Autor: Rojo, Alfonso. 
 Ante los excombatientes, justificó el 23-F, aunque lo calificó de ilegal. 
 Girón, el golpe y el Apocalipsis nacional     
 
 Diario 16.    08/06/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

NACIONAL

No hubo gritos ni crispacionts. Al final tan sólo las voces de rigor y el «Cara al sol».

Ante los excombatientes, justificó el 23-F, aunque lo calificó de ilegal

GIRÓN, EL GOLPE Y EL APOCALIPSIS

NACIONAL

Texto: Alfonso ROJO Fotos: Gustavo CATALÁN

Madrid — José Antonio Girón de Velasco aproxima su impresionante cabeza al micrófono y se dirige con

voz de trueno al público que abarrota el auditorio del hotel Convención.

«El 23 de febrero de 1981, un grupo de hombres, miembros todos ellos cualificados de las Fuerzas

Armadas de España, irrumpieron inesperadamente en el marco político en un pronunciamiento que se

encaminaba a un intento de reconducir a la nación española por otros derroteros.»

Acababa de comenzar el acto de clausura de la VII Asamblea de la Confederación Nacional de

Excombatientes. La mayor parte de la gente se levanta de sus asientos y prorrumpe en aplausos. En

primera fila, eí ex pre sidente del Consejo de Estado, Antonio María de Oriol y Urquijo; el líder de

Falange, Raimundo Fernández Cuesta; el ex ministro Utrera Molina; el economista Funes Robert, y

algunos otros, se ponen en pie. Los generales Díaz de Mendíbil, Ruiz Hernández, y los ex ministros Suva

Muñoz y Fernández de la Mora, permanecen sentados.

Con voz profunda y alti snante Girón continúa destapando «los males de España».

«Los hombres del 23 de febrero se pusieron u) margen de la ¡ey, pero sólo puede analizarse el hecho en

su dimensión política a Ja luz de la catástrofe publica que acaso llevo a la exasperación u al ¡imite de la

paciencia a quienes ¡también un función du razones constitucionales! pudieron sentirse Humados u

intervenir en delensu de lo fundamental, cuando lo fundamimtai, lo permanente, lo esencia), corre riesgos

de gasificación».

Los asisl.enl.es vuelven a aplaudir con energía. La mayor partí; son hombres que rondan Jos sesenta y

llevan en la solapa la estrellita de alférez pro visionar o la cruz de roquetes.

Escapada de Silva

Aprovechando la salva de aplausos, el ex ministro Suva Muñoz se escabulle hacia la salida; lo que liaría

comentar ;.¡ una mujer al término del acto: «Hu venido a cumplir poique cobra de "El Alca zar", pero se

ha marchado a toda prisa.»

En un estilo barroco, casi poético, Girón desgra na su discurso atribuyen do a las autonomías «la

¡alta de estabilidad nació nal» y considerando res ponsabies de la situación «a quienes gobiernan y a

quienes se oponen, que han formado un oscuro maridaje».

Habla de la «espada lia migera de Valéry Giscard d´Estaing», oponiendose a la entrada de España en el

Mercado Común y rechaza la «Europa decadente», como el modelo al que España se puede

hámulogar. «bi no nos hubiéramos preguntado con tanta insistencia lo que el mun do iba a pensar de

noso Iros, no ncs estaríamos ahora preguntando lo que va u ser de hispana.»

A diferencia de lo que son las concentraciones en la plaza de Oriento, los aniversarios Franquistas o los

actos de Fuerza Nueva, l¡i reunión de los ex combatientes discurre sin gritos ni crispaciones.

Solo al final, cuando Girón hace referencia al asalto de) Banco Central de Barcelona, la emoción

so desborda: «Rechaza inos la vil campaña de descrédito que se está intentando contra las fuerzas

Armadas, como la que tuvo por escenario Barcelona.»

Los aplausos y los gritos ahogan el resto de Jas palabras de Giran, que cita al actual ministro de

Defensa y pregunta «qué responsabilidades y dimi sienes se han exigido por tanta felonía». Todo termina

con los gritos de rigor, los vivas a las FFAA, a la Guardia Civil, a España y el canto del «Cara al Sol».

Antonio Marta de Oriol y Urquijo, que se había acercado al estrado para estrechar la mano de Girón, no

levanta el brazo, pero entona ¡a canción a media voz, Jo mismo que Jos militares y los ex ministros.

Otro periódico y TV til discurso de Girón, ai que una mujer gritó con fuerza «eres el mejor ministro de

Trabajo que ha tenido España», ha sido el broche lina) de la Vil Asamblea de Excombatientes. Durante

los días 6 y 7, doscientos cincuenta compromisarios llegados de todos los puntos de España se reunieron

en el Colegio Mayor Mará para discutir la situación política española y decidir la postura de los ex

combatientes al respecto.

En el plano de los proyectos, los excombatientes han decidido promover la creación de colegios mayores

universitarios -hasta el momento sólo son propietarios del Colegio Mayor Mará— instar a la empresa

editora de «El Alcázar» para que publique un periódico deportivo y dirigirse al Gobierno para conseguir

una emisora de radio y televisión.

8-junio-8l/Diario16

 

< Volver