Autor: Azcona, Ángel. 
 Tiene una capacidad de 850 litros por segundo, que se suman a los 350 con que contaba hasta ahora la capital guipuzcoana. 
 Franco inaugura la nueva traida de aguas a San Sebastían  :   
 También inauguró el hospital provincial, una residencia del seguro de enfermedad yb la Ciudad Laboral Don Bosco. 
 ABC.    14/08/1960.  Página: 55-56. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

FRANCO INAUGURA LA NUEVA TRAÍDA DE AGUAS A SAN SEBASTIAN

Tiene una capacidad de 850 litros por segundo, que se suman a los 350 con que contaba hasta ahora la

capital guipuzcoana

TAMBIÉN INAUGURO EL HOSPITAL PROVINCIAL, UNA RESIDENCIA DEL SEGURO DE

ENFERMEDAD Y LA "CIUDAD LABORAL DON BOSCO"

San Sebastián 13. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal,) Ha sido la de hoy una fecha de gran

trascendencia para San Sebastián, y Guipúzcoa. El Caudillo ha presidido los actos de inauguración en el

depósito de aguas de Mons, Ciudad Laboral "Don Basco", Hospital Provincial y Residencia del Seguro de

Enfermedad. Con la nueva traída de aguas, obra y esfuerzo de muchos años, la ciudad, ha triplicado su

caudal de aguas, que hoy abastece plenamente las posibles necesidades de esta capital, resolviendo el

problema que surgió hace varios años y en cuya resolución pusieron todo su afán y empeño los alcaldes

donostiarras Aspilicueta, Pagóla y el actual, Vega de Seoane. La inauguración de la nueva Ciudad

Laboral "Don Basco" era indispensables» esta provincia industrial, que; con ella cuenta con una

institución docente en la que los hijos de los productores adquirirán la capacídad necesaria para elevar el

prestigio y laboriosidad de Guipúzcoa. La Ciudad Laboral de "Don Bosco" es hoy una realidad y al

mismo tiempo una de las mejores de España.

Como esta obra, también se debe a la Diputación de Guipúzcoa el nuevo, Hospi tal Provincial, dotado de

los más modernos adelantos de la ciencia médica y enclavado en uno de los más bellos lugares que

dominan San Sebastián. Por último, el Caudillo visitó la nueva clínica del Seguro de Enfermedad, que

lleva funcionando desde el primero de julio pasado. El alcalde, señor Vega de Seoane, expuso al Caudillo

los dos más graves problemas, pendientes de resolver, de San Sebastián,: él colector de Ondarreta y la

purificación de las aguas residuales del río Urumea

El primero está en vías de ejecución, y el otro se solucionará a la mayor brevedad posible. Por todo lo

expuesto, queda reflejada la importancia vital que la jornada de hoy ha significado para San Sebastián,

Guipúzcoa y España.—Ángel AZCONA.

San Sebastián 13. Su Excelencia el Jefe del Estado ha inaugurado esta mañana la nueva traída de aguas a

San Sebastián, la "Ciudad Laboral Don Bosco", el nuevo Hospital Provincial de Guipúzcoa y la

Residencia del Seguro de Enfermedad "Nuestra Señora de Aránzazu". A las once y veinte de la mañana

llegó el Caudillo directamente desde el Palacio, de Ayete al lugar donde se halla enclavado el depósito de

Mons, en Ategorrieta, cerca de San Sebastián. Venía acompañado por el jefe de su Casa Civil, conde de

Casa de Loja; segundo jefe de la Casa Militar, general La viña; segundo jefe de la Casa Civil, señor Fuer

tes de Villavicencio, y ayudantes de servicio.

Fue recibido y cumplimentado por los ministros de la Gobernación, teniente general Alonso Vega; Obras

Públicas, don Jorge Vigón y del Ejército, teniente general Barroso; capitán general de la VI Región

militar, teniente general. Marín de Bernardo; capitán general de la Región aérea pirenaica, teniente

general Lacalle; gobernador militar de Guipúzcoa, general Nieto; Gobernador civil, señor Del Moral;

Ayuntamiento de San Sebastián, en corporación, presidido por el alcalde don Antonio Vega; subdirector

general de Obras Hidráulicas y otras autoridades y personalidades, así como los técnicos e ingenieros que

han intervenido en las obras de traída de aguas.

EN EL DEPOSITO DE MONS

El Jefe del Estado pasó directamente al depósito de Mons, donde enlaza la nueva conducción con la

antigua. Antt la puerta descubrió una lápida con la siguiente inscripción: "Su Excelencia el Jefe del

Estado inauguró la nueva traída de aguas a San Sebastián el 13 de agosto de 1960."

A continuación, el alcalde de San Sebastián pronunció unas palabras para explicar el alcance de la obra y

agradecer al Caudillo su asistencia al acto.

Posteriormente, el obispo de la diócesis, doctor Font y Andreu, bendijo la nueva traída de aguas. El Jefe

del Estado contempló unos planos y gráficos de la realización inaugurada, así como las obras de carácter

público que actualmente se realizan o están en proyecto, dentro de San Sebastián y de Guipúzcoa.

LA CIUDAD LABORAL EN PASAJES ANCHO

Desde Ategorrieta, el Caudillo, acompañado del ministro de la Gobernación y seguido de los ministros y

autoridades que habían asistido a la inauguración de la traída de aguas, se dirigió a la "Ciudad Laboral

Don Bosco", que está situada en Pasajes Ancho, a poca distancia de la carretera general de Madrid a Irún.

A su llegada repicaron las campanas, mientras que una ingente multitud, que se hallaba en la explanada,

prorrumpió en aplausos y vítores. A la entrada del edificio fue recibido por el ministro de Educación

Nacional, don Jesús Rubio; arzobispo de Valencia, monseñor Olaechea, que como salesiano asistía

especialmente invitado a esta inauguración; director general de Enseñanza Laboral, señor Reyna;

presidente de la Diputación de Guipúzcoa y de la Caja de Ahorros Provincial, que ha sufragado los gastos

de la Ciudad Laboral, alcaldes de Pasajes, Lezo y Rentería, Comunidad de padres salesianos y otras

personalidades.

Después de ser saludado y cumplimentado por las autoridades y personalidades, el Jefe del Estado

penetró en el edificio, en cuyo vestíbulo, el obispo de la diócesis procedió a la bendición. Luego, el

presidente de la Diputación, don Vicente Asuero pronunció unas palabras en las que expuso la

significación y alcance de la obra. También le fueron mostradas al Jefe del Estado algunas aulas, los

talleres y la Capilla, donde el Orfeón donostiarra interpretó el "Ave María" del padre Vitoria.

Finalizada la visita, el público que se encontraba a la salida de la Ciudad Laboral, volvió a aplaudir y

vitorear al Caudillo que, a través de las calles de San Sebastián, se dirigió al Alto de Amara, donde habría

de inaugurar el Hospital Provincial y la Residencia del Seguro de Enfermedad. El paso del Caudillo por

las calles de San Sebastián fue presenciado por una numerosa multitud que le patentizó su adhesión y la

simpatía que su presencia en esta capital despierta.

INAUGURACIÓN DE INSTALACIONES SANITARIAS

A la Ciudad Sanatorial del Alto de Amara llegó el Jefe del Estado a las 12,35 de la mañana, acompañado

por el ministro de la Gobernación y seguido por los ministros y autoridades que formaban la comitiva

desde Pasajes. A su llegada, en unión del capitán general de Sexta Región Militar, pasó revista a una

Compañía de la Agrupación de Montaña núm. 2, que rindió los honores de ordenanza, mientras la banda

de música interpretaba el "Himno Nacional". Después pasó al nuevo Hospital Provincial de Guipúzcoa, a

cuya entrada fue recibido a los acordes del "Agur Jaunak", que interpretaban los clarineros de la

Diputación de Guipúzcoa.

A la entrada del edificio cumplimentaron al Jefe del Estado el subsecretario de Gobernación, Sr.

Rodríguez Miguel; director general de Sanidad. Dr. García Ozcoyen; presidente del Colegio de Médicos

de España, Dr. Crespo Alvarez; Corporación provincial en pleno, director y médicos del Hospital. En el

vestíbulo central, el presidente de la Diputación de Guipúzcoa, doctor Asuero, pronunció unas palabras

para explicar la realización que se iba a inaugurar. A continuación, el Jefe del Estado pasó al interior del

Hospital y visitó diversas instalaciones, escuchando las explicaciones que sobre la marcha le daba el

presidente de la Diputación.

Terminada la visita al nuevo Hospital, el Caudillo se trasladó a la Residencia Sanitaria del Seguro de

Enfermedad "Nuestra Señora de Aránzazu", situado al lado derecho del Hospital y dentro del recinto de la

Ciudad Sanitaria. A la puerta de la residencia fue recibido y cumplimentado por el ministro de Trabajo,

Sr. Sanz Orrio; por el delegado general del Instituto Nacional de Previsión, Jefe nacional de la Obra

Sindical "13 de julio´´, delegado provincial del Instituto Nacional de Previsión, director general de

Sanidad y otras personalidades y representaciones.

El Caudillo recorrió el centro de enfermeras, quirófanos, servicios de pediatría y laboratorios, y escuchó

las explicaciones que le daba el director de la Residencia. Terminada la visita, en una de las dependencias

fue ofrecido un refrigerio a las autoridades y personalidades asistentes al acto.

El Jefe del Estado abandonó la Ciudad Sanitaria de Amara a la 1,40 de la tarde, dirigiéndose a su

residencia por el camino que conduce directamente desde este punto al palacio de Ayete.

Durante la visita del Caudillo al nuevo Hospital Provincial se registró una nota de gran emoción y

espontaneidad. Al pasar por unas habitaciones de enfermos, una anciana de noventa años, Sotera Diez de

Cerio, comenzó a vitorear a Franco con voz estremecida de emoción. El Caudillo al oiría pasó a saludarla

y conversó con ella, interesándose por su estado de salud y otros pormenores.

 

< Volver