Autor: Apostua, Luis. 
   La "clase" está disgustada     
 
 Ya.    24/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Jornada española

La "clase" esta disgustada

AHORA la ley electoral es un problema para la clase política. La prolija serie de causas de inelegibilidad

fuerza a los políticos colocados en el Poder a optar entre la dimisión o la renuncia a un escaño, a

sabiendas de que las futuras carreras, sin asiento en las Cortes, van a ser más difíciles. Hasta el momento

final teníamos la impresión de que las dificultades para presentarse a diputados serían suavizadas porque

este Régimen, como todo Régimen, necesita unos equipos humanos que este" a la orden del que manda.

Pero, en definitiva, no ha sido así, y las barreras establecidas contra los "hombres del gobierno" .son

bastante serias. Queda el recurso de la dimisión en el ultimo día del plazo establecido para ello, pero, en

definitiva, es una dimisión que puede hacerse definitiva.

Aunque este problema está circunscrito a los hombres en el poder, en su amplia área, y podemos tener la

tentación de frivolizado, lo cierto es que hay un serio disgusto en estas áreas de jóvenes ambiciosos y

animosos que han ayudado al presidente Suárez y ahora se sientan marginados. El público en sene ral es

de presumir que reaccionará bien, porque está vivo el escándalo de las elecciones a procuradores

familiares en 1971, que fueron el más sensacional desfile de directores generales que, jamás hubimos de

presenciar.

UNA vez que ya tenemos publicada la ley i-lectora!, quedan dos reglamentaciones fundamentales:

televisión y Movimiento Nacional, que son los dos factores electorales decisivos. La "tele" se abre

tímidamente; por ejemplo, en fechas recientes presentó a don Enrique Tierno y a don Felipe González y

ambos—con estilos personales muy diferentes—aprovecharon muy bien la oportunidad y dieron del

socialismo una imagen reposada y juvenil, rica intelectualmente y animosa. Pero ello son concesiones del

señor y no fruto de una sistematización de la política informativa e informadora de Prado del Rey.

Además, la simple inclusión de "spots" o comparecencia de líderes no lo es todo. Por ejemplo, durante la

campaña electora!, ¿qué clase de películas, obras de teatro y telefilmes vamos a ver? ¿Los que sugieran la

necesidad de "ley y orden o los que promuevan los valores sociales y comunitarios? La "tele" es un

mecanismo de increíble influencia que puede ejercerse en determinados sentidos, aun cuando puede casi

ocultar esos sentidos.

Luis APOSTUA

 

< Volver