Elecciones 82: Preparativos de la campaña. Ayer recorrió la comunidad valenciana. 
 Lavilla afirma que la derecha no les quiere ganar, sino destruir     
 
 ABC.    30/09/1982.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

JUEVES 30-9-82

NACIONAL

Elecciones 82: Preparativos de la campaña ayer recorrió la comunidad valenciana

Lavilla afirma que la derecha no les quiere ganar, sino destruir

VALENCIA. E¡ presidente de Unión de Centro Democrático, Landelino Lavilla, regresará hoy a Madrid

tras recorrer diversas ciudades y poblaciones de la Costa Dorada y del Interior. En Villarreal (Castellón),

el líder centrista subrayó que «las convocatorias a la mayoría natural no son más que llamadas a ia

destrucción de UCD, puesto que a nosotros la derecha no nos quiere ganar, sino destruir y sustituir».

Landelino Lavilla, que llegó a Villarreal procedente de Castellón y acompañado por ei candidato a

diputado por esa provincia, el ex ministro Jaime Lamo de Espinosa, así como por el presidente del

Consejo autonómico de la comunidad valenciana, Enrique Monsonis, dijo también que en UCD no se han

plantado para no arriesgar nada que pueda conducir a ios españoles a procesos de radicalización. «En

nuestra conciencia común de españoles —añadió— es exigible que las cosas se lleven de tal forma que no

exista posibilidad de nuevos enfrentan lentos. En UCD no abdicaremos nunca de esa responsabilidad que

hemos adquirido.» Destacó igualmente que «es seguro que la mayoría natural no existe en España desde

los supuestos de la derecha. Esa mayoría natural es la de los españoles que se sienten de centro y exigen

moderación y templanza».

Afirmó también que la mayoría natural no es una operación constructiva, sino el intento de destrozar a

UCD, «porque —dijo— saben muy bien que el futuro de España depende del papel que nosotros seamos

capaces de mantener en la vida española».

Previamente y según informa nuestro corresponsal en Elche, Vicente Pastor Chilar, el presidente de la

UCD estuvo en esta población, en Orihuela y en Alicante. Cuando llegó a Orihuela, procedente de

Murcia, fue recibido en la sede centrista, donde reafirmó que el papel de UCD continúa en plena vigencia.

Aquí ya se iniciaron los saludos espontáneos a los viandantes, que, posteriormente, se repetirían en Elche,

con una estancia breve.

El líder centrista aludió a esta realidad afirmando que le ha resultado una positiva experiencia abandonar

los duros despachos de Madrid para entrar en contacto directo con el pueblo.

Landelino Lavilla afirmó en Alicante que el capital de un partido puede definirse desde distintas

trayectorias. «UCD —dijo— tiene un patrimonio que es un conjunto de personas. El capital que yo pueda

suponer es rigurosamente de UCD, y pongo mi prestigio $ patrimonio personal al servicio de mi partido.»

En otro momento dijo: «No creo en la teoría del centro-andamio, que se desmonta cuando no sirve. La

realidad de un partido de centro se hace necesaria para que la realidad política no sufra de reinversión, a

fin de hacer que izquierdas y derechas se sientan magnetizadas y convergentes en la moderación y la

templanza. Hoy esa dinámica de radicalización se ha invertido hacia la necesidad de un centro político.»

Landelino Lavilla salió al paso de posibles acusaciones respecto ai hecho de presentar una oferta que no

había cumplido en los anteriores años de Gobierno y señaló que UCD había llevado adelante un programa

político. «Gobernar —dijo el líder centrista— es ejercitar prioridades, y nosotros hemos gobernado

construyendo el Estado desde proyectos previamente transmitidos al electorado español, enfrentándonos a

una derecha y a una izquierda rupturistas. Sé que acudimos a las elecciones con un desgaste, pero de la

misma forma que nos conceden que hemos verificado la transformación del Estado, se nos niega la

posibilidad de gobernar.»

Finalmente, Landelino Lavilla asumió como promesa y compromiso personal el programa electoral de

UCD y afirmó haber presentado una novedad importante, como era la confección de un estracto de

principios y preferencias irrenunciables. Cualquiera que sea el grado en que UCD pueda cumplir sus

planteamientos políticos. «Si encabezo un Gobierno de coalición y entendimiento —añadió— se

gobernará con la firmeza que tengo demostrada.»

Lavilla no quiso hacer previsiones en cuanto al número de escaños a conseguir por UCD. «Un partido en

el Gobierno —concluyó el líder centrista— no suele ser bien tratado por encuestas previas a las

elecciones. Si a los demás partidos se les atribuyen oscilaciones, para UCD lo contrario supone contar con

grandes posibilidades.»

 

< Volver