ABC en Bruselas. 
 El ejecutivo del Mercado Común volcará su peso político a favor de Don Juan Carlos  :   
 Las conversaciones de Giscard y Scheel, la próxima semana, con el Monarca español, serán definitivas. 
 ABC.    22/11/1975.  Página: 46. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. SABADO

DE NOVIEMBRE DE 1975. PAG. 46.

ABC EN BRUSELAS

EL EJECUTIVO DEL MERCADO COMUN VOLCARA SU PESO POLITICO EN FAVOR DE DON

JUAN CARLOS

Las conversaciones de Giscard y Scheel, la semana próxima, con el Monarca

español, serán definitivas

BRUSELAS, 21. (Servicio especial por télex.) Las conversaciones privadas que el Principe Don Juan

Carlos celebrará, en el curso de la semana entrante y como Rey da España, con las primeras autoridades

europeas que lleguen a Madrid con te intención da asistir al «Te Deum» del día 26 serán definitivas para

el futuro de las relaciones EspañaC. E. E., y constituirán la base de una primera concertación política de

tos «nueve» sobre España. Dicha concertación encontrará su marco ideal en la próxima reunión del

«Consejo Europeo» o «cumbre» de jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad a reunirse en Roma

ios dias 1 y 2 del mes de diciembre.

Nadie duda en los medios políticos de las Comunidades Europeas que el ejecutivo de la C. E. E. va a

volcar todo su peso político en favor del Príncipe Don Juan Carlos, y muchos funcionarios aseguran que

este espaldarazo que la Europa comunitaria desea ofrecer a la nueva Monarquía española se traducirá muy

pronto en la reanudación de las negociaciones comerciales MadridBruselas, suspendidas desde el pasado

mes de octubre por decisión del Consejo de Ministros de la C. E. E. Quede claro que no todos los sectores

políticos de la Europa comunitaria actuarán de la misma manera que, hoy por hoy, desean hacerlo quienes

ostentan el Poder real, y estas divergencias han abierto ya un debate serio en el seno de los «nueve» que

tendrá sus incidencias en las políticas nacionales de cada país del Mercado Común.

Tres son las posiciones claves del debate europeo sobre España, que van, naturalmente de derecha a

izquierda. La primera corresponde al ejecutivo de la C. E. E., a las coaliciones gubernamentales que

ostentan e/ Poder real, y aboga por un apoyo Incondicional al futuro Rey de España para ayudarle en lo

que ellos consideran «la necesaria evolución política de España hacia la democracia». No son pocos los

comentaristas europeos que aseguran conocer el deseo de los «nueve» de ver pronto la entrada de tina

España demócrata en el seno de la C. E. E., y la táctica a seguir por el ejecutivo comunitario en su

proyecto de ayuda al lluevo Rey: apoyo político en el plano internacional, y apoyo económico y

comercial en el plano interno.

La segunda posición política europea trente a España, representada por la mayoría de los partidos

socialistas, coaliciones de la oposición y con simpatías en ciertos Gobiernos

como el holandés y el danés, aboga por una «neutralidad» frente a la nueva Monarquía española, a la

espera de gestos o resultados que demostraran el deseo de los dirigentes españoles de caminar hacia la

democracia.

Por último, la izquierda pura europea se niega a que la Comunidad abra sus manos y puertas a la «nueva

España» hasta que no se dé por terminado el presunto proceso evolutivo, es decir, hasta que no se acepten

en Madrid todas las premisas de las democracias liberales europeas.

Así está planteada la batalla política intracomunitaria sobre España. El ganador, por e/ momento, es el

ejecutivo comunitario, mal que le pese al centro o a la izquierda europea, y están dispuestos a mantener

durante algún tiempo su programa, siguiendo el ritmo que Impongan París y Bonn, las capitales más

¡nteresedas en promocionar y apoyar la nueva Monarquía. Primera prueba de ello está en el anuncio de la

próxima llegada a Madrid de Giscard d Estaing y de Walter Scheel para asistir al «Te Deum». Asimismo,

hemos sabido hoy que la Comisión Europea estará representada por un comisario —aún no designado—

en dicha ceremonia, y que en la jura del Principe y en el entierro de Franco será el director general de

Relaciones Exteriores de la Comisión, Edmond Wellenstein, quien representará al Colegio de Comisarios

de Bruselas.

 

< Volver