Plaza de Oriente. VI aniversario. Los líderes pidieron el voto en las próximas elecciones. 
 Pronunciamiento civil, el objetivo de Girón     
 
 Diario 16.    23/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Diario 16/23-noviembre-81

PLAZA DE ORIENTE: VI ANIVERSARIO

Madrid — La campaña electoral de la extrema derecha, o mejor de los «líderes caris-matices» anclados

en las doctrinas del anterior régimen, se inició al mediodía de ayer en la plaza de Oriente de Madrid.

Blas Pinar, Raimundo Fernández-Cuesta y José Antonio Girón llamaron a la unidad ante las urnas y

reclamaron para sí el voto en las próximas elecciones generales.

No hubo programa electoral, pero sí utilizaron el nombre de España como «lema de campaña», excusando

así tener que aportar soluciones a los problemas de la nación, pero sí denunciando lo que para ellos son

los males que acosan la vida española.

No faltaron, como en ocasiones anteriores, las alusiones a las autonomías desmembradoras de la unidad

nacional. Hubo llamamientos al «pronunciamiento civil», repetidas veces por parte de Girón de Velasco,

que incluso cajificá de democrático, en una ocasión, a este planteamiento.

Como ya anunciara Blas Pinar el día anterior, no hubo alusiones ni apología de los golpistas del mes de

lebrero, aunque si se pro nunciaron frases contra el «Ayuntamiento socialcomu-nista* de Madrid, que les

había puesto trabas para celebrar su acto anual.

Unidad

Las figuras de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera volaron en espíritu la concentración,

según dijeron los oradores. Pero en esta sexta reunión se miró más hacia el futuro, hacia las elecciones

próximas, que haeia el pasado.

Quizá por eso se echaron de menos los abundantes y habituales ataques al Gobierno. Los hubo, sí, pero

menos que en ocasiones anteriores.

En cualquier caso, la organización de su estructura en el plano electoral era lo primordial. Blas Pinar llegó

a pedir claramente el voto para los líderes de la extrema derecha que allí estaban, aunque personalizó, ya

que dijo a los congregados que no debían votar ni al centro, ni al centro-derecha, ni a la derecha, ni a la

extrema derecha, sino a ellos.

Blas Pinar centró su intervención en decir que los males que aquejan a España tienen su origen en que

se ha ultrajado a la milicia y a la religión. A la cruz y a la bandera, precisó. Raimundo Fernández-Cuesta,

el más agrio de los oradores, atacó personalizando en el Partido Nacionalista Vasco, en el presidente del

Gobierno de Vito ría, Carlos Garaicoechea (cuyo nombre no supo pronunciar), el presidente del PNV,

Javier Arzallus. Habló mal de los nacionalistas catalanes y calificó de «trágicos sucesos» los reflejados

por el «Guernica», de Picasso.

Atacaron menos al Gobierno, pero no dejaron de decir que España va mal. Los líderes de la extrema

derecha pidieron unidad electoral y Girón hizo un llamamiento para el «pronunciamiento civil».

Los líderes pidieron el voto en las próximas elecciones

PRONUNCIAMIENTO CIVIL, EL OBJETIVO DE GIRÓN

 

< Volver