Ya hay normas electorales     
 
 Pueblo.    23/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 78. 

YA HAY NORMAS ELECTORALES

En el título primero del decreto ley aparecen las disposiciones generales que regularán las próximas

elecciones. Entre otros puntos se señala que:

• Serán electores y elegibles todos los españoles mayores de edad incluidos en el censo.

• No serán elegibles; los ministros del Gobierno subsecretarios, directores generales y cargos

asimilados y, en genera], los que desempeñen cargos conferidos por decreto; los presidentes del

Tribunal Supremo, del Consejo del Estado, del Tribunal de Cuentas del Reino y del Consejo de

Economía Nacional.

• Tampoco podrán presentarse a las elecciones ios generales, jefes, oficiales, suboficiales y clase de

tropa de los tres Ejércitos, Policía Armada y Guardia Civil. Tampoco son elegibles los miembros

de !a carrera judicial y fiscal en activo.

• No son elegibles, asimismo, los gobernadores civiles, los delegados del Gobierno en las islas y

en Ceuta y Melilla, los presidentes de sindicatos nacionales, ni los cargos sindicales no electivos.

Tampoco lo son los presidentes y directores de organismos autónomos con competen, cía. en todo el

territorio nacional.

• Tampoco son elegí bles por el distrito comprendido en el ámbito de su jurisdicción los

presidentes de Diputación, mancomunidades y cabildos, asi corno los alcaldes. Tampoco Jo son los

secretarios generales de los Gobiernos Civiles, los delegados pro, vinciales de los Ministerios, ni los

presidentes y directores de organismos autónomos.

Los titulares de estos cargos que quieran presentarse a las elecciones deben presentar su dimisión dentro

de los ocho días si-fruientes a la convocatoria de las elecciones.

DELITOS ELECTORALES

Los funcionarios públicos que cometan alguno de los delitos electorales que señala el decreto-ley, serán

inhabilitados para el derecho de sufragio activo y pasivo y castigados con las mismas penas.

El decreto-ley especifica otras sanciones que se aplicarán a los que cometan delitos electorales relacio-

nados con los actos de propaganda, el intento de compra de votos, la inducción a la abstención, el impedir

la entrada en los locales electorales, los autores de tumultos...

En las disposiciones transitorias se señala que. en tanto no se adopten las medidas pertinentes en relación

con la estructura del Movimiento Nacional, no serán elegibles, en general, quienes hayan sido designados

por decreto de la Jefatura Nacional del Movimiento ni, en cada distrito, los subjefes provinciales,

delegados provinciales y jefes locales del Movimiento.

Para el cómputo de los plazos a que se refiere el decreto-ley, los días se entenderán como naturales.

En la última disposición final se indica que el decreto-ley entra en vigor mañana.

LAS JUNTAS ELECTORALES

En el título segundo del decreto ley se regula todo lo referente a la organización electoral. El capítulo

purimero se refiere a las ¡untas electorales, que serán central, provincial y de zona. La central tendrá su

sede en Madrid; las provinciales, en !as capitales de provincia, y las de zona. en las cabezas de los par-

tidos judiciales.

La junta electoral central será presidida por el presidente del Tribunal Supremo; las provinciales, por el

presidente de la Audiencia Provincial, y las de zona, por un juez de Primera Instancia.

La junta electoral central estará integrada, por cinco magistrados del Tribunal Supremo, un consejero per-

manente de Estado, los presidentes de la Academia de Ciencias Morales y Políticas, de la Academia de

Jurisprudencia y Legislación, del Consejo General de la abogacía y de la junta de decanos de Colegios

Notariales: un catedrático de Derecho y cinco catedráticos de Derecho o académicos elegidos entre los

que propongan las asociaciones, federaciones y coaliciones que presenten candidatos en más de

veinticinco distritos.

NUMERO DE DIPUTADAS Y SENADORES

Para la elección de diputados y senadores, cada provincia y las ciudades de Ceuta y Melilla. constituirán

un distrito electoral. Sin embargo, en el caso de los senadores, en las provincias insulares habrá nueve

distritos: Mallorca, Menorca, Ibiza-Formentera, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura. Tenerife. La

Palma. La Gomera-Hierro.

El número de diputados por provincia será el siguiente:

(«El Boletín Oficial del Estado» publica un ejemplo práctico sobre la forma de aplicar el método d´Hont).

Determinado el número de escaños que corresponde a cada lista, serán adjudicados a los candidatos in-

cluidos en la misma por el orden de colocación en que aparezcan.

En los distritos de Ceuta y Melilla será proclamado el candidato con mayor número de votos.

Para el Senado cada elector sólo podrá dar su voto a un máximo de tres de los candidatos.

Los electores de cada distrito serán distribuidos en secciones. Cada sección tendrá un máximo de dos mil

electores y un mínimo de quinientos.

LAS MESAS ELECTORALES

En el capítulo tres del titulo segundo, se regula todo lo concerniente a la formación de las mesas elec-

torales, y a este respecto se señala, entre otras cosas, que en cada sección electoral habrá una mesa que

será la encargada de presidir la votación, conservar «1 orden, realizar el escrutinio y velar por la pereza

del sufragio.

CONVOCATORIA DE LAS ELECCIONES

En el titulo tercero se anuncia que la convocatoria de las elecciones se efectuará por real decreto,

acordado en Consejo de Ministros y a propuesta del ministros y a propuesta del Gobierno.

Entre la fecha de publicación del decreto de convocatoria en el «B. O. E.» y la votación mediará un plazo

mínimo de cincuenta y cinco días.

• Tres: Soria, Guadalajara, Segovia, Teruel. Pa-lencia. Avila y Huesca.

• Cuatro: Cuenca, Zamora, Álava, Logroño, Albacete, Lérida. Burgos y Salamanca.

• Cinco: Almería, Huelva, Castellón. Lugo, Cáceres, Orense, Gerona, Valladolid, Toledo, Tarragona

Ciudad Real, Navarra y Santander.

• Seis: León, Baleares y Las Palmas.

• Siete: Badajoz, Jaén, Santa Cruz de Tenerife, Guipúzcoa, Córdoba y Granada.

. Ocho: Zaragoza, Pontevedra, Murcia, Málaga y Cádiz.

• Nueve: Alicante y La Coruña.

• Diez: Oviedo y Vizcaya,

• Doce: Sevilla.

• Quince: Valencia,

• Treinta y dos: Madrid.

• Treinta y tres: Barcelona.

• Los distritos de Ceuta y Malilla elegirán cada uno de ellos un diputado.

Cada distrito electoral elegirá cuatro senadores, a excepción de Mallorca, Gran Canaria y Tenerife, que

elegirán tres. Ceuta y Melilla elegirán dos. Menorca, Ibiza - Formentera. Lanzarote, Fuerteventura, La

Palma, La Gomera-Hierro, elegirán un senador.

Para el Congreso de Diputados, las listas de candidatos deberán contener tantos nombres como escaños

tenga el distrito.

Cada elector sólo podrá votar a una lista, sin modificarla ni alterar el orden de colocación de los

candidatos. (Esto quiere decir que las listas son bloqueadas y cerradas.)

Para la adjudicación de los escaños en el Congreso de Diputados se aplicará la regla d´Hont; es decir, se

efectuará el recuento de votos obtenidos por cada lista en e! distrito, ordenándose en una columna las

cantidades respectivas de mayor a menor. (No serán tenidas en cuenta las listas que hayan obtenido

menos del 3 por 100 de los votos válidos emitidos.) El total de votos obtenidos por cada lista se dividirá

por uno, dos. tres, etc., hasta un número igual al de escaños correspondientes al distrito. Los escaños se

atribuirán a las listas que tengan los mayores cocientes, procediéndose a la atribución por orden

decreciente de dichos cocientes.

PRESENTACIÓN Y PROCLAMACIÓN DE CANDIDATOS

Para el Congreso de Diputados podrán ser presentadas las candidaturas ante las Juntas provinciales a los

diez días después de ser convocadas las elecciones y antes de que hayan transcurrido veinte días de la

publicación de la convocatoria.

Podrán proponer candidaturas las asociaciones y federaciones inscritas en el Registro de Asociaciones

Políticas, asi como las coaliciones que puedan crear con fines electorales dichas asociaciones y federa-

ciones.

También podrán presentar candidaturas los electores de un distrito, siempre que lo hagan en número no

interior al I por 1.000 de los censados y, en todo caso, al menos de 500.

Ninguna asociación o coalición podrá presentar más de una lista de candidatos en el mismo distrito.

Ningún grupo podrá presentar lista propia en el mismo distrito en que lo haga la federación o coalición a

la que pertenezca.

La constitución de coaliciones electorales se hará constar ante la junta central.

En las listis tiene que constar la denominación o símbolo del grupo que las promueve, el nombre y

apellidos de los candidatos y su orden de colocación.

Las juntas provinciales proclamarán las candidaturas treinta días después de la publicación de la

convocatoria de las elecciones.

En cuanto al Senado, las candidaturas serán individuales a efectos de votación y escrutinio, aunque 1.a

presentación la harán como en el caso del Congreso de Diputados ( asociaciones, federaciones,

coaliciones y agrupaciones de electores.

El representante de cada candidatura podrá nombrar, cinco días antes de las elecciones, dos interventores

por cada sección.

PROPAGANDA ELECTORAL

La. campaña de propaganda electoral durará veintiún días y deberá terminar a las cero horas del dia

anterior a la elección.

Cada Ayuntamiento reservará lugares para la colocación gratuita de carteles, en los que cada candidato

dispondrá de la misma superficie. Quienes presenten listas de candidatos serán responsables de los daños

causados en los inmuebles por la propaganda gráfica.

Los grupos que presenten candidaturas tendrán derecho al uso gratuito 3e espacios en la televisión, radio

y Prensa de titularidad pública. El ejercicio de este derecho se regulará por decreto, en el que se señalará

el número mínimo de distritos en los que se han de presentar candidaturas para poder usar dichos

espacios.

También por decreto se constituirá un comité para radio y televisión, que, dirigido por la Junta central,

centro controlará la programación relacionada con las elecciones en televisión y en las emisoras de radio

de titularidad pública. El comité estará compuesto por personas designadas por el Gobierno y repre-

sentantes de los grupos que concurran a las elecciones.

Los actos públicos de propaganda e 1 e c toral, en los locales oficiales y en los lugares abiertos que

señalen los ayuntamientos, no podrán durar más de dos horas. En los locales no oficiales, la celebración

de estos actos será libre.

La celebración de estos actos de propaganda electoral se ajustará a lo previsto en la ley reguiadora del

derecho de reunión, aunque las competencias que en dicha ley se atribuyen a los gobernadores civiles,

serán asumidas por las juntas provinciales electorales, manteniéndose, sin embargo, las atribuciones

respecto al mantenimiento del orden público.

GASTOS ELECTORALES

E¡ Estado subvencionará con un millón de pesetas por cada escaño obtenido en el Congreso o en el Se-

nado. Asimismo, entregará cuarenta y cinco pesetas por cada voto obtenido por cada candidatura al Con-

greso que haya conseguido que uno de sus miembros obtenga un escaño de diputado. En el caso del

Senado, entregará quince pesetas por voto obtenido.

Los grupos que presenten candidaturas, podrán pedir que las subvenciones a que eventuaimente tengan

derecho, les sean abonadas en todo o en parte por entidades de crédito, las cuales compensarán estos an-

ticipos o créditos con cargo a las subvenciones del Estado.

Las juntas electorales fiscalizarán Sos gastos e ingresos de la campaña electora!.

Los grupos que presentan candidaturas podrán abrir cuentas en entidades ban-carias o cajas de ahorros

para la recaudación de fondos. No podran aportar fondos los organismos autónomos o de la

Administración del Estado, ni ¡as entidades locales o paraestatales, ni las empresas de economía mixta, ni

los extranjeros.

PROCEDIMIENTO ELECTORAL

El dia de la votación se constituirá la mesa electoral a las ocho y media de la mañana. La votación co-

menzará a las nueve de la mañana y terminará a las ocho de la tarde.

Ningún elector podrá votar en otra sección que aquella a que corresponda.

La votación será secreta.

El elector se acercará a la mesa, dirá su nombre y apellidos y tras cerciorarse que está en las listas del

censo, mostrará su documento nacional de identidad u otro documento acreditativo y entregará en mano

al presidente de la mesa electoral dos sobres.

En uno de los sobres incluirá la papeleta correspondiente a la elección para el Congreso, y, en el otro, la

que corresponde a la elección para el senado.

Para asegurar el secreto del voto, el elector podrá elegir las papeletas electorales e introducirlas en los

sobres, dentro de las cabinas dispuestas al efecto.

Las urnas, los sobres y las papeletas se ajustarán al modelo oficial que se determine por decreto y que. en

todo caso, han de garantizar el secreto y la pureza de la votación.

En las papeletas para la elección de diputados constará la denominación sigla o símbolo del grupo que

presenta la candidatura, así como el nombre de los candidatos, según el orden de colocación establecido.

Para el Senado, las papeletas constarán del nombre de los candidatos, precedido de un recuadro en el que

el votante señalará con una cruz el nombre del candidato elegido.

Los candidatos figurarán por orden alfabético de apellidos.

Las papeletas y sobres electorales serán de color distinto para el Congreso de Diputados y e! Senado.

Cuando algún elector prevea que el día de la votación no estará en el lugar que le corresponde ejercer su

derecho podrá emitir su voto por correo, previa solicitud a la junta de la zona.

En ¡os locales electorales no se podra entrar con armas ni realizar propaganda a favor de los candidatos.

EL ESCRUTINIO

Terminada la votación, en primer lugar ss escrutarán los votos para el Congreso de Diputados y después

los votos para el Senado.

Serán nulos los votos emitidos en papeletas n sobres no oficiales y las papeletas en que se hubieran

modificado o tachado nombres en el caso del Congreso).

Terminado el escrutinio, las mesas electorales comunicarán los resultados a las juntas provinciales y al

gobernador civil. E! escrutinio general en la junta provincial se hará cinco días después de la votación en

un acto público. Las juntas provinciales remitirán los resultados a la ¡unta central, que a su vez enviará a

las Cortes la relación de diputados y senadores proclamados electos en todo el territorio nacional.

RECLAMACIONES

Los acuerdos de las juntas provinciales sobre proclamaciones podrán ser objeto de recurso contencioso

electoral, del que conocerá la sala de lo contencioso administrativo de la. Audiencia Territorial. Para los

recursos sobre la validez de la elección será competente una sala de lo contencioso administrativo del

Tribunal Supremo.

Los recursos contenciosos electorales serán gratuitos y tendrán carácter de urgentes.

 

< Volver