Una fecha para el Archivo Histórico     
 
 Informaciones.    18/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INFORMACIONES

UNA FECHA PARA EL ARCHIVO HISTÓRICO

HOY celebramos, por última vez, el aniversario del comienzo de la guerra civil. Para el próximo año será

una fecha histórica más a añadir a las numerosas que, por desgracia, nos recuerdan enfrentamientos

fratricidas. En justa consonancia con la reconciliación nacional que se ha operado, sobre todo después de

las elecciones legislativas, es ya un día oficial sin sentido alguno. El Gobierno, suprimiendo su carácter

estatal, no hace más que reflejar la realidad.

Sin embargo, aquel 18 de julio nunca ha estado más presente de un modo positivo que hasta hoy. Por

encima de los legítimos sentimientos y emotividad de la minoría de españoles que vivió este trágico día,

desde una u otra trinchera, hay una memoria racional, fría y analítica por parte de todo el conjunto social.

Es ella la que en el fondo nos ha permitido desdramatizar la recuperación de la democracia y la que nos

va a ayudar a crear un clima de distensión para superar la grave situación económica y, en parte, política

aún existente.

Cuando un país ha padecido la horrible sangría de un millón de muertos, nada hay más ansiado que la

paz. En el vicio extremista de la intolerancia de ayer está la virtud moderada del compromiso de hoy,

máxime cuando muchos de los problemas que nos enfrentaron a vida y muerte hace cuarenta años siguen

aún sin resolver. Es este rechazo, de todo lo que recuerde aquella locura colectiva, el que ha motivado que

sean dos jóvenes políticos (don Adolfo Suárez y don Felipe González) los que hayan vencido de un modo

rotundo el 15 de junio, que algunas figuras que aún sin proponérselo rememoran aquella trágica división,

como don Santiago Carrillo, no alcanzaran ni el 10 por 100 de los votos. Porque junto a opciones

pragramáticas, el pueblo español votó a aquellos colectivos políticos que supieron realizar a tiempo el

cambio generacional que borrase viejas historias.

El 18 de julio será siempre una fecha histórica, que servirá para mostrarnos a donde conduce la

intransigencia, el dogmatismo, el mesianismo político. Porque en la vida civil hay que invertir la máxima

militar que hace cuarenta años unos y otros trasplantamos a la lucha política: si quieres la paz, no prepares

la guerra.

 

< Volver