Autor: Fernández-Cuesta Illana, Nemesio. 
 Serrano 61.. 
 Servidor del pueblo     
 
 ABC.    23/11/1975.  Página: 41. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

SERRANO 61

SERVIDOR DEL PUEBLO

Con espontaneidad, con la naturalidad propia de una convicción apenas enraizada, pero que responde a

sentimientos profundos, nos referimos a Don Juan Carlos de Borbón como Rey de los españoles. Es,

desde ayer, el Rey de España. Se anuda un tanto la garganta y se estremece el espinazo al pronunciar esas

palabras de evidente carga carismática. Sin embargo, al atribuirle lo que es su derecho y su deber, al

llamarle Rey de los españoles le sentimos más nuestro, más de todos y de cada uno —como él ha dicho—

al personalizar la mayor virtud de la institución monárquica.

La realeza necesita cetro y corona, no debe prescindir de símbolos, de resortes emocionales compatibles y

complementarios de su personalidad, pero la trascendente actualización de la eficacia monárquica, como

forma de Estado, requiere un permanente contraste de servicio, que es precisamente su Justificación, su

erran cometido histórico. Don Juan Carlos no ha de ser estadista ni gobernante. Es el Rey. Pero el Rey es

el primer servidor del pueblo y ha de velar por el bienestar de los españoles y cuidar de que ese bienestar

tenga concreciones materiales de justicia, de libertad y de convivencia.

Hemos de ser ambiciosos y no conformistas. Un Rey, como tal, templa y manda. Verbos castizos. Sólo

mira, por encima de personalismos y banderías, el interés general, que es su único objetivo. Para lo que ha

nacido, vivido y sacrificado. España dispone de una gran oportunidad interior y exterior, cara y envés de

un mismo problema. Elegir es siempre dramático. Pero si la muerte de Franco, su obra y su dimensión

histórica han sido acogidas con respeto hasta por sus más vociferantes enemigos, la España que recibe el

Bey ha de aspirar, en lo pequeño y en lo grande, en lo cotidiano y en su proyección de futuro, al

aprovechamiento integral de todas sus vía» de progreso.

Quiero ser un Bey de nuestro tiempo, advirtió en su día Don Juan Carlos, y los españoles necesitan que lo

sea en esta nueva etapa de la Historia de España que ayer anunció a las Cortes en el primer mensaje de la

Corona.—Nemesio FERNANDEZ CUESTA.

 

< Volver