Elecciones. El plazo para la elección de presidente del Gobierno es el más largo de Europa. 
 Los socialistas no podrán constituir nuevo Gobierno hasta el 2 de Diciembre     
 
 Deia.    29/10/1982.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

El plazo para la elección de presidente del Gobierno es el más largo de Europa

Los socialistas no podran constituir nuevo Gobierno hasta el 2 de diciembre

En las elecciones de 1979 el nuevo Gabinete tomó posesión a los 36 días.

Después de celebradas ayer las elecciones, con triunfo socialista, no tendremos nuevo Gobierno hasta el

día 2 de diciembre como mínimo, y si se agotan todos los plazos establecidos por la Constitución y el

reglamento del Congreso, se podrá incluso alargar más según se interprete el texto constitucional y si el

próximo Gobierno no obtuviese mayoría absoluta.

España es el Estado europeo que establece el plazo más largo en este proceso. Su sistema es similar al

alemán, pero más amplio. En otros países el tiempo para la designación de Gobierno es muy corto, como

por ejemplo, Suecia, que celebró elecciones el mes pasado y tuvo presidente a los cuatro días siguientes.

Los únicos plazos establecidos en la legislación española son: El que va desde la celebración de los

comicios hasta la sesión constitutiva del Congreso, que establece la Constitución en su artículo 68.6 y de

la sesión correspondiente a la apertura de la legislatura, establecido por el reglamento del Congreso en su

artículo 5.

Según la Constitución, la sesión constitutiva debe convocarse dentro de los 25 días siguientes a la

celebración de las elecciones. Pero puede celebrarse antes e incluso después, si se interpreta como que

debe convocarse, que es lo que dice el texto constitucional, pero no reunirse.

Propuesta de presidente

En estos 25 días, los cinco primeros son para celebrar el escrutinio provincial cuyo resultado se

comunicará a la Junta Electoral Central. Posteriormente hay un plazo de siete días para comunicar a los

diputados que han sido elegidos y formalizar las credenciales de éstos, sin la cual no pueden asistir a la

sesión constitutiva.

En esta sesión se eligen al presidente y a la mesa, y después de la reunión, dentro de los cinco días

siguientes, se constituyen los grupos parlamentarios.

Dentro del plazo de los quince días siguientes a la celebración de la sesión, tendrá lugar la solemne sesión

de apertura de la legislatura, a la que asiste el Rey que pronunciará el discurso de la Corona. Este plazo,

que establece el reglamento del Congreso, también puede rebajarse, aunque no a menos de 10 días, según

opiniones de algunos juristas consultados por Efe.

Una vez celebrada la sesión de apertura de las Cámaras, el Rey celebrará consultas con los líderes de los

grupos políticos con representación en el Parlamento. En un plazo no especificado pero que será de 48

horas como mínimo, será propuesto un presidente de Gobierno.

Después, el presidente del Congreso convoca un Pleno para celebrar la sesión de investidura, una vez que

el Rey le haya enviado la propuesta de candidato.

Este plazo de consultas hasta la convocatoria de la sesión de investidura puede alargarse a varios días, en

el caso de que en las elecciones ningún partido haya ganado con mayoría absoluta. Es en este periodo

cuando se gestionan las coaliciones posteriores, se pactan los votos e incluso, se reparten las carteras

ministeriales.

La investidura

En la sesión de investidura, el candidato, propuesto por el Rey, expondrán su programa, celebrándose un

debate de investidura y, posteriormente, se procederá a la votación.

En este trámite pueden transcurrir dos o tres días, siempre que en la votación el candidato obtenga

mayoría absoluta, la mitad más uno de los votos, es decir, 176, puesto que el Congreso lo componen 350

diputados, en el caso de no salir elegido, se repite la votación y el candidato ha de alcanzar en esta vuelta

la mayoría relativa.

Si transcurridos dos meses, ningún candidato obtuviese la mayoría relativa, se disolverían

automáticamente las Cámaras y habría nuevas elecciones.

Después de la sesión de investidura, una vez que el candidato es elegido, el Rey le nombra por decreto.

Su designación es publicada en el BOE y posteriormente jura su cargo ante el monarca. Este trámite es

rápido y puede realizarse en el plazo de 24 horas.

También en un período de tiempo similar, el nuevo presidente propone al Rey el nombramiento de los

ministros, que ha de ser, asimismo, publicado en el BOE para jurar sus cargos posteriormente ante Su

Majestad.

Según opiniones de diversos juristas consultados, todos estos plazos son exageradamente largos, el

sistema está excesivamente burocratizado y además es costoso, desde el punto de vista de la opinión

pública y del propio Gobierno.

Durante este periodo el Gobierno, que no cesa hasta el mismo momento de la toma de posesión del

nuevo, resolverá cuestiones de trámite y consultará de modo oficioso al líder que se prevé será el futuro

presidente.

Para que estos plazos se acortasen, sería necesario cambiar el reglamento de la Cámara y de la ley

Electoral.

En las elecciones anteriores, que se celebraron el 1 de marzo de 1979, el nuevo Gobierno tomó posesión

ante el Rey a los 36 días siguientes, el 6 de abril.

 

< Volver