Autor: Bonachera Pombo, Eduardo. 
 Huelva: Cansados de ser "banco de pruebas". 
 En diez años, siete gobernadores     
 
 Pueblo.    24/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

HUELVA: Cansados de ser "banco de pruebas"

EN DIEZ ANOS, SIETE GOBERNADORES

HUELVA, 24. (PUEBLO, por Eduardo BONACHERA.)—«Se puede decir, y con razón, que los

onubenses estamos sulfurados con tanto cambio de gobernadores, y con tanta noticia inexacta como se

viene publicando sobre la contaminación atmosférica en la ciudad», ha manifestado a PUEBLO una

personalidad de esta hermosa ciudad, aceleradamente industrializada, en el curso de los últimos tres

lustros, con olvido en las planificaciones en su desarrollo económico-social de la segunda de las

finalidades de ese enunciado del despliegue desarrollista, ya que la cercanía de las factorías al casco

urbano pone en peligro su integridad, y también la del hombre onubense, quien tampoco ha encontrado,

como algunos esperaban, trabajo seguro, inocuo para su salud y bien renumerado.

¿Para que ha servido el anhelado polo de promoción industrial por el que con tanto denuedo luchó,

constituyéndose en uno de sus principales gestores, el gobernador Hernán Pérez Cubillas? Para algo habrá

servido. esta es la verdad, si no queremos incurrir en un insensato gesto de catastrofismo o desolación.

Pero cabría preguntarse si está compensado el servicio y la posible grandeza que haya deparado a Huelva,

con la angustia que ya ha comenzado a generar en la población con sus gases y con sus humos. Más

humos de la cuenta hay en el llamado «polo químico» de España. Muchos humos, desproporcionados

humos para tos muchos onuben-ses en paro y los que están inquietos, poseídos de la natural

incertidumbre.

Ante la posibilidad de que las siete situaciones «no admisibles» y las nueve de emergencia, detectadas por

la Jefatura Provincial de Sanidad, con sus cuatro aparatos, durante 1976 se vean aumentadas en el curso

ded este año o de reforzamiento del polo triunfal por nuevas industrias que ya tienen anunciada su

incorporación en breve plazo.

Es necesario que el problema de la contaminación de Huelva no solamente quede en mediciones y

tranquilizantes fugaces que a nadie convencen y a pocos sosiegan. Ya es hora de saber cuáles son las

causas de los sustos y poner remedio a ellos, ya que lo que no tiene solución es como decía el poeta, el

rescate de los cielos que perdimos.

Y el otro tema que tiene disgustados a los onuben-ses es el del cambio de los gobernadores. No se puede

entender este ritmo enloquecedor de mutaciones al más alto nivel provincial. En menos de diez

años, siete gobernadores. El país ha atravesado por etapas difíciles y sigue metido en una trayectoria

cambiante, pero eso no justifica ese relevo disparatado de gobernadores, que cuando han empezado a

tomar tierra y comienzan a saber algo de Hueiva, salen catapultados —muchos de ellos hacia altos cargos

de la Adminis t r a c i ó n— con el malestar de una población que ya empieza a pensar si Hueiva es banco

de pruebas para los «poncios» y vale tan poco, que cuando hombres ciertamente valiosos y con evidente

interés por esta tierra y sus hombres, han comenzado a enamorarse de Onuba —cuesta tan poco

enamorarse de esta hermosa ciudad— son desenraizados, cuando ya el plantón de sus ideas y sus

corazones, había «agarrado» con fecundi-lad. Huelva está pidiendo a voces menos humos y menos

gobernadores. Que Dios la escucha y la Ad-ministración lo tenga en cuenta.

 

< Volver