Blas Piñar, en Mallorca. 
 "Yo no soy partidario de un Gobierno militar"  :   
 "Si el Rey propone para la investidura a un militar, y la Cámara lo aprueba, me parece completamente constitucional". 
 El Alcázar.    15/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Blas Piñar, en Mallorca

«Yo no soy partidario de un Gobierno militar»

« Si el Rey propone para la investidura a un militar, y la Cámara lo aprueba, me parece completamente

constitucional»

«Si el Rey propone para la investidura a un militar, y la Cámara lo aprueba, me parece completamente

constitucional. Ahora bien, yo no soy partidario de un Gobierno militar», afirmó el diputado por Unión

Nacional, don Blas Pinar, en el transcurso de una rueda de Prensa celebrada ayer en Mallorca.

Ei señor Pinar declaró también que «como militares, considero a los generales Armada y Milans del

Bosch hombres de honor, mientras no sexlemuestre lo contrario».

Del teniente coronel Tejero dijo: «Siempre he tenido a cualquier hombre del Benemérito Cuerpo de la

Guardia Civil como un hombre de honor. Por consiguiente, el teniente coronel Tejero, y cualquier otro

miembro de la Guardia Civil, mientras no se demuestre lo contrario, es un hombre de honor.»

Sobre la Constitución, recordó que su partido no ¡a aprueba, que en su momento hicieron propaganda en

contra «igual que lo hizo el Partido Nacionalista Vasco». Precisó que la Constitución «hace ingobernable

a España» y que Fuerza Nueva apoyaría a un Gobierno que llevase a cabo una revisión profunda de la

Constitución «dentro de ¡os cauces que la propia Constitución permite».

Mitin en el Palacio de Congresos

El líder de Fuerza Nueva había intervenido el viernes por la noche en un acto de afirmación nacional que

se celebró en la Sala Magna del Palacio de Congreso del Pueblo Español, que estaba completamente llena

de público.

«¿Qué se esconde debajo del 23 y 24 de febrero? —preguntó Blas Pinar, durante su alocución. «Yo, tengo

que reconocerlo, fui el primer sorprendido, aunque hay palabras que están en la Prensa y en los medios

informativos en vísperas del verano del 80, que ya hablaban de un Gobierno de concentración presidido

por un militar.»

«No soy yo por tanto —continuó e\ presidente de EN — quien lo dice, sino los adversarios, que afirman

que en ese Gobierno estaban presentes, entre otros, los socialistas. ¿Quiénes son entonces los golpistas?»

«Como testigo», relató pormenores de la noche del 23, sin entrar en aspectos que afectan a la calificación

penal, que es cosa de los jueces. Así dijo que una vez que salió a los lavabos pudo hablar con un guardia

civil, al que preguntó algo so-bre loque ocurría y los motivos por los que lo hacían. «Lo hacemos por esto

que lleva usted aquí, me contestó, señalándome los colores de la Bandera de España que llevaba yo en la

corbata.»

Respecto a la Constitución dijo, repasándola, que sólo habla de derechos y nada de deberes, y que no

garantiza ei derecho a la vida —segando sus fuentes con la posibilidad que ofrece ai aborto y con e!

terrorismo que no cesa—; el derecho al trabajo —con una mendicidad y un paro que crecen

continuamente—: el derecho al honor —con unas revistas que difaman y mienten — ; el derecho a la

propiedad— con una delincuencia común que hace exhaustivo el trabajo de la Policía y con las cárceles a

tope, con veinticinco mil reclusos—, «No se pueden, por tanto, levantar altares a las causas —manifestó

Pinar con referencia a los hechos del 23 y 24 de febrero— y cadalsos a las consecuencias», terminó.

«Cuando los hombres de uniforme caen y se-ensalza a los asesinos —dijo a continuación— nacen la

indignación y el repudio. Y prosiguió: «Cuando se ultraja u la Bandera, cuando se ve caer a esos hombres

de uniforme, cuando las personas están amenazadas, ¿quién con honor no se siente ofendido? De esas

causas —finalizó— se siguen estos acontecimientos.» Y volviendo sobre la noche del 23 en el Congreso

de los Diputados, Pinar afirmó con énfasis, refiriéndose a la comparación que muchos medios de

comunicación han hecho de los guardias civiles mandados por Tejero con los terroristas, que «¡ya

quisiera yo que las libertades las quebrantasen así los asesinos de la ETA!»

Últimos actos

El presidente de Fuerza Nueva, tras almorzar ayer en Campanet con los representantes de su partido en

las cabeceras de comarca de la isla de Mallorca, viajó a Menorca donde visitó la sede de Alayor e

inauguró la de Mahón. Hoy domingo intervendrá en la capital de esta isla con un acto de afirmación

nacional.

 

< Volver