Sistemas electorales. 
 La mayoría de los países europeos utilizan el sistema proporcional  :   
 El mayoritario está en vigor en Gran Bretaña y en Estados Unidos. Los alemanes occidentales prefieren un sistema mixto, con una representación proporcional personalizada. 
 Ya.    25/03/1977.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

25-III-77

INFORMACIÓN NACIONAL

Pág. 21 ya

SISTEMAS ELECTORALES

Ante la publicación en el "Boletín Oficial del Estado" d« las normas por las que se regirán las próximas

elecciones a Cortes, la agencia Cifra ha elaborado el siguiente servicio de documentación sobre los

sistemas electorales vigentes en varios países democráticos del mundo, los cuales han resuelto, por

diferentes procedimientos, la articulación de la representación nacional.

Las dos alternativas fundamentales planteadas ante la representatividad se han visto expresadas en dos

sistemas electorales, el mayoritario y el proporcional, que tienen como funciones primordiales la elección

de loa miembros tíel órgano legislativo según los intereses e ideologías de! espectro social.

El órgano legislativo puede ofrecer una diversa fisonomía según su estructura sea unicameral o bicameral.

La elección en un sistema bicameral puede realizarse por vno de los dos sistemas electorales

anteriormente señalados. Las tios Cámaras pueden elegirse con un niismo sistema, o bien, como en el

caso d« algunos países —Francia, Italia—, utilizar un sistema diferente para cada una de ellas.

Generalmente, la Cámara Alta o Senado, por el sistema mayoritario, y la Cámara Baja, por el

proporcional.

Sistema mayoritario a una vuelta

En el sistema electoral mayoritario la totalidad de loa escaños se asignan * los candidatos que han

tenido una mayoría de votos. El territorio se divide en distritos uninominales, según el número de

escaños, y por cada distrito puede salir un candidato. El triunfo se consigue por mayoría simple. Tra-

dicionalmente se ha venido relacionando este sistema electoral con una estructura bipartidista, polarizada

entre dos opciones políticas y como sistema que favorece la formación de mayorías sólidas en el

Parlamento.

Los partidos más pequeños están condenados a una faifa total de representación. Incluso puede darse el

caso de que un partido obtenga la mayoría en el Parlamento aun no habiendo conseguido una mayoría en

la votación general.

El gran modelo de sistema mayoritario es el de Gran Bretaña, después adoptado en los países de tradición

anglosajona: Estados Unidos y países pertenecientes a la Commonwealth.

Sistema mayoritario a dos vueltas

Las bases son esencialmente las mismas, salvo que el candidato pala ser elegido tiene que obtener una

mayoría absoluta—más del. 50 por 100—. Si en la primera vuelta no se cubre la totalidad de los escaños,

se celebra una segunda vjcltn -ballotage-, a la que tienen acceso los candidatos que hayan obtenido un

mínimo establecido—en Francia un 10 por 100—, resultando triunfadores en esta segunda vuelta por

mayoría simple.

Se reconoce la relación entre este sistema y la existencia de partidos dependientes entre sí en función de

las necesarias alianzas para la segunda vuelta. El ejemplo típico de este sistema es Francia. La Unión

Soviética y las democracias populares e u r opeas han adoptado también estfi sistema.

Sistema proporcional

En este sistema, ios escaños se atribuyen a los partidos. El territorio está dividido en circunscripciones

más amplias que los distrl-tus, míe son establecidas sobre bases regionales o nacionales. Estas

circunscripciones son plurniomma-les—se clise en cada una de ellas un número de candidatos propor-

cional a la población que posea—* La votación se realiza por listas de candidatos. Las listas pueden ser

cerradas « abiertas, según impidan o acepten—panachage—modificaciones en su composición.

Los sistemas proporcionales utilizan diferentes formas de distribución de los sufragios: El cociente

electora] es el resultado de dividir en cada circunscripción el número df sufragios expresados entre el

número de diputados a elegir. Si se elige por listas cerradas, cada candidatura tendrá tantos diputados

como veces está contenido el cociente electoral en e! número de sufragios obtenidos por lista. Cuando ias

candidaturas son de listas abiertas, se toma como base del cálculo "la media de ¡a lista", que se obtiene

dividiendo la suma d« sufragios obtenidos por todos los candidatos de la lista entre el número de

candidatos que la componen.

Aplicación de restos

Log restos son los votos que sobran a los partidos en cada circunscripción después de dividir el tota]

de votos recibidos por el cociente electoral utilizado.

La atribución de los restos puede hacerse en el plano nacional y el plano local, y en este último caso

según los siguientes métodos: Sistema de los restos mayores: Se conceden los escaños no atribuidos a

aquellos partidos a los que sobran mág votos tras la división basada en el cociente electoral. Favorece a

los partidos pequeños. Sistema de la media más alta: Se vuelve a, dividir de nuevo para cada partido ei

total de votos por el número de escaños ya recibidos más uno. El partido en la lista que obtenga una

media más elevada recibe el siguiente escaño, repitiéndose, sucesivamente, la operación hasta cubrir

todos los escaños sobrantes. ES un procedimiento que favorece a los partidos mayoritarios. E] método del

matemático belga Hondt, aplicado en Bélgica, permite encontrar en la misma operación los escaños del

cociente y los escaños dei resto que corresponden a cada candidatura.

Ei sistema proporcional garantiza de manera absoluta la representación a todas las tendencias políticas del

país. Las mayores críticas que recibe este sistema -son las de favorecer el multipartidistno y ja

atomización del espectro político. Por el contrario, sus defensores resaltan la mayor equidad de este

sistema y que la composición del órgano legislativo es más democrática.

El sistema proporcional ha sido adoptado por un número mayor de países que el sistema mayorl»

tarjo. Todos los países pertenecientes a la Comunidad Económica Europea lo utilizan, así como ¡os países

nórdicos.

Sistemas mixtos

Como intento de reunir las ventajas de los sistemas mayoritarios y proporcionales. Un ejemplo de este

sistema mixto es el de la República Federa) Alemana, con una representación proporciona] personalizada.

La elección de la Cámara Baja—Bundestag— se lleva a cabo para la mitad por el sistema mayoritario.

con una vuelta y en distritos uninominales. La segunda mitad, con e] sistema proporcional, con listas y

por regiones —Land—. Be tal manera, que en el voto se elige al candidato del distrito unipersonal y la

lista de partido. Los escaños se reparten según un criterio proporcional.

LA MAYORÍA DE LOS PAÍSES EUROPEOS UTILIZAN EL SISTEMA PROPORCIONAL

El mayoritario está en vigor en Gran Bretaña y en Estados Unidos • Los alemanes occidentales prefieren

un sistema mixto, con una representación proporcional personalizada

 

< Volver