Autor: Cabellos, Carmelo . 
   El PSOE va a gobernar con mayoría absoluta     
 
 Diario 16.    22/10/1982.  Página: 4-7. Páginas: 4. Párrafos: 56. 

NACIONAL

22-octubre-82/Diario 16

SONDEOS ELECTORALES

EL PSOE YA A GOBERNAR

El PSOE gobernará con mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados después de los comicios del

día 28. El amplio triunfo socialista está ya plenamente garantizado, según revelan los datos de este tercer

sondeo realizado por ALEF para el Grupo 16. Junto al triunfo socialista, se sigue detectando un alto nivel

de españoles que aún no han decidido si acudirán a las urnas la próxima semana o en qué partido van a

poner su confianza. Los datos del sondeo revelan también el signo ascendente de AP como segunda

fuerza política, la debilidad de los dos partidos centristas, UCD y CDS, y una leve recuperación de los

comunistas que, sin embargo, tienen dificultades para alcanzar la cota de los quince escaños que le

permitirían disponer de grupo parlamentario propio.

Carmelo CABELLOS.

Madrid — El triunfo socialista por mayoría absoluta de escaños y la permanencia de casi un 40 por 100

en el nivel de indecisos, Situados en el espectro socio-político del centro-derecha, son los aspectos más

destacados del tercer sondeo realizado por ALEF para el Grupo 16 con una muestra de 7.000 entrevistas.

La recogida de datos se llevó a cabo entre los días 9 y 1 4 de este mes.

La victoria socialista aparece consolidada con una amplia mayoría absoluta de escaños. El PSOE cuenta

ya con un 29,1 por 100 de! voto decidido, cuyas posibilidades de aumento se sitúan, en la extrapolación

de la tendencia de voto, en el 42,9 por 100.

Mayoría absoluta.

Esto quiere decir que si los españoles votan el 28-0 en el nivel del estado de opinión que se registraba el 1

2 de octubre, el PSOE rebasará en 40 escaños la mayoría absoluta, situándose en la cota de los 217

puestos en el Congreso de los Diputados.

Aunque en el sondeo no plantea la elección en el Senado, dada la inclinación habitual de votar a los

candidatos del mismo partido para ambas Cámaras, no es arriesgado predecir que también el PSOE

contará con mayoría absoluta en la Cámara Alta.

Es más, por el hecho de que e! escrutinio para el Senado se realiza por el sistema mayoritario, la facilidad

del triunfo para el PSOE es mayor, si bien existe la corrección por el hecho de la elección más personal y

directa de los senadores.

Alta indecisión.

En cualquier caso, el dato que viene siendo característico de estas elecciones, el alto nivel de indecisión

en os electores, se viene manteniendo. Junto a una abstención ya decidida del 12,3 por 100, subsiste aún

la cifra de un 39,2 por 100 de españoles que el pasado 12 de octubre aún no sabían qué votarán.

En la verificación de las posibles actitudes a adoptar por los indecisos el 28-0, y según las respuestas a las

preguntas sobre auto definición política y el voto de los encuestados en las generales del 79, queda

nítidamente claro que el mayor desconcierto está en el bloque sociopolítico del centro-derecha.

Gran parte de esos indecisos proceden de anteriores votantes centristas, que ahora o bien reparten sus

preferencias entre PSOE, CDS, UCD y AP, o se inclinan hacia la abstención, con lo que ésta aumentará

ampliamente el porcentaje ya decidido del 12,3 por 100.

Caída de UCD

En estas circunstancias se da la continuación de la caída de UCD, que cuenta con un voto decidido de tan

sólo un 3,9 por 100, posición que puede mejorar, por la situación de los indecisos, hasta alcanzar el 9,5

por 100, según la intención de voto. Esto significa que puede llegar a los 18 escaños.

La confirmación del desastre centrista alcanza también al «centro de Suárez». El CDS ha encontrado ya

su estancamiento en el 2,4 por 100 del voto decidido, con una progresión en la tendencia que puede

alcanzar el 5,9 por 100, lo que se traduce en ocho escaños. Pierde en este último sondeo dos puntos y

medio en sus expectativas de voto.

Otros factores que han podido influir en las expectativas de las dos opciones centristas es la confusión y

la falta de nitidez y claridad en sus respectivas campañas electorales. Si la de UCD ha estado basada en

un inconcreto «responde», la del CDS se parece más a una campaña de típica institucional y demasiado

generalizada.

Esta falta de contundencia y precisión de las dos campañas centristas han abonado también la continuidad

del aún alto grado de indecisos.

CON MAYORÍA ABSOLUTA

Fraga sube

Caso bastante distinto es el de Alianza Popular, que sigue en línea ascendente, pues cuenta con un 9,6 por

100 del voto decidido — aumenta una décima— y sitúa su tendencia en un 18,2 por 100, con casi dos

untos de ascenso, con lo que puede alcanzar la cota de los 69 escaños.

En contraste con sus oponentes centristas, AP ha desarrollado una campaña mucho más contundente,

tanto en su primera fase con e! slogan de «Es hora de soluciones», como en su segunda con «Todos

vamos a ganar con Fraga». Asimismo, los ataques recibidos por el dirigente aliancista al final han

revertido a su favor, especialmente cuando provenían del PCE y Santiago Carrillo.

En cualquier caso, AP mantiene una tendencia ascendente, con posibilidades de mejorar algo sus

posiciones, pero con un techo similar al que sitúa en los cálculos de tendencia de voto y posibles escaños.

PCE, sin grupo

Los comunistas han mejorado sensiblemente sus posiciones con relación a la encuesta anterior de ALEF.

En el voto decidido alcanzan el 5,5 por 100, con mejora de 1,4 puntos, y sube en la tendencia de voto al

7,8 por 100, superando su cota anterior en dos puntos.

Estas expectativas de los comunistas les sitúan en la posibilidad de alcanzar hasta 14 escaños en el

Congreso de los Diputados, uno menos de los necesarios para poder formar grupo parlamentario. En la

situación actual sólo podrían formar grupo los socialistas, aliancistas y UCD, junto a los nacionalistas.

El resto, es decir, comunistas, suaristas y los otros partidos menores irían a engrosar las heterogéneas filas

del grupo mixto.

Los vascos

En cuanto a los nacionalistas, el PNV consolida su posición hegemónica en el País Vasco, con un 20,6

por 100 del voto decidido en Euskadi y una tendencia que alcanza el 37,5 por 100, con lo que puede

obtener un total de once escaños en el Congreso.

En segundo lugar sigue apareciendo —tal como en los sondeos anteriores— el PSOE en el País Vasco,

por delante de Herri Batasuna, ya que los socialistas alcanzan el 11,9 por 100 del voto decidido, frente al

11,2 de los batasuneros.

Euskadiko Ezkerra sigue apareciendo en cuarta posición, y al contar con un 6,8 por 100 del voto decidido,

que se puede elevar al 11,6 en la tendencia del voto, puede volver a conseguir un escaño en el Congreso.

A esto habría que añadir que en el País Vasco la abstención ya decidida alcanza un 19,1 por 100 y que el

nivel de indecisos es muy alto, pues llega al 36 por 100, con lo que se pueden incrementar los

abstencionistas. La coalición de centro-derecha, UCD-AP, sólo alcanza el 1,5 por 100 de los votos

vascos, que en la tendencia llega al 5 por 100, por lo que podría conseguir un escaño en Vizcaya.

(PSOE)

Todas las previsiones indican que el PSOE también alcanzará la mayoría absoluta en el Senado

(AP)

Alianza Popular mantiene un ritmo ascendente, pero no parece que vaya a superar los 70 escaños

(UCD)

UCD pasará a ser la tercera fuerza política, pero reducirá sus escaños de 168 a sólo 18

(PCE)

Los comunistas se sitúan en cuarta posición y pueden no conseguir formar grupo parlamentario

(CDS)

El centro de Suárez pierde posiciones y sus expectativas se cifran en sólo ocho escaños

Catalanes

La situación de Cataluña difiere bastante del espectro que resultó en el principado en las últimas

elecciones. Se confirma el ascenso de los socialistas en detrimento de los nacionalistas de Convergencia i

Unió.

Si bien ésta es la tónica detectada en Cataluña, la insuficiencia de la muestra utilizada para la provincia de

Barcelona —que cuenta con 33 escaños a repartir — no permite un alto grado de fiabilidad en los escaños

barceloneses, lo que puede distorsionar la realidad del mapa político de Cataluña. Los resultados que

ofrece la encuesta son 31 escaños cara los socialistas y tan sólo cinco para los nacionalistas liderados por

Jordi Pujol. Esta última cifra puede incrementarse sustancial-mente en el escrutinio final de los votos en

favor de los nacionalistas y en detrimento de los socialistas, que se ven aquí primados por efectos del

pequeño tamaño de la muestra.

Lo que sí se puede dar por cierto es la posición hegemónica de los socialistas en Cataluña, seguido de

CiU, y situándose Alianza Popular en tercer lugar, con cuatro escaños, por delante de los comunistas del

PSUC, que contarían sólo con tres escaños. Por último, UCD, CDS y la Esquerra Republicana de

Catalunya obtendrían un escaño cada uno.

Hay que insistir en que los datos de Cataluña son los que alcanzan un grado más bajo de fiabilidad en el

caso del reparto de escaños, si bien los otros datos de la encuesta configuran una buena orientación en el

sentido del voto.

Felipe, presidente

Otra de las cuestiones planteadas en la encuesta es el grado de aceptación de los líderes de los principales

partidos contendientes en las elecciones, en base a las respuestas a la pregunta de a quién se prefiere para

presidente del Gobierno.

En las respuestas, Felipe González sigue manteniendo la primera posición. Nada menos que el 49,3 por

100 de los españoles lo prefieren al frente del Gobierno. Esta cifra se incrementa en 2,5 puntos sobre el

anterior sondeo.

La cifra de aceptación del líder socialista es mayor que la conseguida por su partido, tendencia que es

completamente normal por la alta influencia del liderazgo en el electorado español. Baste con señalar que

el 83,5 por 100 de quienes prefieren a Felipe González de presidente votarán al PSOE.

El resto de los líderes se sitúan muy por debajo. En segundo lugar está Manuel Fraga, con un 19,2 por 100

de aceptación. De entre quienes prefieren al líder aliancista para presidente piensan votar AP el 83,5 por

100.

En tercer lugar sigue situado Adolfo Suárez, que baja su cotización presidencial en 3,2 puntos, situándose

en un 8,7 por 100 su posición. De entre quienes prefieren a Suárez sólo el 47,5 por 100 se siente inclinado

a votar a su partido, el CDS, mientras que otro 26,5 por 100 de los seguidores del ex presidente se

inclinan por votar a UCD.

Líderes débiles

Y, junto al debilitamiento de las posiciones del duque de Suárez, el presidente centrista, Landelino

Lavilla, registra también una tendencia a la baja similar a la de UCD, con un 6,1 por 100 de aceptación,

posición inferior a la tendencia de voto registrada por el partido del Gobierno, lo que muestra la debilidad

del liderazgo de Lavilla.

De entre quienes prefieren a Landelino Lavilla para presidente del Gobierno, un 78,1 por 100 se inclina al

voto para UCD.

Otro liderazgo debilitado — tal y como ya destacaba en los anteriores sondeos— es el del ultraderechista

Blas Pinar, pues si bien su nivel de aceptación ha subido un par de décimas, cuenta también con que de

sus seguidores sólo un 65 por 100 votará a Fuerza Nueva, mientras que otro 17 por 100 dice que lo hará

por AP.

Caso un poco en sentido contrario es el del líder comunista Santiago Carrillo, que mejora sus posiciones

en casi punto y medio, situándose su nivel de aceptación en el 5,7 por 100. De sus seguidores, el 86 por

100 votarán al PCE.

Otro dirigente, Francisco Fernández Ordóñez, que había sido incluido en el cuestionario desde el primer

sondeo, muestra una baja lógica en beneficio del PSOE y Felipe González.

Centro-izquierda

El mapa político general que se dibuja en los resultados de la encuesta respecto a las posiciones de los

partidos viene a coincidir con el auto posicionamiento político de los encuestados.

En la auto ubicación política, nada menos que el 66,5 por 100 de los españoles se sitúa en el centro-

izquierda, mientras que sólo un 15,9 por 100 se auto define de derechas.

Por último, no puedo cerrar este comentario sin una concreta acotación a los resultados ofrecidos por el

sondeo de ALEF. Hay dos variables sustanciales que pueden operar de aquí al día de las elecciones y que

de alguna manera se encuentran comprendidas en estos datos.

En primer lugar, está la indeterminación que ofrece el alto grado de los indecisos cuya inclinación final

resulta difícil fijar. Gran parte de este enorme bloque ´casi el 40 por 100 de los encuestados— irá a parar a

la abstención. El resto traducirá algunos cambios en la adjudicación de escaños. En segundo lugar, es

importante destacar que ¡a extrapolación de la tendencia utilizada como base para la adjudicación de los

escaños, unida al efecto multiplicador que da la aplicación de la regla D´Hont, puede ofrecer una

distorsión que favorezca fundamentalmente a los más destacados y particularmente a los socialistas, con

lo que el número de escaños final del PSOE puede descender, si bien garantizando la mayoría absoluta.

Universo o población:

Conjunto de individuos — hombres y mujeres — con derecho a voto y residentes en España, excluidas

Ceuta y Melilla.

Muestra: Siete mil entrevistas estratificadas por provincias y tamaño de hábitat. El tipo de fijación ha sido

proporcional a la población de cada estrato. El tipo de muestreo ha sido polietápico. La selección aleatoria

del sujeto se realizó en tres etapas: pueblo o ciudad, vivienda, y, por último, un individuo residente en la

misma.

FICHA TÉCNICA

Margen de error: En la estimación del total, el margen de error es inferior del más o menos 1,3 por 100

para un intervalo de confianza del 95 por 100.

El cálculo de escaños a nivel provincial es de baja fiabilidad, pero es altamente fiable para regiones o

grupos de provincias y para el total nacional.

La tendencia de voto se ha calculado asignando los indecisos a las distintas opciones, según sus

respuestas a sucesivas preguntas del cuestionario. La fiabilidad de esta estimación depende de estas

hipótesis y no del error del muestreo.

Recogida de información: El trabajo de campo de esta «ola» se ha realizado durante los días 9 al 14 de

octubre de 1982 por la red de entrevistadores de ALEF.

Proceso de datos: Los datos fueron procesados en el centro de cálculo ODEC, de Gandía (Valencia) y

sometidos previamente a un programa de consistencias. Los resultados han sido presentados al Grupo 16

en tablas de ordenador.

COMENTARIO METODOLÓGICO

En sentido estricto, los datos se refieren a la opinión del país en torno al 12 de octubre Esta opinión puedo

variar con el tiempo y la encuesta no predice estas variaciones.

En el momento actual todavía cuatro de cada diez entrevistados no saben qué fiarán el 28 de octubre. Esta

cifra es muy alta y hace que los resultados puedan variar considerablemente si oscilan hacía una u otra

posición.

En los cuadros de «tendencia de voto» se indica lo que hubiera ocurrido con mayor probabilidad si la

votación hubiera sido el día de la entrevista.

El total del 39,2 por 100 de los que se declararon indecisos se ha distribuido así:

Un 31 por 100 de éstos dicen que seguramente no votarán y se consideran abstencionistas.

El 46 por 100 se han asignado según su contestación a la pregunta «¿Por qué partido votaría con más

probabilidad?»

El 23 por 100 se han asignado según su contestación a la pregunta: «¿Quien cree usted que seria el mejor

presidente del Gobierno?», corregida según su auto ubicación sociopolítica.

Se han realizado cuatro asignaciones de voto con distintas hipótesis y todas han resultado similares. Sin

embargo, es muy elevado el numero de indecisos y este es quizá el dato más relevante de la encuesta,

fisto indica que la posibilidad de cambio de actitud en los días que restan para las elecciones es elevado y

dependerá del «clima» sociopolítico que se llegue a crear.

No obstante, es improbable un cambio sustancial en el panorama antes de las elecciones, siendo posibles

ajustes más o menos amplios en el porcentaje de votos de las distintas opciones.

El tamaño de la muestra resulta muy reducido a nivel provincial y, dado que el reparto de los escaños se

realiza en este nivel, es posible-que el reparto provincial pueda diferir en uno o dos escaños, por lo que no

se debe tomar demasiado en cuenta el dato avanzado para cada provincia, aunque sí a nivel nacional.

 

< Volver