20-N. La unión de los españoles. 
 "Los españoles hemos reaccionado"  :   
 "En esta punta de Europa se juega el destino de una cultura y una civilización, cuyos cimientos parecen quebrantarse como fruto de una tenaz tarea destructora". 
 El Alcázar.    18/11/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Blas Pinar:

«En esta punta de Europa se juega el destino de una cultura y una civilización, cuyos cimientos parecen

quebrantarse como fruto de una tenaz tarea destructora»

UNA fe, una Patria, una bandera, proclamamos hoy en esta Plaza de la lealtad!

Lealtad a José Antonio y a Franco, lealtad a unos ideales, lealtad a la sangre de los héroes y de los

mártires que dieron su vida por defendernos, lealtad a España, que, otra vez en peligro, nos convoca para

mantenerla unida, frente a toda desunión, grande contra los pigmeos que pretenden debilitarla, y libre de

toda presión externa o interna que tratede convertirla en país, primero, y en colonia, después.

En esta mañana da noviembre, con el corazón enardecido y el alma jubilosa, nos congregamos centenares

de miles de hombres y mujeres de todas las tierras de la Patria. Con nosotros están nutridas

representaciones de Europay de América, que han hecho suya esta magna concentración, que han hecho

de la Plaza de Oriente el «campus» de la libertad y de la dignidad, que miran a los españoles con un

anhelo transido de ilusión y de esperanza.

Porque aquí, en esta punta de Europa, se juega el destino de una cultura y de una civilización, cuyos

cimientos parecen quebrantarse como fruto de una tenaz y machacona tarea destructora. El magisterio

deserta, la autoridad consensúa, la ley homologa el crimen, la Patria se pone a votación, y hasta el aborto

inhumano se levanta como un derecho de la mujer.

Todo vacila y se desmorona. Todo se ensucia y se agrieta. Todo se transforma en una contradicción

brutal: los oficiales de prisiones se encierran en las cárceles como protesta ante su honor ofendido,

mientras los presos se amotinan o se escapan de las cárceles; la pena de muerte queda abolida para los

asesinos, pero los asesinos la imponen con una absoluta impunidad, empapando de sangre nuestros

pueblos y enlutando a la gran familia española; la justicia social se esgrime como una pancarta marxista,

cuando el marxismo está arruinando la empresa, esquilmando económicamente a la nación, promoviendo

el paro y dejando sin pan a los trabajadores; la UCD —que nos ha prometido un Gobierno para 107

años—, en vez de cumplir todo lo que promete, promete todo lo que no puede cumplir.

Pero nb importa. Lo peor que podría sucedemos sería que ante tanta miseria nos entregásemos a la

desesperación o nos inclináramos por el abandono. Si ello fuera así, ni España sería España, ni nosotros

mereceríamos ser españoles. Los pueblos demuestran que lo son en los trances difíciles, y lo demuestran

creciéndose, fortaleciéndose y agigantándose en medio de la amenaza y del peligro.

Y España y los españoles hemos reaccionado; y esta reacción, que «Fuerza Nueva» en gran medida puso

en marcha, bajo el signo de la unidad y de la continuidad, ya es fmparable. Tenemos fe, tenemos

patriotismo, tenemos una bandera roja y gualda. Tenemos una juventud ardorosa, tenemos a las mujeres,

las más femeninas y las más bellas, tenemos a los trabajadores que acuden a nuestras filas desengañados

de tanta mentira y de tanto parlanchín. Solónos hace falta entender, pero entender sin dudas ni

vacilaciones, que el enemigo no tiene otra moral que la que puede suministrarle nuestra cobardía; que lo

importante, lo necesario y lo urgente no es otra cosa que hacer de todos los corazones un solo palpito, de

todas las voluntades una sola decisión, y de todas las voces una sola voz de mando.

Yo me atrevo a darla desde esta tribuna, desde esta Plaza de Oriente, desde este «campus» de fe libertad y

de la dignidad de un pueblo: ¡Adelante españoles! ¡Sin miedo a nada ni a nadie! Con el recuerdo

imborrable de José Antonio y de Franco. Por la fe y la Patria. Con las banderas en alto y sin arriarlas

jamás.

¡VIVA CRISTO REY! ¡ARRIBA ESPAÑA! ¡ADELANTE ESPAÑA!

LOS ESPAÑOLES HEMOS REACCIONADO

 

< Volver