Autor: Mortes Alfonso, Generosidad. 
 Opiniones sobre la Monarquía. 
 Generosidad     
 
 ABC.    28/11/1975.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. VIERNES 28 DE NOVIEMBRE DE 1975. Pag 4

OPINIONES SOBRE LA MONARQUÍA

GENEROSIDAD

Por Vicente MORTES ALFONSO

«A "todos" os convoco, porque a "totos" nos incumbe por igual servir a España. Que "todos" entendamos

con generosidad y altura de miras que nuestro futuro se basará en un efectivo consenso de concordia"

nacional.»

Con énfasis especial fueron pronunciadas estas palabras por S. M. el Rey en el primer discurso de la

Corona, pero entre ellas, una fue repetida tres veces, y más adelante muchas más, como queriéndola

grabar a fuego en los corazones de quienes le escuchábamos, y esa palabra es «todos»

Yo entendí entonces, y lo sigo entendiendo ahora, que la respuesta generosa a esta convocatoria, situada

casi en el pórtico de su mensaje, venia a ser corno la condición previa que el Rey estimaba necesaria para

hacer posible cuanto venía más atrás.

El Rey nos llamaba a «todos» los españoles, sin discriminación alguna. A los que nos hemos sentido

aludidos por Francisco Franco, entre «cuantos han colaborado con entusiasmo, entrega y abnegación en la

gran empresa de hacer una España unida, grande y libre» y a quienes, con tantos merecimientos como

nosotros en la construcción de esta España nueva, sus posiciones ideológicas quizá no les dejaron ver que

también la gratitud del Caudillo iba para ellos.

«Todos» necesitamos de buena dosis de generosidad, porque «todos» tenemos algo que ceder de lo que

nos parece nuestro. Unos podrán pensar que esta paz y este progreso de España nacen de su heroísmo, de

su entrega total. Otros podrán estar convencidos de que ha llegado su hora; de que en esta nueva etapa es

a ellos a quienes corresponde gobernar. Habrá quienes opinan que el Rey les debe la Corona y habrá

también otros que crean que sin ellos España no puede avanzar

Bueno es que todos nos sintamos actores del presente y del devenir nacional: pero que nadie olvide que el

único propietario de «todo» es el pueblo español A «todos» ha de alcanzar su «justa oportunidad». Y esa

oportunidad hay que acercarla tan rápidamente como permita la seguridad de su éxito. Ni tan de prisa que

se ponga en peligro, ni tan despacio que exaspere a quienes con pleno derecho la aguardan.

Por eso, cuando el Rey pide generosidad para alcanzar ese «efectivo consenso de concordia nacional», yo

pienso que hemos de responder, muy en primer lugar, aquellos a quienes nos es más fácil entender,

porque nos cupo el honor de servir a España a sus órdenes, esas palabras que Francisco Franco nos dejó

como testamento a todos los españoles: «Deponed, frente a los intereses de la Patria y del pueblo español,

toda mira personal.»— V. M. A.

MAÑANA.

«Carta abierta al Rey sobre Cataluña», por Sebastián AUGER.

 

< Volver