20-N. La unión de los españoles. Luis Peralta España. Secretario de la Confederación Nacional de Combatientes. 
 "Firme esperanza en la unidad"     
 
 El Alcázar.    18/11/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Luis Peralta España

Secretario de la Confederación Nacional de Excombatientes

"FIRME ESPERANZA EN LA UNIDAD"

INTERVINO en primer lugar Luis Peralta España, secretario general de la Confederación Nacional de

Excombatientes, poniendo de relieve el significado profundamente religioso que el acto tiene y

conservará siempre en memoria .del Caudillo de España, Francisco Franco, y del fundador de Falange

Española y capitán de juventudes, José Antonio Primo de Rivera.

«Nuestro emocionado homenaje —añadió Peralta— se extiende también a todos los Caídos por Dios y

por España, y a los militares, miembros de las Fuerzas de Orden Público y ciudadanos civiles, vilmente

asesinados por el terrorismo marxista.»

Esta palabras fueron rubricadas por la multitud con aplausos y vivas a las Fuerzas Armadas y de Orden

Público, vítores que se repitieron en varias ocasiones en el transcurso de su intervención.

A continuación Luis Peralta glosó la grave y difícil situación en la que se encuentra España, «con unos

estatutos denominados de autonomía, aprobados todos sabemos cómo, pero oficialmente aprobados, y a

punto de ser ratificados», hecho que confería al acto «un carácter especial» plasmado en el lema de la

convocatoria.

Después enumeró unas consignas destinadas a conseguir un mejor desarrollo del acto. Pidió el secretario

general de la Confederación, entre otras cosas, la mayor asistencia posible a la misa por el Caudillo que

tendrá lugar mañana en el Valle de los Caídos, a las seis de la tarde, y solicitó especialmente que, cuando

se produzca la ratificación de los estatutos de autonomía en el Congreso que se cubran los balcones y

ventanas de colgaduras con los colores de la Bandera Nacional.

Peralta España concluyó, entre continuas ovaciones de la multitud a Franco y José Antonio, subrayando el

cumplido testimonio que la concentración representaba de recuerdo al Caudillo «y de la más firme e

ilusionada esperanza en la sagrada e indisoluble unidad de la Patria». Por último gritó «Viva España y

Arriba España».

 

< Volver