La OTAN, test anticipado     
 
 ABC.    30/10/1982.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

La OTAN, «test» anticipado

Por su importancia, la cuestión requiere de algunas anotaciones urgentes: don Alfonso Guerra anticipaba

en la madrugada de ayer, cuando todavía no se habían cerrado las cuentas electorales, que el Gobierno

socialista procederá a la paralización inmediata de las negociaciones con la Alianza Atlántica para

determinar los términos concretos de la integración de España en su aparato militar defensivo; es decir, en

la OTAN. Tal medida, según el vicesecretario general del PSOE, sería el paso previo a la convocatoria,

urgente también, de un referéndum sobre la misma materia. Se entiende la lógica del apresuramiento

socialista en abordar la cuestión de la OTAN: se trata de aprovechar la inercia de la opinión pública tras el

triunfo electoral. Ahora bien, la lógica del propio interés y lo correcto del cálculo de oportunidad son

menos relevantes qué el género de intereses nacionales que se ponen en juego. No se trata de un asunto

más entre los muchos que componen la diferencial política del socialismo. Ese es el asunto de los asuntos,

la cuestión «test».

La opción Atlántica por la que se decidió el Gobierno en unas de sus pocas y acertadas definiciones de

Estado compendia los significados esenciales para lo que corresponde a un sistema de libertades y por lo

que respecta al propio ser histórico y cultural de España. Corresponde a la democracia parlamentaria y

concierne a la occidentalidad plena de nuestra nación.»

Cuando el primer propósito que se adelanta desde el partido triunfante en las elecciones se refiere a un

punto de significaciones tan globales es que se están anticipando los contenidos de otros muchos

propósitos. El asunto desborda la propia declaración del señor González, favorable a una política que

propicie la distensión internacional. En lo anticipado sobre la OTAN se abre, de modo implícito, un turno

más que crítico sobre el régimen de libertades políticas en España, y otro de revisión del occidentalismo

para la acción y la definición diplomáticas. Cuando se adelanta la voluntad de trasladar al Tercer Mundo,

desde un neutralismo imposible, nuestras relaciones internacionales, se «tercermundizan», otros

problemas más urgentes para el hombre de la calle que la política exterior.

 

< Volver