En Villacarrillo     
 
 ABC.    21/04/1967.  Página: 54-55. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

EN VILLACARRILLO

Ubeda 20. Toda la zona alta del Guadalquivir recorrida esta tarde por el Jefe del Estado está constituida

por nueve vegas, en ambas márgenes del río, comprendidas desde la pedanía de Mogón hasta la presa de

Pedro Marín, y afecta a terrenos de los términos municipales de Ubeda, Villacarrillo, Santo Tome,

Cazarla y Torrepercjil. El recorrido de las nueve vegas se consigue mediante elevaciones de las aguas del

Guadalquivir que han sido construidas, así como los canales principales, por la Confederación

Hidrográfica. Por su parte, el Instituto Nacional de Colonización ha realizado las redes secundarias de

acequias, desagües y caminos de servicio, con un desarrollo de 67, 51 y 19 kilómetros, respec

tivamente, así como la nivelaciím de tierras en 1.190 hectáreas. También ha construido ocho nuevos

pueblos, y en esta zona se encuentran ya instaladas 721 familias, y se asentarán hasta un total de 812.

En todos los pueblos del recorrido el Caudillo recibió constantes muestras de adhesión y fervor, que se

expresaban en pancartas, algunas de las cuales, como la del pueblo de Santo Tomé, testimoniaban su

gratitud al Caudillo por los beneficios que para estas tierras suponen las obras del Plan Jaén. En dicha

pancarta se leía: "Las tierras de Santo Tomé, gracias a tus desvelos, ya no te quitarán el sueño". Recuerda

así que hace diez años, en otra visita a esta provincia del Jefe del Estado, dijo que Jaén le quitaba el

sueño.

La llegada del Caudillo al parque de Villacarrillo fue apoteósica. Le esperaban el gobernador civil de

Jaén, obispo de la diócesis, arcipreste de Villacarrillo,, el alcalde y la Corporación local. La Banda

Municipal interpretó el Himno Nacional, y entre constantes vítores y aclamaciones el Caudillo se dirigió

al mirador, donde el director general de Obras Hidrálicas le explicó, ante unos planos, las características

de los proyectos "Defensa de Beas de Segura", "Abastecimiento del Condado y loma de Ubeda" y

"Abastecimiento mancomunado del Sudeste".

Su Excelencia se dirigió a una tribuna instalada en el parque. El alcalde, D. José Coronado, pronunció un

discurso en el que dijo que hacía unos años, otro alcalde expresó al Caudillo el problema del agua que

amenazaba a Villacarrillo. "Prometisteis entonces la realización de este anhelo y hoy cumplís vuestra

promesa dando solución vital a nuestra angustia. En otros tiempos se intentó también resolverlo, pero no

se logró, porque decían entonces que era una obra grandiosa y de locos, y era verdad, porque esta obra

grandiosa sólo podía hacerla un hombre grandioso y providencial como .vos. Esto nos obliga a mostraros

nuestra gratitud y la de nuestros hijos por haber saciado nuestra sed de toda la vida. Villacarrillo os

recordará siempre y rezará a¡l Cristo de la Vera Cruz por vuestra vida para la prosperidad de España.

Somos leales y os _ aseguramos que estamos con vos, con o sin agua, porque hace veinte años apagasteis

otra sed: de la paz, la justicia, la grandeza y la prosperidad de la Patria." El discurso del alcalde, que había

sido interrumpido en numerosas ocasiones con las aclamaciones a Franco, fue acogido, al terminar, con

una gran ovación.

Palabras del Caudillo

Seguidamente, y en medio de una clamorosa ovación, el Jefe del Estado se acercó a los micrófonos y

pronunció siguientes palabras:

Solamente unas palabras para agradeceros vuestra emoción y entusiasmo. Estamos asistiendo a un acto

trascendente de la vida de la provincia de Jaén, está culminando una de las obras principales de nuestro

programa en esta provincia, un. proyecto gigantesco debido a la permanencia y a la continuidad del

Régimen y a la técnica y espíritu de servicio de nuestros técnicos, de nuestros ingenieros, que, superando

las grandes diiicultades de una obra corno ésta, han sabido represar en las montañas circundantes el agua

necesaria para repartirla abundantemente por todos los pueblos de esta bendita provincia.

Es la primera vez que empeño de tanta envergadura se acomete constituyendo un hecho trascendental que

destaca la eficacia de un Régimen. Al árbol le conocemos por sus frutos, y los frutos de nuestro Régimen

están en esas vegas que venían esperando durante siglos el agua que las fecundase, estos pueblos con una

sanidad deficiente y enfermedades endémicas, hoy redimidos con el nuevo abastecimiento. Las escuelas

(los aplausos interrumpen a Su Excelencia), los Institutos laborales, la formación de los técnicos y todo lo

que el Régimen encierra, no podéis asignárselo a una sola persona. (Una voz: ¡A ti te lo debemos!

Clamorosos aplausos.)

Yo debo aclararos que a mí me corresponde el honor de ser vuestro Capitán... (una voz: ¡Para siempre!);

pero todo se debe a que en España existe un régimen racional, un régimen político moderno,

eminentemente social, que persigue el bien común de los españoles y asegura la unidad y la continuidad.

No olvidarlo. (Grandesdes aplausos.) Nuestra fortaleza no está en una persona, está en nuestra unidad, en

nuestra unión y en nuestro régimen político. (Una voz: ¡Gracias a ti! Grandes aplausos.)

Que sirvan este agua y estas realizaciones de enseñanza. Todo esto se logra porque hay un Movimiento

Nacional lleno de contenido y de fe, porque marchamos todos en una sola dirección, porque guardamos y

velamos la unidad de los hombres para asegurar que España sea siempre Una, Grande y Libre. (Los

aplausos entusiásticos no cesan hasta que el Caudillo abandona la tribuna.)

Terminadas las palabras del Generalísimo, se reprodujeron las demostraciones de entusiasmo, que

continuaron hasta que Su Excelencia subió a su coche para dirigirse al pantano de Tranco de Beas, donde

inauguró la Central de pie de presa, magnífica obra de ingeniería, con un salto de 84 metros. Está

excavada en plena roca, a 80 metros de profundidad y consta de tres grupo; de alternadores, con una

potencia total df 41.800 kaveas, capaces de una producción anual de 43 millones de kilovatioshora. La

central fue bendecida por el obispo de Jaén. El Caudillo descubrió una lápida recordando esta flecha.

Después se dirigió a Ubeda.—Cifra.

Llega a Sevilla la esposa del Ge neralísimo

. Sevilla 20. La .esposa del Jefe del Estado, doña Carmen Polo de Franco, llegó a esta ciudad acompañada

de sus nietas María del Carmen y María de la O, así como de la condesa de Casa de Loja. Muchantes de

su llegada se congregó numeros uno público ante la puerta del León de los Reales. Alcázares, en cuyo

torreón del homenaje ondeaba la bandera nacional. En el Patio de la Montería una compañía de Infantería

con bandera y banda de música rindió los honores correspondientes.

La esposa del Generalísimo recibió de los sevillanos allí congregados cálidas muestras de respeto y

afecto. Doña Carmen Polo de Franco fue saludada por el arzobispo, doc tor Bueno Monreal; jefe de la

Región Aérea del Estrecho, alcalde de la ciudad y gobernador civil. Seguidamente cumplimentaron a la

esposa del Jefe del Estado las restantes primeras autoridades, así como numerosas comisiones de los tres

Ejércitos.

Más tarde, la ilustre dama pasó al llamado salón de Almirantes, donde las esposas del capitán general,

alcalde y de las demás autoridades le hicieron entrega de ramos de flores. La esposa del Generalísimo

departió durante breves minutos con las personalidades que habían acudido a recibirla, retirándose

después a sus habitaciones. Algo más tarde, doña Carmen Polo de Franco, acompañada de sus nietas,

alcalde de la ciudad y señora de Pérez de Ayala, paseó por el Real de la Feria en un carruaje de los

llamados "familiares", arrastrado por dos muías enjaezadas a la andaluza. Los cocheros lucían el típico

traje corto y sombrero de ala ancha. El paso de la esposa del Jefe del Estado por el Real de la Feria fue

acogido por los sevillanos con cálidas muestras de respeto y afecto. Después de recorrer las distintas

avenidas, doña Carmen Polo de Franco se dirigió a la caseta municipal, donde fue recibida por el capitán

general de la Segunda Región Militar y señora, gobernador civil, ´presidente de la Diputación y otras

autoridades. Momentos después llegaron los marqueses de Villaverde, que igualmente fueron saludados

por las autoridades.

¡Doña Carmen Polo de Fraileo ha visitado también la caseta del Círculo de Labradores, siendo recibida a

la entrada por el ex ministro Sr. González Gallarza, el capitán general de ia Región, el gobernador civil, el

alcalde y otras autoridades, así como por el delegado provincial de Sindicatos. Antes de pasar al interior

de la caseta, éste hizo entrega a doña Carmen Polo de Franco de los siguientes objetos con destino a sus

nietos: para las dos mayores dos preciosos aderezos de corales, que les fueron impuestos por el delegado

provincial de Sindicatos ; dos pequeños caballistas para los dos nietos, y una hermosa muñeca, vestida de

flamenca, para la más pequeña. Seguidamente, doña Carmen, acompañada de sus nietas, de la condesa de

Casa de Loja y de autoridades y personalidades, pasó al interior de la caseta, donde fue recibida por la.

Junta Directiva del Club, presidida por el conde de Halcón. Este obsequió a las nietas del Caudillo con

valiosos objetos. Por último, presenciaron, unaj fiesta flamenca.— Cifra."

 

< Volver