Autor: Jurdao Arrones, Francisco . 
   Administración local: la casa por el tejado     
 
 Diario 16.    09/01/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Administración Local: La casa por el tejado

En reciente decreto del Ministerio del Interior se suprime el Servicio de Inspección y Asesora-miento de

las Corporaciones Locales... Sus funciones quedan asumidas, en cuanto a dependencias regionales y

provinciales, por los Gobiernos Civiles.

Este decreto está dentro de la línea que, al parecer, sostiene el Ministerio del Interior. Descargar de tutelas

a la Adminstración Local porque de la noche a la mañana nuestros pueblos han pasado a la mayoría de

edad.

La problemática política y orga-nización administrativa be nuestros pueblos y ciudades es poco conocida

para los que en estos momentos tienen facultades para tomar decisiones que afectan a la vida local, según

parece. Es éste un tema muy peliagudo y difícil, teniendo en cuenta que los partidos se hallan algo

desorientados en materia focal.

Un gran descalabro

Para conocer la Administración Local hay que vivirla. No será posible tener ideas claras sobre el futuro

político y, por supuesto, administrativo, de los pueblos españoles si no se ha convivido ,con los

problemas locales durante algún tiempo. En consecuencia, ¡no seria de extrañar un gran descalabro en los

meses que siguen a la democracia local si el Ministerio del Interior sigue por el camino que ha tomado.

El decreto sobre supresión del servicio es una clara muestra. Siempre se ha pensado que dejar en manos

del Ministerio del Interior además del orden público la administración local era un error. Y en la etapa

política que estamos viviendo el hecho se confirma.

Los políticos que legislan sobre materia local no han tomado conciencia de que la tutela municipal en la

mayoría de los países democráticos ha evolucionado desde el siglo XIX, en el plano de los objetivos y en

los métodos. La tutela se debilita en cuanto a control político de,los representantes locales y se intensifica

hacia las actividades administrativas de los municipios. En otras palabras, la tutela que Francisco Jurdao

Arrones urge desaparezca en España es la política. Una vez celebradas las elecciones municipales se

habrá logrado este objetivo. Pero lo que no puede hacer el Estado es volver la espalda a la organización

administrativa. Y precisamante en nuestro proceso democrático se está actuando a la inversa.

Autonomía local

Existe gran confusión respecto al concepto de autonomía local. La supresión del Servicio de Inspección

tal como se ha hecho es un error . Y sobre todo, lo más desconcertante es que se ha comenzado la reforma

democrática sobre la vertiente administrativa. El Servicio tenía una importante misión; bastaba haberle

limado determinados aspectos, y tal vez inyectarle savia que contrarrestara su excesiva burocratización

inclinando la balanza hacia el ase-soramiento, con matices descentralizadores. Se da el caso de que en un

número determinado de provincias, entre las que se incluye Málaga, el Servicio ha quedado

desmembrado.

¿Quién,. asesorará a partir de ahora a aquellos municipios que carecen de los servicios técnicos

correpondientes? ¿Podrán realizar esta función los Gobiernos Civiles? Situación que se agravará cuando

las nuevas corporaciones tomen el poder. Hoy por hoy la administración local requiere unas técnicas,

sobre todo en municipios de gran crecimiento urbano y donde, hay problemas urbanísticos considerables.

Muchos de estos municipios están asesorados por los Cuerpos Nacionales, pero otros no cuentan con

estos funcionarios. ¿Adonde acudirán a la hora del asesoramiento?

Se ha comenzado la casa por el tejado. A la hora de la democracia lo que el pueblo pide a gritos es la

autonomía política; ya están cansados de que desde hace más de cuarenta años les hayan nombrado, a sus

representantes locales desde el poder central; otra cosa es la organización administrativa y su complejo

mecanismo. Es fácil confundir al pueblo mediante acciones que, presentadas como actos progresistas

encierran una política retrógrada, aprovechada por medianías y caciques lócales.

 

< Volver