaños.

Pero además, comparando el censo de votantes con el número de votos emitidos. se deduce que no

votaron el 10,8 por 100 de los ciudadanos con derecho a voto.

Tenemos entonces, que eliminado ese 10,8 por 100 de abstenciones, hay un exceso de un 4 por 100 de

votantes en favor de la lista E, que, sumados al 0,2 por 100 sobrante de la lista B y al 0,8 por 100 sobrante

de la lista D, dan un total del 15,8 por 100 de restos, que han Ido —si las matemáticas no mienten— a

distribuirse así: 12,2 por 100 en favor de la lista A, que alcanza así cinco escaños y el 3,6 por 100 en

beneficio de la lista C, que consigue dos.

Esto también es sólo un ejemplo. Cualquier aficionado al cálculo y a la estadística, podría alcanzar

resultados parecidos, de simple valor anecdótico, que, en definiva. pueden poner de manifiesto una serte

de curiosas deducciones.

 

< Volver