Con enorme arraigo popular     
 
 ABC.    28/11/1975.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC VIERNES 28 DE NOVIEMBRE DE 1975 Pag.8

CON ENORME ARRAIGO POPULAR

EN su primera solemnidad pública propia —misa del Espíritu Santo en los Jerónimos y parada

militar ante el Palacio Real— los Reyes de España han recibido la más expresiva y

multitudinaria demostración de adhesión popular.

El entusiasmo del pueblo madrileño, el de más ancha base representativa, porque lo componen gentes de

todas las provincias y lugares españoles, se ha desbordado en afecto hacia los Reyes y ha ido

acrecentando sus aplausos y vítores a lo largo de una histórica jornada que para muchos, para quienes han

llegado a ver continuada en su vida la Monarquía española, ha tenido, particularmente, una emocionante,

entrañable, significación.

LAS aclamaciones populares a los Reyes han expresado, en la inolvidable mañana de ayer, la respuesta

comunitaria de plena conformidad a la abierta y sincera convocatoria que hizo el mensaje de la Corona.

El pueblo se ha sumado espiritualmente a los Reyes, en entusiasta consenso de concordia, para el mejor

servicio a España. Y ha probado, con su libre y masiva actitud, que el paso del tiempo no debilitó el

profundo arraigo popular de la Monarquía. Pues si son más quienes han nacido durante los largos años de

los anteriores regímenes políticos, los sentimientos monárquicos del país nunca dejaron de fluir en una

ininterrumpida transmisión histórica que impregnó a la mayoría con fuerza mucho mayor de la que no se

pueda atribuir al recuerdo, a la evocación o a la nostalgia.

AL comenzar su reinado cuenta Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I —para ventura suya y de

la Patria— con un aplastante refrendo popular. El pueblo está con el. Rey y junto al Rey; la Nación se

integra en la Corona. Ni el augurio más favorable resulta atrevido, ni admiten estas horas doradas poner

reparos a las mejores esperanzas

Un pueblo joven, unido en torno a un Rey joven, adoctrinados ambos por muy dilatada experiencia

histórica y ambos ilusionados por nobles ideas de justicia y libertad, de concordia y de paz, son la fórmula

política óptima para conseguir, en beneficio de todos, auténtico progreso y prosperidad cierta de España.

P ORQUE desde su fundación tuvo ABC arraigadas y nunca desmentidas convicciones monárquicas,

porque siempre se inspiraron sus páginas en el servicio a los más firmes y permanentes ideales

patrióticos, nos unimos, nos identificamos, con la espontánea demostración popular de adhesión a los

Reyes, de bien enraizados sentimientos hacia la Monarquía, que realizó ayer el pueblo madrileño a la

cabeza de todos los pueblos españoles.

 

< Volver