Exaltación de la corona. ABC en París. 
 Europa, presente en la entronización de Juan Carlos I, según la prensa francesa  :   
 El cuarenta y cuatro por ciento de los franceses aprueba el viaje de Giscard a Madrid. 
 ABC.    28/11/1975.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABC EN PARÍS

«EUROPA, PRESENTE EN LA ENTRONIZACIÓN DE JUAN CARLOS I», SEGÚN LA PRENSA

FRANCESA

El cuarenta y cuatro por ciento de los franceses aprueba el viaje de Gíscard a Madrid

París, 27. (Crónica recibida, por télex ) Esta presencia de Valéry Giscard d´Estaing en la función religiosa

de San Jerónimo el Real, y en la recepción del Palacio de Oriente, así como el desayuno «Ínter amicos»

en el Palacio de la Zarzuela, ha sido objeto de todo tipo de comentarios e Incluso de sondeos de opinión.

A título de curiosidad, bueno es citar el resultado de esa encuesta: un 44 por 100 de los interrogados

aprueba el viaje del presidente, un 34 lo desaprueba, y un 25, no ha expresado opinión. El porcentaje de

estos últimos es el más interesante, aunque no lo parezca. TÍTULOS.—Naturalmente, a la hora de la

interpretación, todo es posible, hasta lo que parece imposible. Algunos periódicos, han titulado: «Europa,

presente en la entronización de Juan Carlos I.» También podían haber titulado: «El mundo árabe, presente

en la entronización de Juan Carlos I», pero eso de Europa es algo muy socorrido a la hora de la titulación

o del comentario. En materia europea —aunque el Rey de todos los españoles puntualizó en las Cortes su

pensamiento— hay para todos los gustos. En los extremos opuestos, citemos a Jean d´Ormesson. director

de «Le Fígaro», que se ha atribuido hoy el honor del artículo de fondo, que afirma de modo rotundo que

«para Europa y para Francia sobre todo, el destino de España puede ser decisivo», y un curioso

historiador que, en «Le Monde», llega hoy a una no menos curiosa conclusión: «Si entramos en ese juego

(en el de la Monarquía como Institución); Juan Ciarlos tiene más derecho a reinar sobre nosotros que el

señor Giscard d´Estaing. Juan Carlos desciende de Luis XIV. ¿Para cuándo una Francia desde Cádiz a

Estrasburgo, con la capital en Madrid?»

Pese a esos desatinos —¿Qué sería de la Historia sin anecdotario?— La lógica se abre paso día a día. Los

comentaristas de televisión se han visto contagiados por el entusiasmo popular (vaya en estos momentos

un «olé» de compañerismo hacia León Zitrone, maestro en el arte del comentario sobre la marcha) y, por

su parte, los enviados especiales de la Prensa escrita han seguido el paso.

CALMA, VITALIDAD, PROSPERIDAD... Entre estos enviados especiales, uno muy especial, el

director político de «L´ Aurore», Roland Paure —a veces nada tierno en temas españoles—, escribe hoy:

«Cuando Giscard d´Estaing atraviese Madrid, en su camino hacia la iglesia de San Jerónimo el Real, se

verá sorprendido por la calma, la vitalidad y la prosperidad del pueblo español.» «En otros tiempos, esa

ciudad guardaba su pobreza en el estuche de su pasado prestigioso. Hoy, es una capital moderna,

turbulenta y rica... con una población laboriosa de la cual, más de la mitad, es propietaria de su vivienda y

de su automóvil, se beneficia de todas las comodidades domésticas y se pregunta si para la Navidad

cambiará su televisión en blanco y negro por una en color. Esa población, no desciende a la calle si no es

para defender su bienestar.»—INTERINO. REPRESENTACIÓN DE NICARAGUA. Entre las

representaciones extranjeras presentes en Madrid ha figurado la nicaragüense, de la que formaba, parte el

señor Sevilla Sacasa, decano del Cuerpo diplomático en Washington, a quien ayer, por error, dábamos

como representante de Colombia.

 

< Volver