Autor: Barra, Alfonso. 
 Mientras el nuevo «slogan» propone «cambiar de España». 
 Arrecian las quejas de los turistas  :   
 La prensa inglesa subraya que el cuadro de nuestros servicios es proprio de un país en estado de irritación intensiva. 
 ABC.    18/02/1979.  Página: 47. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC. DOMINGO, 18 DE FEBR ERO DE 1979. PAG. 47.

ABC ECONÓMICO

MIENTRAS EL NUEVO «SLOGAN» PROPONE «CAMBIAR DE ESPAÑA» ARRECIAN LAS

QUEJAS DE LOS TURISTAS

La Prensa inglesa subraya que el cuadro de nuestros servicios es propio de un país en estado de irritación

intensiva.

LONDRES, 17. (De nuestro corresponsal.) «No creo que un servicio arisco debe ser el precio que

paguemos los turistas por el progreso de España hacia la democracia posfranquista», advierte Jill

Crawsahw, la influyente periodista que dirige la sección de Turismo del «Daily Mail», Explica qué este

año, por primera vez, el viajero que va a España lo hace porque no ha encontrado plazas disponibles para

pasar las vacaciones en Grecia, Yugoslavia y Malta. «¿Qué ha ocurrido para que se destruya la imagen

fulgurante que brindaba España?», se pregunta.

Los clientes tienen motivos de queja. En primer lugar, no obtienen el servicio que esperan, de acuerdo

con el dinero que pasan. En Lloret de Mar cita a un hotel de tres estrellas que no ofrece jabón en los

cuartos de baño ni servicio en las habitaciones, con un solo teléfono en la recepción y que plantea unas

dudas para determinar si dan café o té más complejas que descifrar un jeroglífico egipcio.

CINCO ESTRELLAS.

—En un hotel de cinco estrellas, de Torremolinos, el desayuno era facilitado por la técnica del

autoservicio, a base de lonchas de tocino y huevos revueltos que traían al recuerdo de los huéspedes

veteranos las emociones de los ranchos en frío durante la batalla del Alaimein.

En Magaluf comprueba que la urbanización callejera es tan deficiente que parece más propia de la capra

hispánica que de una madre en estado de buena esperanza. En Benídorm hay sed desde hace tiempo, sin

necesidad de calmarla con invocaciones a las sequías de última hora.

«Más deprimente aún —revela Jill Crawshaw— es la actitud general de las azafatas de compañía, aérea,

de los representantes de las agencias de viajes, de los empleados de los hoteles y de las personas en

relación con el forastero.» El cuadro es propio de un país en estado de irritación intensiva, con un código

de urbanidad inspirado en el que regulaba las relaciones entre los vándalos.

Tras la relación de quejas y lamentaciones, que coinciden con las experiencias de no pocos clientes de

nuestros ejes dedicados al máximo recreo, el mensaje es éste: tener en cuenta el clima general

predominante y seleccionar con criterio delicado los hoteles, los centros de vacaciones y los servicios,

para que el turista no afirme que España es diferente de la Europa de Carlomagno.-—Alfonso BARRA.

«CAMBIAR DE ESPAÑA»

París. 17. «Cambiar de España» es este año el lema de una campaña española de fomento del turismo en

Francia que comenzará en abril y costará 380.000 dólares. .

Ignacio Aguirre, secretario de Estado español para Turismo, anunció el viernes en París esta promoción

de publicidad basada en el elogio de la naturaleza y del patrimonio artístico español y no sola en playas y

sol.

PRECIOS.

—El miembro del Gobierno español informó además que el índice de aumento de los precios de los

10.500 hoteles españoles es del 25 pr 100, y no tan exagerados, como indicaron medios de opinión

parisienses.

No Quiso hacer otra previsión para 1979 sino la de que será un año turístico similar al 78, es decir, bueno.

Con casi cuarenta millones de turistas extranjeros en España, e1 año 1978 produjo 488 millones

de dólares de ingresos turísticos en la Hacienda española. Anunció que en enero él aumento del turismo

español, en comparación con el mismo mes del año anterior, fue de un 27 por 100.

 

< Volver