Llegada del Generalísimo a Andújar     
 
 ABC.    14/02/1960.  Página: 63-64. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

Llegada del Generalísimo a Andújar

Andújar 13. Su Excelencia el Jefe del Estado ha visitado esta mañana las minas

de uranio del Santuario de Santa María de la Cabeza y ha inaugurado después la fábrica "General

Hernández Vidal".

A las diez de la mañana llegó el Caudillo a la mina. Le acompañaban los ministros de Industria, Sr.

Planell; de la Gobernación, teniente general Alonso Vega; de Agricultura, D. Cirilo Cánovas; secretario

general del Movimiento, D. José Solís; los jefes de sus Casas Militar y Civil, teniente general Asensio y

conde de Casa da Loja; segundos jefes; gobernador civil de Jaén, señor Arche, y otras autoridades.

El Jefe del Estado fue recibido por el presidente de la Junta de Energía Nuclear, señor Otero Navascués, y

después, acompañado de los ministros y demás personalidades y con la indumentaria de los mineros,

descendió a los pozos de la mina para observar los yacimientos, cuyas características le fueron

ampliamente explicadas por el ministro de Industria y por el Sr. Otero, que informaron al Caudillo de la

producción y del estado actual de este yacimiento, uno de los principales abastecedores de mineral para la

fabrica que iba inaugurarse poco después.

Terminada su visita, el Generalísimo Franco se dirigió a Andújar, cuyo vecindario en masa le recibió en

medio de una clamorosa ovación. La localidad estaba engalanada y se habían instalado numerosos arcos

de triunfo que daban la bienvenida al Jefe del Estado.

Poco después de las doce de la mañana, acompañado de los ministros y demás personalidades, Su

Excelencia llegó a la fábrica de uranio "´General Hernández Vidal", donde le esperaban los ministros de

Comercio, Sr. Ullastres, y de Trabajo, señor Sanz Orrio; jefe del Alto Estado Mayor, capitán general D.

Agustín Muñoz Grandes; jefe de la Novena Región Militar, teniente general Alvarez Serrano; jefe de la

Región Aérea del Estrecho, teniente general D. Eduardo González Gallarza; obispo de Jaén, Dr. Romero

Menjíbar; presidente del Instituto Nacional de Industria, señor Suanzes; director de la fábrica, don

Manuel Perarnau; subsecretarios del Ejército y de Industria y las. autoridades locales. Un numeroso

público estacionado en los alrededores de la factoría hizo objeto al Jefe del Estado de un entusiástico

recibimiento. En el vestíbulo del edificio, el obispo de Jaén procedió a la bendición de las instalaciones y

después comenzó la visita a la fábrica.

PALABRAS DEL SEÑOR OTERO NAVASCUÉS

En uno de los salones, el presidente dé la Junta de Energía Nuclear, Sr. Otero Navascués, pronunció unas

palabras, en las que señaló que, transcurridos catorce meses de la inauguración por Su Excelencia de la

Central Nacional de Energía Nuclear "Juan Vigón", tienen hoy el honor de recibir otra vez la visita del

Caudillo para inaugurar una nueva instalación, esta vez de tipo industrial. Recuerda que, en los últimos

meses, la Junta de Energía Nuclear ha puesto en funcionamiento también la instalación de agua pesada de

Sabiñánigo, con la que es España el segundo país europeo que lo hace. La fábrica de uranio "General

Hernández Vidal" que hoy se inaugura, inició su puesta en marcha en el pasado mes de noviembre. Es

una realización netamente industrial y una consecuencia de la fe en los métodos científicos de nuestros

presidentes y, singularmente, de Su Excelencia el Jefe del Estado.

"Ha pasado ya el día—agregó—en que parecía considerarse la investigación científica y técnica como un

lujo del que pudiera prescindiese en los tiempos difíciles. El investigar o no investigar, el tratar de

trabajar con las propias ideas, no es una cuestión de más o menos dinero, sino una aptitud mental. Nada

hay más caro, a la larga, que vivir con ideas prestadas, sin intentar desarrollar las propias. Esta fábrica es

un ejemplo de ello: su coste ha sido de unos ciento diez millones de pesetas, de los que se ha importado,

únicamente, el quince por ciento. Hecha con patentes e ideas, de otros hubiese costado, de acuerdo con las

ofertas recibidas, ciento sesenta millones de pesetas y hubiera sido necesario importar el sesenta por

ciento en lugar del quince por ciento. Pero, además de esto, ocurre que la experiencia adquirida por

nuestro personal ha sido enorme, lo que permitirá acometer empresas en mayor escala. En estas

condiciones, la fábrica nace sin hipotecas de patentes ni "royalties", con libertad de exportación y

produciendo a costos de competencia internacional. Se ha realizado con medios exclusivamente estatales,

como fábrica prototipo, y demuestra lo ,que puede hacerse en España. La fábrica que hoy se inaugura

representa una etapa en la batalla del elemento combustible, es decir, la fabricación en España de los

elementos combustibles que han de alimentar las futuras centrales nucleares generadoras de energía

eléctrica."

Destacó a continuación la labor del equipo técnico de la Junta de Energía Nuclear, que ha proyectado y

puesto en marcha la fábrica, dirigida por el Sr. Gutiérrez Jodra, director de plantas industriales de la Junta,

y del Sr. Perarnau, director de la fábrica. Señaló luego que una de las primordiales tareas de la Junta,

desde su creación, es la formación de personal especializado en está nueva técnica, pero que ése personal

con que. hoy se cuenta es todavía insuficiente para la tarea futura.

Terminó señalando que, para desarrollar la enorme tarea que todavía queda por hacer, esperaba que el

Jefe del Estado siga dispensando su protección y confianza de forma que, lo mismo que la fábrica de

uranio y las instalaciones de agua pesada han seguido al Centro "Juan Vigón", la presencia de Su

Excelencia sancione nuevas empresas de la Junta, en el mejor servicio de España.

FELICITACIÓN DEL JEFE DEL ESTADO

El Caudillo pronunció unas breves palabras para felicitar a los miembros de la Junta de Energía Nuclear y

a su presidente por la labor que han venido realizando, y añadió que el trabajo, el avance, la prosperidad

material sólo son posibles con una continuidad y una estabilización políticas.

Después, el Generalísimo Franco continuó la visita a las magníficas instalaciones, cuyos cometidos le

fueron explicados por el ministro de Industria y por el Sr. Otero Navascués. Al abandonar la fábrica que

acababa de inaugurar, y lo mismo que a su llegada, una gran multitud, estacionada en los alrededores y

que llenaba por completo las principales calles de Andújar, tributó al Caudillo una prolongada ovación.

El Jefe del Estado y los ministros y demás personalidades de su séquito asistieron a un almuerzo que les

ofreció en Marmolejo la Junta de Energía Nuclear.—Cifra.

 

< Volver